top of page
  • Foto del escritorDroideTV

Detrás de la realización del filme de horror "La Consagración"

En La Consagración tras la sospechosa muerte de su hermano sacerdote, Grace se traslada al convento de Mount Saviour, en Escocia, para averiguar lo que realmente ocurrió. Una vez allí, descubre un asesinato, un sacrilegio y una inquietante verdad sobre su propio pasado.

"La Consagración"

La génesis de La Consagración comenzó en 2017 a partir de la noción de que si alguien muere en una iglesia, ésta se considera profana hasta que sea consagrada de nuevo. Laurie Cook, productora de Bigscope Films, afirma: "Era un planteamiento fascinante, que existiera ese hueco por el que el mal pudiera colarse en el más sagrado de los lugares." Los productores de Bigscope llevan mucho tiempo colaborando con el director Chris Smith (Creep, Severance, Triangle, Detour, The Banishing), y sabían que quería volver al género de terror. Según Smith: "Había visto una escena asombrosa de una película checa titulada Valley of The Bees en la que un sacerdote camina voluntariamente hacia atrás, hacia un agujero en el suelo, hacia su propia muerte… y me pregunté si podríamos construir una película en torno a un personaje al que por cada paso atrás que da, se le perdona un pecado".


Juntos, Smith y Cook escribieron un esbozo y lo llevaron ante Xavier Marchand, Productor de Contenidos de Moonriver, para que codesarrollara y financiara el guion. Marchand tiene un historial de éxitos en películas de género como The Woman in Black y la franquicia Insidious, y quería trabajar con Smith.


Tal como lo demuestran sus trabajos anteriores, Smith siente una gran fascinación por los conceptos de Tiempo y Memoria. No cree en los fantasmas como tal, sino en que "los fantasmas son los demonios que enterramos en nosotros mismos, y que nos atormentan". Como marco de referencia, esta reflexión dio lugar a una visión original del terror religioso a través de un personaje protagónico como Grace, aderezado con el estilo característico de Smith: giros sorprendentes, profundidad de personajes e irreverencia. "Quería que la película tuviera un estilo clásico en cierto sentido, en el de tener a una mujer moderna y mundana pero trasladarla a la Edad Media, literal y metafóricamente a lo largo del relato".


Con el guion casi terminado, en la primavera de 2021, además de las locaciones londinenses, Cook empezó a buscar posibles emplazamientos para el convento, que es casi un personaje en sí mismo, una presencia a lo largo del guion que construye la atmósfera y se ciñe gradualmente en torno a Grace. Afortunadamente, descubrió la Academia de St. Albans, un antiguo convento que ahora se alquila a estudiantes internacionales, conferencias y, debido a las restricciones de viaje por la pandemia, también a equipos de filmación.


"La Consagración"

La producción aprovechó todos los recovecos de la Academia: las aulas se convirtieron en oficinas de producción y almacenes; las habitaciones, en camerinos para el talento; además de permitir exteriores fuera del propio convento. El productor Jason Newmark afirma: "Era como si tuviéramos un miniestudio para nosotros solos. Podíamos preiluminar fácilmente y movernos entre los sets con rapidez y eficacia".


Cook también investigó y halló las ruinas del castillo de Duntulum, en la isla de Skye, que encajaban perfectamente con la descripción del guion. Tras explorar el lugar y negociar con la Highland Film Commission, obtuvieron permiso para filmar al interior de las ruinas. Aunque con un número restringido de personas, era algo que no se había permitido hasta entonces.


Además de contar con estas espectaculares y atmosféricas locaciones, Smith tuvo un gran equipo de trabajo para potenciar el tono del guion. "Quería que el proceso de rodaje fuera una aventura tanto para mí como para el reparto. Definitivamente no podríamos haber conseguido lo que hemos logrado en esta película sin nuestro experimentado equipo de cámara, nuestro experimentado equipo de técnicos y nuestro increíble departamento de vestuario. Lo conseguimos gracias al crew".


Con el proyecto tomando forma, Jason envió el guión a Stuart Ford, de AGC Studios, y ambos se encargaron de seleccionar al elenco y al equipo de rodaje.


Por supuesto, el reparto es clave, y Smith y los productores consiguieron reunir a un maravilloso grupo de actores que incluye a las estrellas Jena Malone, Danny Huston y la nominada al Oscar Janet Suzman, quienes deseaban trabajar con Smith y además se sintieron atraídos por la originalidad del guion.


