• DroideTV

Carey Mulligan platica sobre "Ella dijo", testimonio del periodismo de investigación

La película es un convincente y conmovedor recordatorio del poder de las personas armadas con determinación y valor, para, juntas, cambiar el mundo.


Las actrices Carey Mulligan y Zoe Kazan interpretan a las periodistas del New York Times Megan Twohey y Jodi Kantor, quienes juntas dieron a conocer una de las historias más importantes de una generación —una historia que fracturó décadas de silencio en torno al tema de la agresión sexual en Hollywood y que impulsó un cambio en la cultura estadounidense que continúa hasta el día de hoy.


Testimonio de la incalculable importancia del periodismo de investigación, Ella Dijo detalla el viaje de las reporteras y los editores comprometidos con la búsqueda implacable de la verdad y destaca la valentía de las supervivientes y las testigos que optaron por hablar de manera oficial para impedir que un depredador en serie acusado, cometiera más delitos. Juntas, su compromiso y su fortaleza han desencadenado una conversación mundial, han contribuido a impulsar el movimiento #MeToo y han provocado un ajuste de cuentas con el sistema que había hecho posible esta serie de ataques.


Ella Dijo es una inspiradora historia real sobre personas, muchas de ellas mujeres, muchas de ellas madres, que se armaron de valor para alzar la voz y buscar justicia no solo para ellas mismas, sino también para los casos que pudieran presentarse en el futuro, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.


En octubre del 2016, casi un año antes de que saliera a la luz la historia de Weinstein, Megan Twohey había compartido el titular con el reportero Michael Barbaro en un artículo que detallaba las acusaciones de que el entonces candidato presidencial Donald Trump había iniciado contactos sexuales no deseados con dos mujeres años antes. Posteriormente, Twohey se convirtió en el objetivo de los partidarios más acérrimos de Trump, y recibió numerosas amenazas contra su seguridad física. Pero Twohey no era alguien que se dejara acobardar por tácticas de intimidación. Hija de periodistas (su padre trabajaba para el Chicago Tribune y el Washington Post, y su madre en los programas de noticias en la televisión), Twohey nunca vaciló en su compromiso de buscar la verdad sobre cualquier figura u organización poderosa. Por el contrario, siempre demostró una valentía incondicional a la hora de enfrentarse a los infractores y una calidez y empatía genuinas cuando hablaba con los que habían sido perjudicados.


Esa combinación única de rasgos impresionó tanto a la actriz dos veces nominada al Óscar® Carey Mulligan, quien aceptó interpretar a Twohey en Ella Dijo. “Hacer la película fue un intento de entender la psicología que hay que tener para ser un periodista de investigación”, señala Mulligan. “En el caso de Megan, me pareció que el periodismo es una vocación para ella, no un trabajo. Ella no podría haber hecho otra cosa. Es increíble la valentía que hay que tener para presentarse en la casa de alguien, llamar a la puerta y decir: ‘Estoy aquí para preguntarle sobre algo que probablemente sea el mayor secreto de su vida. Quiero que me lo cuente y que confíe en que si me lo dice, puede cambiar las cosas o mejorarlas’”.



Mulligan también sintió una fuerte conexión personal con un aspecto concreto de la vida personal de Twohey. Ambas lucharon contra la depresión posparto tras el nacimiento de sus hijas, y para las dos el trabajo se convirtió en un conducto fundamental para volver a un equilibrio saludable. La historia de Weinstein fue la primera investigación que Twohey emprendió tras su licencia de maternidad.


“Cuando la película Suffragette estrenó hace siete años, mi hija tenía alrededor de tres semanas de nacida, y tuve que participar en una gira de medios para promocionar el estreno de la cinta”, relata Mulligan. “Durante las tres primeras semanas, lloré todos los días. Estuve a punto de dejarlo todo, pero luego me di cuenta de ‘que tenía que hacer esto y seguir adelante’. Las cosas mejoraron mucho gracias a mi trabajo y a la comunidad laboral, a la gente de la que te rodeas. Me sacó de algo. Cuando leí el guion, pensé: ‘Yo he vivido eso’. Esa parte me resultó muy familiar”.


Para prepararse, Mulligan leyó muchas de las historias que Twohey había publicado, y escuchó entrevistas y pódcast en los que Twohey había hablado de investigaciones específicas, incluidas las que aparecen en Ella Dijo. Mulligan y su familia también pasaron tiempo con Twohey, su esposo y su hija; pasearon en Brooklyn, lugar donde vive Twohey y donde Mulligan se trasladó para el rodaje. Su objetivo era tener una idea de la mujer que existía fuera de la sala de redacción.


“Le hice un millón de preguntas a Megan”, dice Mulligan. “Ella es muy segura de sí misma y tiene tanta calma. Sabe contar una historia y es divertida, pero es muy seca. Le apasionan mucho las cosas, pero no es emocional. La mayoría de los personajes que he interpretado se pasan toda la película llorando, así que para mí fue como: ‘¡Bueno! Haré un personaje en el que no haya lágrimas’. Ella siente todo tan intensamente, pero no lo expresa —yo quería que eso se transmitiera”.


A Twohey le resultaba extraño revelar tantos detalles de su propia vida, pero estaba satisfecha con la forma en que Mulligan la representaba. “Como reporteros, estamos acostumbrados a ser los que observan y cuentan la historia, así que confieso que el hecho de que algunas de esas dinámicas se invirtieran me hizo sentir un poco cohibida”, indica Twohey. “Pero cuando vi la película, fue extraordinario ver toda esa investigación expresada en la pantalla”.