• DroideTV

María Laura Gambero escribe “Salvar un corazón”


En “Salvar un corazón”, Gimena Rauch tiene un espíritu libre y, aunque lleva consigo sus propias tristezas, lucha para que nada la detenga.


Mirko Milosevic tiene un pasado miserable que lo vincula con gente despreciable y lidia con sus adicciones que cada vez lo consumen más. El destino lo coloca frente a Gimena, un ser luminoso que, aun cargando sus propias tristezas y decepciones, es apasionado e intenso, con unas sonrisas que llenan de color los rincones más sombríos de su ser.

Tarde descubre en ella al ángel que puede salvar su alma; al ángel que despierta sueños y concreta realidades; al ángel a quien pudo haberle quebrado las alas y tal vez, si la verdad llegara a revelarse, ya no desee llevarlo hacia la luz.


Amenazas, traiciones y ecos del pasado le harán trampa en su camino al amor. ¿Podrá el perdón tender un puente hacia el futuro? La escritora argentina María Laura Gambero nos platicó los detalles de su novela.


¿Qué hubo detrás de la creación de esta novela?

Yo ya tenía otras historias auto publicadas y esta es una en la que me preocupé por subir la vara, los anteriores eran novelas románticas con personajes bastante encuadrados dentro de la cotidianidad, gente con sus problemas, sus trabajos. Gimena es una persona con mucha luz, un personaje muy emprendedor, que siempre va para adelante y me gustaba esta cosita de que no todo el mundo es tan perfecto, de que dentro de algún personaje bueno siempre hay asuntos que los hacen quedar mal parados. Y quería contraponer con un personaje oscuro pero con una luz de bondad.


Ese fue el comienzo porque yo siempre he dicho que me gusta comenzar con los personajes, primero me los imagino a ellos, aquellos para los que quiero escribir y a medida que hago el formando, que van cobrando vida, me empiezo a preguntar ¿qué pudo haberle sucedido para tener esas características o haberse convertido en lo que es.


Esta nueva etapa de la obra ¿qué experiencia te dejó?

Fue de mucho crecimiento, que de golpe me encontré con la oportunidad de seguir aprendiendo, porque aparte cuando comenzamos a hablar con la editorial sobre este texto, sobre lo que ya había hecho, surgieron ideas que a mí no se habrán ocurrido y que estaban ahí. Cuando uno es autopublicado, uno es todo, hace y deshace y nadie crítica nada, en cambio cuando estás en una editorial, te encuentras con gente que trabaja las historias y que tiene más experiencia que uno. Fue muy valioso poder escuchar y tratar de incorporar esas ideas, ese conocimiento, para mí fue maravilloso.


Platícanos de los peligros y lo inevitable de arrastras el pasado, sobre todo en una relación.

Hay una realidad, el pasado es lo que nos convierte en lo que somos y aceptar la parte oscura, aceptar las cosas malas que uno ha hecho es parte del propio crecimiento. Ahora, que el otro lo acepte es otro cantar, porque uno viene con su grupo bagaje y ahora hacerlo compartir al otro es otra cosa. Pero ahí es donde entra el amor y en la novela el amor fue un papel sumamente importante entre los protagonistas.


El amor es como un faro, como una lucecita de esperanza, de que nada es tan terrible. Y si es terrible estamos vivos. Un poco de esto es el hilo conductor de la novela, de como el amor nos sostiene, nos da la esperanza de poder ser mejores, por el otro.


En este libro también aparece esto de que hay alguien que hace que tu historia cambie sin siquiera darse cuenta de que está cambiando, pero que esa persona no se queda, es solo agente de cambio.


¿Qué disfrutaste de escribir esta novela?

A mí me gusta mucho meterme dentro de los personajes, me gusta mucho sentir lo que ellos están sintiendo y esta fue una novela de muchos altibajos.


Yo me daba cuenta que las escenas de Gimena las escribía con osadía, como que ella iba para adelante y estaba todo fantástico. Cuando me tocaban las escenas con Mirko era diferente, porque era otro dolor interno y todo su bagaje. Porque había momentos que eran bastante complicados de escribir; y para escribirlas de modo tal que el lector sienta lo que el personaje siente te debes meter muy adentro.


Pero creo que yo también recurrí a Jimena en esos momentos, porque ella siempre levanta. Espero les agrade la obra y me dará mucho gusto escuchar los comentarios de los lectores.


Compra el libro aquí.