• DroideTV

Detrás de la producción de "Dunkerque"



Christopher Nolan ha llevado al público de las calles de Gotham City, al mundo infinito de los sueños, y hasta los confines del espacio. Ahora, por primera vez, el innovador director/escritor/productor ha virado su cámara hacia un acontecimiento de la vida real que ha resonado con él a lo largo de su vida: el milagro de Dunkerque.

“Dunkerque” se basa en la evacuación que -aunque tuvo lugar en los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial- tuvo un impacto directo en el resultado de la guerra. Sin embargo, el objetivo de Nolan era transformar este momento histórico en un cine inmediato e inmersivo: un thriller propulsivo, una carrera contra el tiempo, una historia llena de acción épica en el que las apuestas no podían ser más altas.

Afirma: “Lo que sucedió en Dunkerque es una de las historias más grandes de la historia humana, la última carrera de vida o muerte contra el tiempo. Era una situación de suspensión extraordinaria; esa es la realidad. Nuestro objetivo con esta película era lanzar a la audiencia dentro de los acontecimientos con un absoluto respeto por la historia, pero también con un grado de intensidad y, por supuesto, con un sentido de entretenimiento”.

La notable historia verdadera que inspiró la película de ficción es la que ha fascinado a Nolan durante muchos años “y que he estado deseoso de contar desde hace bastante tiempo”, dice. “Al igual que la mayoría de los británicos, me crie en la historia mítica de la evacuación de Dunkerque, y la victoria que fue arrebatada de las fauces de la derrota”, se refiere. “Es una parte masiva de nuestra cultura. Está en nuestros huesos”.

La historia comenzó a finales de mayo de 1940, cuando la Fuerza Expedicionaria Británica, junto con las tropas francesas, belgas y canadienses fueron obligados a regresar a las playas de Dunkerque. Aunque el hogar estaba a sólo 26 millas de distancia, no había manera fácil de alcanzarlo. La playa de poca profundidad, con su marea de 21 pies, prohibió a los grandes buques navales británicos rescatar a los hombres. Pero había esperanza: hubo una llamada a las pequeñas embarcaciones para ayudar al esfuerzo y una flotilla de “pequeñas naves” no militares partió de la costa sur de Inglaterra para llevar a los hombres a casa, una misión con el nombre código de Operación Dynamo.

El consultor histórico de la película, Joshua Levine, autor del libro Forgotten Voices of Dunkerque, hace hincapié en que la evacuación de 1940 es mucho más que una historia británica. “Fue un evento masivo que todavía tiene importancia internacional. Todo lo que se celebra en la Segunda Guerra Mundial -en Gran Bretaña, en Estados Unidos y en todo el mundo- no habría ocurrido sin la evacuación de Dunkerque. Fue increíblemente importante. Si el ejército británico hubiera sido asesinado o hecho prisionero, Gran Bretaña casi seguramente se habría rendido, y probablemente viviríamos en un mundo muy diferente hoy en día. Para mí, Dunkerque es sobre la preservación de la libertad. Una vez que esos buques estaban en marcha, el mundo todavía tenía una oportunidad”.

Kenneth Branagh, que interpreta al comandante naval británico, está de acuerdo. “Tu vida y la mía hubieran sido profundamente diferentes si ese temerario, valiente, paciente, e imposible momento no hubiera sido vivido por la gente que se ancló con él y, al hacerlo, protegido todo nuestro futuro. Su lugar en nuestra historia militar, social, política y emocional nunca puede ser subestimado. En cierto sentido, podrías mirar a una evacuación como algo poco heroico, pero de alguna manera suma como algo extraordinariamente heroico del espíritu humano”.

De hecho, el rescate de su ejército varado contra las probabilidades aparentemente imposibles dio lugar a un término que es una parte permanente del léxico cultural británico: “El espíritu de Dunkerque”. Thomas define: “Es algo de lo que se enorgullecen los ingleses: La intrépida valentía y determinación ante la adversidad”.


