• DroideTV

Jamie Lee Curtis habla sobre la última vez de dar vida a Laurie en "Halloween: la noche final"

La actriz regresa para interpretar por última vez la primera “chica final” del terror y el papel que lanzó su carrera

Después de 44 años siendo Laurie Strode, Jamie Lee Curtis forma parte de un santuario de élite de artistas que han interpretado el mismo papel en el cine durante más de cuatro décadas, entre los que se encuentran Mark Hamill como Luke Skywalker y Harrison Ford como Indiana Jones. Curtis tenía solo 20 años cuando estrenó la primera película de Halloween en 1978. El personaje de Laurie —concebido y escrito por el director John Carpenter y la fallecida productora Debra Hill, quien murió de cáncer en 2005 a los 54 años— se ha convertido en el papel que define la expansiva y aclamada carrera de Curtis.


“Hicimos la primera película por muy poco dinero en 1978 y la filmamos en 17 días”, recuerda Curtis. “Pero, en esencia, hubo algo que ha continuado durante 44 años. He pasado mucho tiempo —desde que regresé a interpretar a Laurie Strode en esta nueva trilogía— preguntándome: ‘¿Por qué yo? ¿Por qué ella? ¿Qué hay en Laurie y Michael que ha sobrevivido el paso del tiempo?’ Lo que ahora he descubierto, apreciado y aceptado, es que Laurie es y fue la esperanza de todos para la posibilidad de tener una vida feliz. Ella representa a la hermana, mejor amiga, hija, sobrina y nieta de todos”.

Nadie entiende mejor que Laurie es el avatar de una vida interrumpida, una superviviente que se ha pasado la vida intentando que un mal inexplicable no trace su camino y defina su existencia.


Es especialmente significativo que Laurie Strode se haya convertido en un símbolo de la fuerza, la resiliencia y la resistencia femeninas en todo el mundo, y que el éxito de este personaje y de estas películas haya contribuido a allanar el camino para una nueva generación de personajes cinematográficos femeninos fuertes y con matices, no solo en el género de terror, sino en toda la industria.


“El legado de Laurie Strode se atribuye directamente a Debra Hill”, dice Curtis. “Su vulnerabilidad, su inteligencia y su fuerza están en todas esas mujeres originales de la primera película —Linda, Annie y Laurie. Su presencia en Halloween es imborrable. Nunca se podrá eliminar. El alma amable de Laurie y ese feroz espíritu guerrero son el legado de Debra. Como feminista, ella estaría muy orgullosa de cómo se representa a las mujeres, de cómo ha evolucionado Laurie como personaje —con la profunda emotividad, la increíble valentía y la destreza física que demuestra en esta trilogía. Sé que ella estaría increíblemente orgullosa de sus contribuciones, que se quedarán para siempre”.

El director David Gordon Green dice que Curtis ha llegado para definir la franquicia de Halloween, no solo por lo que puede comunicar en la pantalla, sino por sus contribuciones a la realización de estos largometrajes. “Una cosa fue tenerla en estas películas como un ícono”, dice Green, “pero después, contar con ella como apoyo y madre protectora en el set —aunado a que ella es una potencia creativa— mantuvo el entusiasmo y la motivación durante las largas horas de trabajo y los días difíciles. Ella siempre estuvo allí con ese gran espíritu que, inevitablemente, inyectaba energía al equipo”.




Durante la producción de Halloween Kills el año pasado, el personaje de Laurie estuvo fuera del juego en la cama de un hospital, así que para Halloween La Noche Final, Green estaba encantado de tener a Curtis de vuelta en plena acción. “Ella fue muy comprensiva con el estresante calendario y nuestro ritmo acelerado de rodaje”, dice Green. “Jamie siempre llega temprano y está preparada. Está presente mucho antes de que la necesitemos para filmar, haciéndose una idea de lo que está pasando y de nuestras expectativas. Siempre está dispuesta a aportar ideas y a ser disruptiva. Eso ayuda cuando las cosas no salen como se espera. Ella siempre está ahí para ayudar a recargar el entusiasmo y las actitudes positivas”.


Halloween La Noche Final también marca el fin de una era para el productor Malek Akkad, cuyo padre, Moustapha Akkad, fue productor ejecutivo de la primera película de Halloween en 1978 y de todas las entregas posteriores de la franquicia durante casi tres décadas.


El productor Bill Block ha seguido cautivado por el viaje de Curtis a lo largo del arco narrativo de esta trilogía. “Cuando comenzamos la preproducción de Halloween de 2018, nadie estaba más emocionado que yo por ver a Jamie de vuelta en el papel que ella creó”, señala Block. “Pero lo que no anticipé fue hasta qué punto ella puede contener la pena, el dolor, la pérdida y el triunfo de este personaje. La razón por la que el público ha desarrollado una relación tan intensa con Laurie y el respeto que le profesa es que Jamie nunca se desvía de la motivación del personaje —independientemente de la apariencia o por lo que Laurie esté atravesando. Su compromiso es asombroso, y la gente claramente responde a su ferocidad”.


El productor Jason Blum señala que es difícil sobreestimar el impacto que Curtis ha tenido no solo en el género, sino en la propia cultura del cine. “Nadie odia hablar de ella más que la propia Jamie”, afirma Blum, “pero no puedo dejar pasar la oportunidad de que todo el mundo sepa que ella es simplemente la mejor. Se entrega por completo a sus compañeros del elenco, al equipo, a la familia y a los fans, al tiempo que se las arregla para mantener una parte de Jamie solo para Jamie. Hay una brillo detrás de esa sonrisa diabólica, y ha conseguido mantenernos fascinados por este personaje durante décadas, a la vez que quiere proteger a Laurie y sacar fuerzas de ella mientras nos defiende del epítome del mal. Esta palabra se utiliza con demasiada frecuencia, pero en el caso de Jamie, ‘leyenda’ es la única que encaja”.



Para Curtis, su largo viaje con Laurie Strode le ha permitido comprender no solo quién es ella, sino quiénes somos nosotros. “Si algo me distingue es que digo la verdad y que muestro vulnerabilidad”, expresa Curtis. “Lo he demostrado en mi cuerpo, en mi adicción y en mi vida personal. Esas cualidades son las mismas que Laurie Strode ha tenido todos estos años. Al fin y al cabo, yo soy Laurie Strode, y esa niña tan vulnerable hoy es esta mujer de 64 años. Creo que por eso, después de todos estos años, me sigue conmoviendo su viaje, sus pérdidas, su tenacidad, su valentía y su intrepidez. De alguna manera, se ha convertido en el portal de todos para enfrentarse a las cosas que no pueden controlar. Creo que por eso estas películas resistirán el paso del tiempo”.