• DroideTV

Conoce los pormenores de la realización de "Lilo Lilo Cocodrilo"

La cinta está basada en la exitosa serie de libros escritos por Bernard Waber

Cuando la familia Primm (Wu, Scoot McNairy, Winslow Fegley) se muda a la Ciudad de Nueva York, Josh, el joven vástago, se las ve negras para adaptarse a su nueva escuela y a las nuevas amistades. Todo esto cambia cuando descubre a Lilo- un cocodrilo cantante (Mendes) que ama los baños, el caviar y la mejor música- viviendo en el ático de su nuevo hogar. Estos dos no tardan en consolidar su amistad, pero cuando la existencia de Lilo se ve amenazada por el malévolo vecino conocido como el Señor Grumps (Brett Gelman), los Primm deben formar equipo con el carismático dueño de Lilo, Hector P. Valenti (Bardem), a fin de mostrar al mundo que la familia puede brotar de los lugares menos predecibles y que no hay nada de malo con un cocodrilo cantante cuya personalidad es aún más grande que su enorme figura.


Lilo Lilo Cocodrilo presenta canciones originales interpretadas por Shawn Mendes, Javier Bardem y Constance Wu, escritas por el equipo de compositores detrás de The Greatest Showman, Benj Pasek y Justin Paul. La cinta ostenta asimismo temas originales compuestos por Mendes, Ari Afsar, Emily Gardner Xu Hall, Mark Sonnenblick u Joriah Kwamé. Dirigida por Will Speck y Josh Gordon, el guion para pantalla es de Will Davis.


“Lo mejor acerca de Lilo Lilo Cocodrilo es que es algo así como la materialización de un deseo”, dice Will Speck, quien junto con su socio creativo Josh Gordon, dirige y, junto con Hutch Parker, produce la nueva comedia musical Lilo Lilo Cocodrilo. “Es la mascota que quisieras tener. Es el descubrimiento que desearías que ocurriera en tu ático”. Pero más allá de todo esto, lo que importa realmente es aquello que Lilo representa, señala Gordon. “Es un agente para el cambio, que hace su arribo y arregla aquello que en tu vida no funciona, que además te aporta gozo, pasión y música”.


“Lilo es un gran conducto para comprender que… la mejor versión de lo mejor de ti mismo se da cuando recibes una especie de apoyo incondicional, y esta ayuda puede aparecer en cualquier forma, con cualquier persona, cualquier género”, añade Speck.

Un clásico desde su publicación hace más de cincuenta años, Speck y Gordon han sido admiradores de Lilo desde la infancia. “Es un gran historia, con una arquitectura admirable”, explica Speck. “Lilo entra en las vidas de muchísimas personas. Una vez que has superado la intimdaotoria y fantasiosa idea de que este cocodrilo puede comunicarse de manera humana, la historia se torna atemporal e incluso íntima”.



“Algunos proyectos destacan como únicos y distintivos, sobre todo cuando tienes una cinta de gran escala que pretende algo diferente- existen muy pocos proyectos como éste”, dice Hutch Parker. “No se trata solamente de la adaptación de un muy querido libro infantil, tampoco de la mera materialización de un personaje icónico, ni de una cinta con música original y coreografías, que es mitad acción en vivo y mitad imágenes por computadora, que aspira a una tonalidad real sin por ello perder lo cómico y lo fantástico. Se trata más bien de la combinación única reflejada por este proyecto, que ha conjuntado a toda esta gente, exigiendo de todos ellos un desempeño espectacular”.


Pero asimismo… gira alrededor de un cocodrilo. Y esto es sencillamente genial. “Hay algo muy especial en hacer migas con un animal que podría devorarte si de pronto concluye que has dicho algo equívoco”, dice el guionista Will Davis, quien- como el autor de How to Train Your Dragon- sabe una o dos cosas acerca de mascotas potencialmente letales. “Hay algo en ese riesgo que resulta sencillamente genial”.


Lilo no es sólo un cocodrilo. En su médula, el proyecto alberga el hecho de que Lilo es un cocodrilo que canta. “Esto proviene de nuestras fuentes principales- Lilo fue criado por un ejecutante de vodevil”, dice Speck. “Y esto supuso una emocionante manera de incluir música pop en la narrativa, a fin de dar con una cinta realmente distintiva”.

No hay mejor manera de crear un musical distintivo que sumar al proyecto los talentos de Benj Pasek y Justin Paul, los compositores galardonados con el Oscar, los Grammys y el Tony y que se encuentran detrás de La La Land, “Dear Evan Hansen”, The Greatest Showman y muchos otros musicales exitosos de los últimos años. “Están haciendo algo que no se había hecho en mucho tiempo en el mundo del cine: escribir obras memorables para las películas de teatro musical”, dice Speck. “Están proporcionando música para las cintas, pero de manera única, específica e increíble. En última instancia, Benj y Justin son narradores, así como nosotros mismos lo somos, o tal y como nuestro guionista Will Davis lo es, también. Sus canciones elevan el proyecto, y ellos expresan toda la emoción a través de la música”.



