top of page
  • Foto del escritorDroideTV

¡Nop! Jordan Peele convierte la adición al espectáculo en un filme inquietante

La película más ambiciosa hasta ahora del director ha sido ampliamente elogiada por la crítica

Jordan Peele ha destacado entre los directores de fantasía y terror desde ¡Huye! de tal modo que con sólo dos películas bajo su dirección, su nombre se ha vuelto garantía con historias surrealistas que nos conmocionan desde frentes inesperados. ¡Nop! Su tercera entrega redobla las apuestas con una historia que es mejor verla que explicarla.


Los hermanos OJ (Daniel Kaluuya) y Emerald Haywood (Keke Palmer) cargan cada uno a su manera con el peso de mantener la empresa de su familia y su legado. Pero cuando están cerca de total fondo empiezan a ocurrir sucesos extraños que los llevarán hasta los límites bajo la esperanza de que un “mal milagro” cambie su suerte.


1. En términos narrativos, ¡Nop! cuenta con una delicada estructura que mantiene el misterio durante la mayor parte de la película, dosificando la información de tal manera que resulta inevitable quedar atrapado en medio del tornado de rarezas que suceden en la granja de los hermanos Haywood. Vale mencionar que cada pequeño detalle que se muestra va sumando a la trama, de manera que termina por ser una historia bastante redonda.


La dinámica familiar es un punto nuclear de la película, con una cuidadosa construcción que sienta las bases necesarias para entender la historia de los hermanos. El elenco se complementa con Steven Yeun, Brandon Perea, Michael Wincott, entre otros, cuyos personajes le darán un toque propio al fenómeno en que se centra esta historia, pasando de lo cómico y absurdo hasta el terror absoluto.

Un punto importante en esta película es la tecnología: desde las cámaras IMAX que muestran paisajes espectaculares, hasta los efectos especiales, incluyendo las 700 tomas de efectos especiales del cielo ya que resultaba imposible mantener la continuidad con nubes reales. El desplegado visual llega a su clímax con la causa de todos estos eventos inexplicables, cuyo aspecto tomó 18 meses para llegar a su versión final, un diseño sofisticado que vale la pena disfrutarlo en pantallas IMAX.



Si bien la fotografía es alucinante, con la capacidad de darle forma a una idea realmente alocada; el sonido también es un elemento vital que no sólo juega con las expectativas del espectador, sino que también ayuda a que estas imposibilidades se adquieran un aura amenazante difícil de olvidar.


Si bien en este filme Peele guarda cierta distancia de sus trabajos anteriores, están presenten muchos de los elementos que han hecho cautivante su trabajo; entre ellos, su ácida crítica social. En esta película coexisten diversos temas, como la explotación animal y la fragilidad de la domesticación. Pero el tema con mayor relieve es la adicción al espectáculo, la manera en la que en la sociedad actual todos buscan sus 15 minutos de fama y aprovechar la oportunidad antes de que se vuelva mainstream, porque todos sabemos que tendemos al exceso.


Así, ¡Nop! resulta en una interesante combinación que da cabida al humor y el suspenso por partes iguales, se disfruta a la vez que te deja una poderosa reflexión sobre la naturaleza humana. Dicho de otra forma, convierte un espanto en todo un espectáculo que vale la pena ver con atención.




bottom of page