"La Consagración"

Sin que Smith lo supiera, Malone y Huston están conectados a través de Anjelica, la hermana de Danny. Al respecto, Danny Huston dijo: "Dio la casualidad de que mi hermana eligió a Jena para su primera película, así que, en cierto modo, si no hubiera sido por ella, quizá ninguno de los dos estaría trabajando ahora aquí". Jena Malone agregó: "Trabajé con Anjelica Huston en uno de mis primeros proyectos, pero no conocía a Danny, así que cuando me enteré de que iba a participar en el proyecto me entusiasmé; era casi como si la familia se incorporara al equipo".


Huston recalcó que "es un placer trabajar con Jena: es divertida, luce fantástica y tiene un aire a Juana de Arco. Su mirada es penetrante y actúa de forma tal que tú quieres saber siempre más. Pero ella no lo revela todo".


Sobre el director, Malone dijo: "Chris tiene una energía increíble, una de las mejores energías con las que he trabajado para un director en set. Es extremadamente generoso, creativo y resuelve con firmeza". Según Huston, "Chris ha sido capaz de crear este mundo alucinante y hermoso. Hay una belleza rara en las monjas. Parecen hechas de mármol, pero luego las salpican de sangre: eso tiene algo de gracia, en un sentido gótico".

Malone conectó inmediatamente con el guion, especialmente con los giros finales. A pesar de encontrarse en plena pandemia de Covid 19, aceptó viajar a Londres para la filmación. "Creo que La Consagración es una mezcla estupenda de thriller religioso y terror psicológico", dijo. En palabras de Smith: "No me asustan los muertos, me asustan los vivos, y creo que existe esa pendiente resbaladiza que puede convertir a un devoto religioso en un asesino. No es la religión, es la forma en que la religión es manipulada". Jena añadió: "Chris también escribió el proyecto e hizo un trabajo increíble creando algo verdaderamente único. Creo que el tercer acto de la película va a tomar a mucha gente por sorpresa".


Xavier Marchand conocía a Danny Huston tras colaborar en Stan and Ollie, y el actor pudo integrarse al proyecto pues estaba en un periodo de inactividad. Huston afirmó: "Siempre había querido interpretar a un cura, así que fue un atractivo inmediato. Y a medida que avanzaba (en el guion) encontré semejanzas con las películas que me encantan, como Black Narcissus, Rosemary's Baby, The Exorcist... y lo profunda que es la religión y su entramado... los mitos e historias que nos conforman. Hasta utilicé las mismas gafas que Max Von Sydow en The Exorcist, como un pequeño guiño a ese cine".


La producción arrancó en la isla de Skye en la primera semana de octubre de 2021. Sobre el lugar, Huston dijo: "Realmente parece tierra de Dios. Tienes la sensación de que así era el mundo antes de la humanidad. De veras sientes su majestuosidad y lo apartada que está de las ciudades y los pueblos".



Sin embargo, el rodaje se interrumpió a los pocos días cuando uno de los miembros del reparto dio positivo a Covid 19. Cook declaró: "Estadísticamente era probable que ocurriera, por lo que teníamos una serie de procedimientos previstos en cuanto a análisis y aislamiento, para asegurarnos de que nadie más se infectara".


El reparto y el equipo se unieron para reprogramar sus escenas en torno al aislamiento del actor, y el Departamento de Arte trabajó durante todo un fin de semana para adelantar los sets necesarios en la Academia de forma que el rodaje continuara tan apenas un par de días de interrupción. "Vivir y trabajar durante una pandemia es ser testigo del ingenio, la generosidad y el valor", dijo Malone.


Dentro de la trama, la ceremonia de consagración es el clímax de la película y fue lo más destacado para Jena: "Básicamente, un grupo de monjas me estaban cargando, como en el crowd surfing. Eso de por sí fue increíble, pero tuvimos que hacerlo tantas veces que parecíamos gimnastas trabajando al unísono. Yo confiaba en ellas y ellas confiaban en mí. Fueron muy dulces y solidarias".


Finalmente, sobre el tono de la historia y sus repercusiones en el público, Danny Huston aseguró: "Para mí, hay algo de magia en el miedo inconsciente que sentimos cuando el terror se centra en nuestras creencias y en nuestros sentimientos religiosos". Quizás fue gracias a un poco de magia —y a un elenco y un equipo imperturbables, que la producción pudo continuar sin mayores contratiempos con la fotografía principal hasta completarla en noviembre de 2021.


Комментарии


bottom of page