top of page
  • Foto del escritorDroideTV

Entrevista: "WTF con el SAT", la guía para sobrevivir a tus obligaciones fiscales

Casso recalca la importancia de la educación fiscal y financiera como parte de la vida.

Este año todos los Godínez perdieron la cabeza con la sonada Constancia de Situación Fiscal que se convirtió en un requisito indispensable en diversas empresas. Pero ¿te imaginas empezar un emprendimiento y tener que lidiar con todos los requisitos del Sistema de Administración Tributaria? Eso fue justo lo que atravesó Paulina Casso, autora de WTF con el SAT, quien estuvo presente en las actividades de la FIL.


WTF con el SAT es la aportación de Casso para ayudar a los lectores a entender las diversas implicaciones del cobro de impuestos en México de una manera entretenida y aterrizada. La autora explica “Desde que creé el manuscrito sabía que quería dos cosas: primero que fuera un libro muy divertido y la segunda que fuera una guía que te fuera llevando de la mano en todo el proceso: desde entender por qué tenemos que pagar impuestos y qué se hace con este dinero hasta llegar a esa frase que a todos nos da miedo, la declaración anual. El libro resuelve esas dudas de una forma amena o muy digerible porque trae memes, ilustraciones, chistes sobre la cultura pop y muchas referencias a toda esta cotidianidad que estamos viviendo en redes sociales”.


Si bien Casso no es contadora, se acercó a estos “para resolver todas esas dudas que aún no me quedaban claras para que toda la información que encuentren en este libro sea lo más apegado a la ley y que puedan encontrar estrategias fiscales que realmente les sirvan”. También confiesa cuál fue la parte más difícil del libro “fue encontrar el orden correcto para presentar los términos, porque es un universo y todo está entrelazado y era importante no confundir al lector. Cambiamos dos o tres veces el orden de los capítulos para que hiciera sentido toda la historia”.



Casso cuenta su primera experiencia con el SAT “cuando cumplí 19 años fundé mi primera empresa y ahí fue un golpe de realidad de esta vida adulta: no tenía idea de qué era el SAT, me acuerdo que me acerqué con mi papá y el medio me explicó sobre qué régimen debería darme de alta, como hacer una factura y demás”. La autora también ha trabajado en otras empresas, por lo que considera que tiene una perspectiva amplia “pude ver las dos caras de la moneda: lo fácil que es ser godín y tener un patrón que hace todo este pago de impuestos y lo difícil que puede ser cuando tú llevas tus propias finanzas y tú solito como emprendedor tienes que hacer esa declaración”.


Algunos contadoras que se han acercado a Casso le han comentado que la oportunidad estaba ahí, pero para ellos resultaba complicado concretar sus conocimientos y años de estudio en un lenguaje coloquial, de manera que para la también emprendedora esta perspectiva fue importante para la creación del libro “jugó a mi favor que no soy contadora y que fui un mortal más que pasó por todas estas cosas, sufrió con el SAT y está compartiendo su experiencia”.


Casso también ha recibido opiniones desde el Sistema de Administración Tributaria “a respuesta fue muy buena, por parte del SAT me dieron las gracias por haber escrito este libro porque al final del día era su misión el educar a los millones de mexicanos”.

La autora subraya la importancia de este tipo de educación “dicen que el promedio que pasamos estudiando en México son nueve años y yo les puedo decir que en esos nueve años yo nunca tuve una clase de este tipo y creo que muchos mexicanos no tenemos acceso a veces a un contador o es un tema que no se discute en la mesa, en la familia, ni tampoco dentro de los salones de clase. Entonces, salimos a esta vida adulta sin estar preparados y se vuelve como un tema de prueba y error: hasta que no te pasa no aprendes y no sabes cómo es el proceso. Este libro es mi manera de contribuir a empezar a cambiar esta cultura fiscal y también el chip de las nuevas generaciones, que entiendan que todos tenemos que pagar impuestos, no importa en qué trabajes, a qué te dediques, si estás ganando un peso o un millón de pesos, tenemos la obligación de contribuir al gasto del país y la mejor forma de hacerlo es informarnos para hacerlo de manera correcta y no caer en errores que a veces son muy comunes pero que pueden costarnos mucho dinero”.






コメント


bottom of page