top of page
  • DroideTV

Entrevista: Martha Alicia Chávez nos adentra en "Los porqués del insomnio"

El libro aborda las causas biológicas y psicológicas del insomnio así como propuestas de solución.

Martha Alicia Chávez, autora bestseller y reconocida psicoterapeuta, regresa con Los porqués del insomnio para que conozcamos de fondo qué significa el sueño, cuáles son sus ciclos, qué es lo que nos afecta para poder dormir bien, cuáles son sus causas posibles tanto físicas como psicológicas, ejemplificadas con casos reales, para que logremos obtener un descanso profundo, sus beneficios y borremos de nuestras vidas los fantasmas que pueden aquejarnos para vivir este mal. Platicamos, en el marco de FIL Guadalajara detalles de su publicación.


¿Cómo surge el interés de abordar el insomnio?

Este doceavo libro resulta de mi experiencia profesional como todos y cada uno de mis libros, ese trabajo como psicoterapeuta de parejas, de familias, individual, que he estado realizando por 34 años ya, en los cuales se ha visto toda clase de casos, de situaciones. Uno de ellos, muy repetitivo lamentablemente, es el insomnio. Personas con insomnio que viven esa tortura que puede resultar cada noche la misma situación, el no poder dormir, el despertar cansadísimo, la acumulación de falta de sueño y todas las consecuencias que trae. Esa fue la motivación para escribir este libro en el cual hablo de los aspectos psicológicos detrás del insomnio, aspectos biológicos y propuestas de solución.


¿Considera que es un poblema que ha ido en aumento?

El insomnio definitivamente se ha acrecentado a partir de la pandemia, la preocupación de perder el trabajo, de tener que cerrar el negocio y no estar ganando dinero y solamente estar haciendo gastos todo el tiempo, que por ley se nos obligó a cerrar negocios, la incertidumbre de qué va a pasar en el futuro, qué vamos a hacer, en qué va a acabar esto, qué va a suceder en el mundo y qué va a suceder en mi propio mundo y en mi propia familia. Todo esto por supuesto contribuyó a que la gente perdiera el sueño.


Vale la pena mencionar que hay dos tipos de insomnio, el agudo y el crónico, este segundo tiene factores biológicos normalmente y las características médicas para considerarlo así es que la persona se va a la cama y aunque esté cansadísima no se puede dormir por 30 minutos y durante la noche despierta varias veces y no puede conciliar el sueño por 30 minutos cada vez. Esto se repite tres veces por semana y ha durado tres meses. Ese es el insomnio crónico y el agudo es producto de problemas que estamos teniendo, de una etapa difícil, de una decisión que nos trae vueltos locos, incluso algo muy emocionante que estamos viviendo nos puede quitar el sueño. Pero el insomnio agudo casi por sí mismo se resuelve cuando mejoran las cosas, cuando se aquieta la situación. En el tema de esta pandemia que acabamos de pasar mucha gente empezó a tener insomnio tipo agudo como consecuencia de la incertidumbre. Pero puede ser que se haya establecido como crónico en algunas personas.


¿Cómo fue la manera en que decidió estructurar el libro?

Como psicóloga que soy, obviamente con mi especialidad y mi experiencia profesional abordo los factores que influyen en el insomnio de orden psicológico, pero también toco y explico lo que puede estar pasando a nivel químico. Puede haber desbalances químicos, carencia de ciertos nutrientes, desbalances hormonales que pueden estar causando el insomnio. Cuando digo químicos me refiero a la química del cerebro. neurotransmisores etcétera, entonces profundizo mucho en el insomnio de tipo psicológico. Por ejemplo, en los factores de este tipo podríamos enumerar algunos como la necesidad de vigilar, la necesidad de proteger, la necesidad de cerrar asuntos inconclusos, el miedo a morir, el miedo a perder el control, el miedo a entregarse y a comprometerse y a confiar.


Todo esto puede estar atrás del insomnio y es bien interesante analizarlo, lo cual hago en el libro profundamente, a través de casos, de toda la explicación psicológica para que quede muy claro y para que el lector pueda ir identificándose o no con determinadas circunstancias. Aquí el asunto muy importante es entender que, sea de lo que sea, o sea del tipo que sea, el insomnio tiene solución. No se acostumbren a vivir así y a suponer que es lo normal y ni modo yo no puedo dormir y ya se acabó. Tiene solución y hay que buscarla y propongo muchas cosas y mi objetivo de corazón es que los insomnes del mundo solucionen esa tortura tan espantosa y encuentran caminos a través de leer este libro.


