• DroideTV

Mariana Palova platica sobre la creación de “La Nación de las bestias”


COMPRA EL LIBRO AQUI


Elisse es un personaje atormentado por el abandono de su padre siendo un bebé. No sabe cómo es que vivió en los campos de refugiados de la mística India. Y mucho menos entiende que no pueda soñar, pero sí sufrir “pesadillas” donde se manifiesta una especie de dimensión alterna. Un mundo oscuro, abismal y con monstruos deformes, en el que Elisse no sabe si lo que ve es real o cada día vive una locura mortal. Con la esperanza de encontrar a su padre emprende un viaje hasta la Gran Hechicera Nueva Orleans. Ahí en el Barrio Francés en la Noche de Brujas, a fuera de una tienda vudú, las “pesadillas” se intensifican después de que Elisse ve un cráneo de lobo al que confunde con una decoración. Un nuevo monstruo le ataca con más intensidad y esto será el detonante para que tenga otras visiones y conozca a un misterioso ser que le ofrecerá darle respuesta sobre sus “pesadillas”. Platicamos con la autora de "La Nación de las Bestias" de Editorial Oceano sobre la aventura que lo trajo a las páginas.


¿Cuál fue la historia antes de esta nueva edición con Oceano?

Nació como un libro publicado por 2017. Yo tenía la necesidad de contar una historia, soy una artista, estudié diseño gráfico y decidí autopublicar mi libro, porque no tenía en realidad la intención de llegar a una editorial. Entonces ese año publique en Amazon mi libro y le fue muy bien, tuvo muchas ventas, fue una sorpresa, realmente no me lo esperaba. Y a los 3 meses llegó un contrato de una editorial de Estados Unidos para traducir el libro y unos meses después vino Océano para distribuirlo en México. Es muy extraño no esperaba que esto fuera a pasar así que me siento muy afortunada de que suceda.


¿Cómo surgió la historia?

Yo soy una lectora muy ávida de la fantasía y sobretodo de fantasía juvenil desde hace algunos años. Hubo un tiempo en que yo sentía que no había podido leer la historia que yo buscaba, me gustaba cierto personaje, un protagonista en particular con una historia distinta y me costaba mucho trabajo encontrarlo, me sentía frustrada y ese fue el primer paso para escribirlo. Pero este libro tiene mucho contenido de todo mi trabajo artístico, durante estos años he estado estudiando diferentes culturas y mitologías, diversos tipos de magia algo de artes ocultas y todo eso se fue poco a poco amasando y formando lo que sería la esencia de esta historia.


¿Puedes platicarnos sobre Elisse?

Es un personaje masculino que no tiene nacionalidad. Nosotros cuando lo conocemos en el libro no tenemos idea de donde nació, ni a qué país o continente pertenece, porque él fue abandonado en un monasterio tibetano por su padre, pero en su complexión no se parece en nada a ellos. Entonces es muy extraño, es un chico que se siente muy fuera de lugar y a pesar de que el personaje como tal fue concebido en 2017 creo que ya llevo unos 4 o 5 años trabajando en él, que daba vueltas dentro de mi cabeza sólo que pude aterrizarlo y darle forma en específico hasta hace poco. Entonces es un chico que rompe con muchos estereotipos de lo que es un personaje masculino porque se muestra como alguien muy vulnerable y no le preocupa serlo, y frágil y que abraza mucho su necesidad de tener una familia y afecto, porque su principal motivación en el libro más allá de autodescubrirse es encontrar una familia.


¿Los personajes masculinos siguen esa esencia en el libro, cierto?

Exactamente y no solo en su apariencia Elisse es muy distintivo en ese sentido también los otros personajes masculinos que aparecen en el libro tienen algunos aspectos físicos muy imponentes de construcciones físicas de gran magnitud pero son seres muy sensibles y tampoco tienen miedo a expresarse. Una de las cosas que más me gusta descubrir como autora es precisamente esta opción de hablar sobre los problemas que tenemos. El amor paterno a hijos me interesa muchísimo mostrarlo, estamos muy acostumbrados a ver el amor materno y me gusta cambiar el sentido a eso


¿Cuáles son los retos de crear una mitología así?

Creo que el reto más fuerte que tuve fue no saber qué es lo que iba a pasar con la historia una vez que estuviese publicada bajo una editorial porque como autopublicada tenía cierto alcance concierto público pero después viene el contrato con una editorial y entonces tienes una responsabilidad para entregar el siguiente libro. Yo creo que mi desafío más grande ahorita es presentar la siguiente entrega porque siento mucha responsabilidad en mis hombros, al principio claro que solamente escribí por pasión y ahora hay mucha gente esperando esa historia.


