• DroideTV

Cómo limpiar los juguetes de tu mascota y las sustancias que no debes usar

Te compartimos algunas recomendaciones para mantener limpios sus juguetes y evitar incluso complicaciones de salud.

Hay que tomar en cuenta que los juguetes de nuestras mascotas pasan por un sin fin de rincones: el patio, por debajo de los muebles, encima de la cama, algún parque donde ha más animales y de regreso a la boca de nuestros compañeros consentidos. Además pueden acumular saliva, pueden albergar polvo, bacterias y otras secreciones, de ahí la importancia de aplicar una limpieza constante, por ello te presentamos algunas técnicas acorde a los materiales de cada juguete.


En el caso de los clásicos peluches, ratones con plumas y otros juguetes de cuerda, puedes lavarlos a mano con un buen jabón y un cepillo o llevarlos a la lavadora. En este caso, lo más recomendable es colocarlos dentro de una red de tela para que no se maltraten y procurar un detergente neutro, ya que los aromas fuertes pueden hacer que tu mascota rechace el juguete. Una vez enjuagados, prefiere secarlos al aire con el sol, pues la secadora hará que se maltraten o se encojan.


Las pelotas, kongs y demás juguetes de plástico se pueden lavar con varias soluciones: igualmente aplicando jabón neutro y agua caliente, el jabón de los trastes o sumergiéndolos en una mezcla de dos partes de agua por una de vinagre. Puedes utilizar una esponja o algún cepillo viejo para retirar los residuos. Otra opción es llevarlos al lavaplatos, sin aplicar jabón pues el calor del agua hará el trabajo. Eso sí, revisa si el juguete es apto para este tipo de manejo, pues algunos plásticos blandos se deshacen con las altas temperaturas.


Recuerda que indiferentemente del material, tu mascota se lo llevará a la boca y tendrá mucho contacto con él, por es mejor utilizar soluciones suaves y sin olor. Del mismo modo, existen algunos productos que deberás evitar a la hora de la limpieza:


• Cloro. Suelen desgastar los textiles, así como sus colores.

• Formaldehídos. Empleados generalmente como desinfectantes, pueden causar irritación en las mucosas.

• Dietilenglicol. Suele emplearse de quitamanchas o estar presente en productos de limpieza, se asocia con daño pulmonar en caso de inhalación.