• DroideTV

Hemostasis Bleeding: sanar una herida a través del arte

El espectáculo recibió comentarios positivos y felicitaciones por parte del público

Hemostasis, con este término se define el proceso que lleva a cabo el cuerpo para cerrar una herida y así detener una hemorragia. Por lo general, a nuestro cuerpo le toma un instante curarse a sí mismo, pero ¿qué pasa con las heridas emocionales? Esos procesos que incluso entre profesionales se sabe que toman tiempo y ningún proceso es igual que otro.


Ejercicios para cerrar asuntos. Intento 1: Hemostasis – Bleeding nos da una buena idea de lo arduo que el proceso de sanación emocional, así como de sus distintas transiciones, desde un dolor tan intenso que apenas permite mantenerse en pie, hasta el punto de la aceptación, donde uno puede soltar y continuar adelante. El espectáculo dirigido por Karen de Luna se presentó el pasado viernes 24 de junio en la Sala 3 del Conjunto Santander de Artes escénicas, un espacio versátil pensado justamente en la posibilidad de adaptarse a diversos requerimientos escénicos.



La obra es bastante rica en lenguajes y disciplinas, ya que se vale de la tecnología como el videomapping y la proyección, música en vivo, esculturas, instalaciones y objetos que van enriqueciendo la danza y sumándole diversos símbolos y momentos memorables. Se trata de un conjunto precioso y cohesivo dispuestos a lo largo del espacio, de manera que el público va transitando por diversas áreas a lo largo de la presentación.



El dominio que tiene Karen de Luna sobre su cuerpo es admirable. Hay transiciones evidentes que muestran el desarrollo de la temática, pero sin llegar a lo obvio, es un trabajo más bien fino que juega con la tensión y la soltura del cuerpo para transmitir diversos estados de ánimo. Incluso la manera en que la bailarina interactúa con el público cambia a lo largo de la obra.



El dolor de una pérdida y su respectivo duelo es de los procesos más complejos que puede experimentar el ser humano, pero me parece sumamente atinado y conmovedor. Un espectáculo que puede disfrutarse tanto por su despliegue técnico, como el tejido emocional que construye.