Nolan continúa: “Al ponderar el cómo contar la historia, llegué temprano con la idea de mostrar los acontecimientos de tierra, mar y aire: viendo la acción desde las perspectivas de los hombres en la playa, la gente que viene a ayudar en los barcos, y los pilotos tratando de protegerlos desde arriba. Inmediatamente me llamó la atención la necesidad de utilizar una escala de tiempo diferente para cada capítulo de la historia, porque los chicos de la playa están ahí durante la mayor parte de una semana en la película, mientras que el cruce de barcos se lleva a cabo a lo largo de un largo día, y la acción en los Spitfires implica una sola hora. Cada uno de esos argumentos -una semana en tierra, un día en el mar y una hora en el aire- tenían características temporales diferentes, por lo que para unirlos en la edición tuve que trazarlos cuidadosamente. El entrelazamiento de estas historias te lleva a través de los eventos de una manera muy subjetiva y te permite entender el viaje de cada uno de los personajes, siempre tratando de sugerir que hay muchos otros viajes invisibles. En un evento de esta magnitud, no es posible obtener una comprensión exhaustiva de tantas experiencias individuales en una sola película” .

Investigando el guión, Nolan leyó varios libros y relatos de primera mano. También consultó ampliamente con Levine, a quien dice, “comprendió muy rápidamente el delicado equilibrio entre el entretenimiento y la precisión histórica que estábamos tratando de atacar. También nos arregló para reunirnos con algunos veteranos sobrevivientes de la Operación Dynamo. Fue un grandioso honor conocer a esa gente y conocer sus experiencias y descubrir lo que Dunkerque significó para ellos” .

Ver el evento a través de los ojos de sólo unos cuantos personajes individuales fue algo que golpeó a Branagh cuando leyó el guión. “Chris logró unir una historia muy humana que reúne todos esos momentos personales dentro de esta dimensión épica”, afirma el actor. “Es muy brillante en mi opinión, un cineasta maestro”.

En su tercera película con Christopher Nolan, Tom Hardy está de acuerdo. “Una y otra vez, Chris constantemente logra elevar el listón. Es un verdadero profesional que no deja una piedra sin voltear ni desperdicia una oportunidad. Siempre está en control y con voluntad, pero no es inflexible. Eso es muy poderoso para un artista. Es generoso, sensible, divertido e increíblemente inteligente, y confío en él ... si él dice que va a hacer algo, lo hará”.

Nolan colaboró con su equipo creativo, entre ellos el director de fotografía Hoyte Van Hoytema, el diseñador de producción Nathan Crowley, el diseñador de vestuario Jeffrey Kurland, el editor Lee Smith, el supervisor de efectos especiales Scott Fisher y supervisor de efectos visuales Andrew Jackson.


El objetivo principal de Nolan era poner al público directamente en la playa, a bordo del barco que atravesaba el Canal, y en la cabina de los Spitfires. Fue el primero en utilizar las cámaras IMAX en una película dramática para “The Dark Knight”, y usó IMAX en todas sus películas posteriores. Pero para “Dunkerque”, amplió el uso del formato grande, rodando la película entera con una combinación de IMAX y película de 65mm, algo, que él confirma, “nunca he hecho antes, pero 'Dunkerque' es una historia enorme y exigía un lienzo de igual escala”.

“La razón por la que filmamos en IMAX”, continúa el director, “es que la calidad inmersiva de la imagen es insuperable. Cuando te sientas en el cine, la pantalla desaparece y realmente tienes un sentido muy táctil de las imágenes. Se presta a increíbles panoramas y acción a gran escala. Pero también hemos encontrado a lo largo de los años que si la usas para situaciones más íntimas, crea una inmediatez muy atractiva. Así que, si podíamos lograr las tomas de la mayor manera física posible, la recompensa valdría la pena”.

Otro sello de las películas de Nolan es su preferencia por capturar la acción en cámara, evitando los efectos digitales y CGI tanto como sea posible. “Para mí”, aclara, “siempre es muy importante tratar de trabajar con cosas reales y personas reales. El efecto resultante de eso es muy visceral y envolvente, y te atrae a la historia”.

Sumando a la verosimilitud, los cineastas, el elenco y el equipo de producción se sintieron honrados de tener la oportunidad de filmar una parte de “Dunkerque” en la playa real y en la misma época del año cuando la evacuación milagrosa sucedió. Hubo algunos retos logísticos, entre ellos el clima inclemente, los mares agitados y la construcción del dique: un estrecho de un kilómetro de largo con un embarcadero rompeolas erguido precariamente contra las aguas frías del Canal. Sin embargo, Thomas dice que era la mejor opción posible. “La playa de Dunkerque es un lugar singular”, afirma. “Analizamos otras opciones, pero quedó claro que sería difícil replicar exactamente el aspecto que necesitábamos en cualquier otro lugar. Todos nos sentimos muy afortunados de poder filmar en el lugar donde ocurrió el evento”.


© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W