Con este propósito, Speck y Gordon invitaron a Pasek y Paul al proyecto casi desde el principio- más concretamente, desde la fase de redacción del guion. “Es como estar en un campamento de verano, cuando te dedicas a crear un espectáculo con todos los compañeros”, dice Pasek. Él nos dice que gracias al trabajo realizado durante la fase de escritura del guion, ellos, junto con Speck, Gordon y Davis, lograron identificar los puntos emotivamente álgidos de la cinta y, de este modo, los aprovecharon como plataformas y material para las canciones, y viceversa. “Nos decíamos, ‘Realmente queremos una canción que Lilo pueda cantar en este determinado momento. ¿Cómo lo conseguiremos colectivamente?”, prosigue Pasek. “Todos ellos desplegaban una verdadera pasión por este mundo. Para Justin y para mí, la posibilidad de trabajar con otras personas, y de sumergirnos en un espacio sagrado con ello, resulta muy divertida, es un proceso que en nada se parece a lo que habíamos realizado previamente”.


A fin de aportarle vida vocal a Lilo el cocodrilo cantante, los realizadores decidieron probar suerte con el vocalista Shawn Mendes. Éste describe a Lilo como un personaje compelido por el amor. “Lo único que desea es tener una familia, un hogar, y sentir una conexión con los demás”, dice Mendes. “El amor es también el motivo por el cual canto- canto cuando me siento a gusto, cuando me siento aceptado. Me identifico plenamente con Lilo”.


“El hecho de escuchar tu voz saliendo de un personaje animado constituye una experiencia muy extraña”, prosigue Mendes. “Es casi como una de esas experiencias en las que ves tu cuerpo desde arriba o desde fuera, pero esta vez se trata de tu voz, sonando gracias a un cocodrilo”. Pero lo que lo tomó por sorpresa fue algo más: todo aquello que los realizadores consiguieron capturar de su propia personalidad. “Mientras cantaba en el estudio, los animadores filmaban mis gestos, y más tarde animaron a Lilo con expresiones faciales similares a las mías”,

Para los papeles principales, Speck y Gordon seleccionaron al ganador del Oscar, Javier Bardem, quien encarna al mago Hector P. Valenti, el dueño de Lilo. Valenti se ve obligado a abandonar a su adorada mascota en una casa de arenisca. Asimismo eligieron a Constance Wu, Scoot McNairy y Winslow Fagley como la familia Primm, que halla a Lilo tras instalarse en dicho lugar.


¿Qué podemos decir de Hector P. Valenti? “Es una especie de charlatán, un timador”, dice Gordon.


“Sueña con ganar mucho dinero en el mundo del espectáculo”, dice el guionista Will Davis. “Se piensa a sí mismo como una gran estrella del escenario y la pantalla, y así se presenta ante los demás. Pero, a decir verdad, no es lo suficientemente talentoso”.



Mago que se gana el pan mostrando el increíble talento vocal de Lilo, Valenti cobra espectacular vida gracias a la interpretación de Javier Bardem, opina Speck. “El papel es humorístico, pero el abordaje del actor es mucho más sofisticado, no se agota en los chistes y bromas”, dice. “Durante el desarrollo de su personaje, Javier dio con una vida real y completa, rebosante de todas esas idiosincrasias que lo tornan realmente único”.


“Hector P. Valenti fue un papel muy divertido”, dice Bardem. “Las graciosas situaciones en las que le vemos, los diálogos, su manera de ser arriba o abajo del escenario… qué delicioso viaje”.

Cuando tiene que emprender un viaje a fin de revertir su mala fortuna, Hector se ve obligado a dejar al cocodrilo en el ático de una casa de arenisca, prometiéndole que volverá- y dejándole con un reproductor de música retacado con las canciones favoritas del reptil. “Esto es lo que Lilo comienza a captar, así que se convierte en su lenguaje”, dice Speck.


Lilo aprovecha lo que tiene en el ático de esta casa, disfrutando de sus baños y su música, hasta que la familia Primm se muda y él se introduce en sus vidas. “¿Quién esperaría hallar un cocodrilo en el ático?”, pregunta Constance Wu. Como antigua autora de libros de cocina, la señora Primm está acostumbrada a medir ingredientes y apegarse a las reglas escritas, así que los bailes en la cocina y la destrucción de recetas no forman parte de sus acciones habituales, pero al final, esto se convierte en la mejor de las experiencias.


Wu profundiza en ello: “Al principio de la cinta, la señora Primm anhela ser una gran madre. Quiere que todo sea perfecto para su hijo, lo adora. Lilo le enseña que lo importante no es mostrarse perfecta, sino simplemente estar ahí, presente”.


“Felicito al equipo por sus tremendos logros”, dice Wu. “Todos ellos tuvieron que realizar numerosos preparativos y desplegar una tremenda creatividad”.