¿Qué tiene para ti la fantasía que no tiene otro género?

Durante muchos años he estudiado las diferentes culturas, y me parece que sería interesante si todo lo que somos, todo lo que nos hace diversos como seres humanos fuese real en esta ficción, que todo estuviera conectado de alguna manera. La idea de “La Nación de las Bestias” fue concebida en base a eso. También abordo la naturaleza, creo que la conexión que tiene el hombre con su parte natural y su parte mística da un potencial enorme para crear cosas nuevas y te da muchísima inspiración y la fantasía nos hace ver el mundo de formas distintas que aunque parezca irreal nos podemos identificar mucho con eso.


¿Cómo ves a tus personajes?

Siempre los veo como si fueran mis hijos, son como una extensión de mí. Y sé que muchos autores y autoras están enamorados de sus personajes, pero en el sentido más bien como romántico, pero yo los veo como mis hijos y no puedo verlos de otra manera. Mi conexión con ellos es muy profunda y creo que traté de hacerlo lo más humanos y distintos posibles, para que vieran ese mensaje: que la diversidad nos hace fuertes cuando estamos juntos. Mientras más diferentes somos más fuertes somos porque cada uno complementa lo que es. Y entonces todos tienen un poquito de mí todos, tienen una etapa de mí. Soy una persona muy experimental y cambiante durante todas las etapas de mi vida, creo que he vivido muchísimo y tengo muchas experiencias distintas y todo quise reflejarlo en ellos, pero también a veces ellos hacen las cosas que quieren, hay un poco de locura en todo esto.


¿También realizaste las ilustraciones de portada e interior, cómo es aplicar diferentes disciplinas a tus proyectos?

Inicialmente yo tengo una serie que hice en el 2014 que se llama un break tote entonces tú cuando laves esos cuadros que hice por el 2014 y tienen mucho de la esencia de la nación de las bestias muchos símbolos ocultos están metidos ahí en estas obras Entonces mi trabajo artístico siempre me ha impulsado a explorar cosas nuevas a explorar entornos diferentes y ha sido difícil compaginar mi trabajo artístico con ser escritora porque ambos son muy exigentes y te dan resultados distintos y por ejemplo una obra artística en una exposición tienes una respuesta inmediata del público porque lo estás viendo directamente pero en tu libro para empezar tardas un año en escribirlo para que una persona puedo hacer su crítica en 7 días reduces Entonces el tiempo de vida en versión en tu historia en algo muy poquito y es muy fuerte el impacto creo que es mucho más fuerte en la cuestión artística últimamente no he hecho obras nuevas en artes plásticas me he dedicado a hacer obras bajo encargo Actualmente estoy trabajando con algunas editoriales en España en Estados Unidos y aquí en México entonces no es un poquito difícil compaginar lo a veces tengo ganas de hacer una obra pero no tengo tiempo por tengo que escribir o tengo que escribir pero no puedo porque tengo entregas Entonces es complicado pero no podrá vivir de otra manera


¿Cómo fue ganar la Medalla de Oro como Mejor Libro de Fantasía en los Indies?

La verdad es que ha sido muy extraño para mí, hace unos meses como en marzo me dijo mi editor de Estados Unidos que había metido mi libro a un concurso. Yo siempre les he tenido miedo, nunca me metido a uno y en el que me metieron aunque yo no lo pedí me dijeron primero que era finalista de los 10 mejores libros de fantasía de este año en los Estados Unidos publicados de manera independiente y eso fue muy fuerte de libros índies. Y yo no creí que no iba a llegar a más de eso, mucho menos que iba a ganar como mejor libro de fantasía en Estados Unidos, en un mercado tan competido como lo es. Un mercado que aplasta al nuestro en los escritores latinos y españoles inclusive en cuanto a fantasía. Entonces yo estoy muy emocionada todavía, me cuesta mucho trabajo ver mis libros en las estanterías de las librerías es muy raro. Cuando me llegó la noticia del premio todavía estoy pensando si será verdad, me da el síndrome del impostor pero ahí está.


¿Cómo ha sido tu relación con los lectores?

Mis lectores, los que son fans de “La Nación”, creo que son muy fans, una de ellas creo un soundtrack de todo el libro, otros me hacen dibujos o me hacen pequeñas historias relacionadas, hicieron un concurso hace poco. Son muy agradecidos, muy fieles y yo también estoy muy agradecida con ellos, aprendo mucho de los lectores sobre mí misma, yo soy una persona que le cuesta mucho socializar con otros y los lectores me han ayudado me han ayudado ábreme un poco más a eso.