¿Cuáles son los retos de la salud mental en nuestros días?

Uno de los retos es la incertidumbre, vivimos en un mundo tan incierto no solamente por el tema de la pandemia sino por todos los conflictos de orden financiero, de orden político, social, que hay en el mundo, que generan está sensación de inseguridad, de qué va a pasar, de no sentirnos completamente cómodos pensando de aquí a 10 años a veces. Así el ser humano se va minando, esa constante al estar desconfiando, dudando, teniendo miedo, teniendo incertidumbre, nos va minando poco a poco generando un nivel de estrés más allá de lo que nos damos cuenta conscientemente. Me parece entonces que el estrés generado por todo esto y por las prisas de la vida, las demandas laborales y académicas y de todo tipo, son el problema mayor de salud mental: el estrés.


Siendo una fuerte referente en las relaciones de padres e hijos ¿considera que las dinámicas familiares han cambiado en los últimos años?

Si, se ha modificado en parte porque así es la vida. La vida es evolución y en cada generación se manifiesta de manera diferente la comunicación, las dinámicas familiares, los conflictos, la forma de enfrentar los conflictos, pero también algo que ha influido muchísimo en estos cambios de las dinámicas familiares es la tecnología. Tiempo antes que no había forma de entretener a los chiquitos desde un año o menos con una tablet y los videojuegos, los papás tenían que jugar con ellos, sentarse en el piso, ponerles muñequitos, juguetitos para que jugaran y sacarlos al parque o donde se pudiera jugar.


Ahora vemos que se pierde una gran cantidad de comunicación y de interacción entre padres e hijos porque los padres les entregan la nana electrónica para que se entretengan y no molesten y ahí se enajenen duren horas. Hay niños que duran horas con la tablet y los padres no se ponen a pensar el daño que esto puede hacer y hay muchísimos estudios hoy en día que lo prueban, que la sobreexposición al electromagnetismo, que es la energía que emanan estos aparatos, puede generar daños muy importantes sobre todo en niños y en adolescentes cuyo cerebro está en proceso de desarrollo, por ejemplo hiperactividad, depresión, ansiedad, mal humor, problemas del sueño etcétera. Y no se digan el deterioro de su sistema óseo, de su sistema muscular, porque no se mueven, en vez de estar corriendo y desarrollando su cuerpo están sentados moviendo los deditos nada más y además comiendo chatarra. Por eso es que tenemos un gran problema de obesidad infantil, somos el primer lugar en el mundo en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad adulta.


¿Tiene alguna sugerencia para ese insomnio que sólo llega en preocupaciones pero puede aumentar al volvernos más ansiosos?

Primero tenemos que estar bien ubicados en esta realidad y aceptar esta realidad: en la noche, en la madrugada, cuando despertamos con una preocupación se tiende a ver más grande y más grave el problema de lo que es. Esto es parte del insomnio, todo se ve enorme, pesadísimo, insoportable, luego a veces despertamos y no es tan grave. "Ahorita le hablo, lo soluciono o ya lo dejó pasar ni siquiera le voy a comentar nada", pero la noche era el problema más grave del universo. Hay que tener claro eso, ahorita es la madrugada y es natural que esté viendolo más grave. Otra cosa, si de plano no puedo soltarlo voy a darme permiso de revolcarme en esa preocupación, en esa idea, con reloj en mano. Hay que checarlo y tomar 10 minutos, 15 o 20 máximo, no necesitamos más de 20 pero ponga una hora, un lapso. Por 5 minutos o 10 minutos me voy a dedicar a preocuparme terriblemente por este tema y échale, "Sí, qué horror, qué voy a hacer, qué espantoso, no tiene solución esto, va arruinar toda la vida".


Todo ese diálogo interno tan dramático dese permiso, porque una cosa en el insomnio que pasa bastante es que si me forzó a callar la mente y a quedarme dormido, menos puedo hacerlo no se puede forzar. Más bien uso esa técnica, me doy permiso de estar dándole vuelta y verlo y darle a todo lo que da. Ándele, dele con ganas al diálogo interno; y ya vemos el reloj, pasaron los 5 o 10 minutos que me designe y listo, basta, lo retomó en la mañana. Va a ser muy probable, pero muy probable, que en ese tiempo ni siquiera lo terminemos porque nos vence el sueño.


¿Le gustaría agregar algo más?

Recordarles y reiterar más bien el insomnio tiene solución hay que tomar acción hay que buscar la manera y Los porqués del insomnio te ofrece muchas propuestas de solución


bottom of page