• DroideTV

Timothée Chalamet y el director Denis Villeneuve hablan sobre "Duna"

La cinta estrena el 21 de octubre en México.

Más allá del miedo, a Paul Atreides le aguarda su destino. Hijo de un gran hombre y heredero real de la noble Casa Atreides, ha pasado toda su vida preparándose para la pesada carga que supone el nombre de su familia, entrenando con maestros y mentores para perfeccionar sus habilidades de combate y su intelecto. Ahora, al borde de la mayoría de edad, se ve acosado por visiones de una misteriosa joven y un futuro inevitable, justo cuando es llamado a abandonar el hogar de su infancia en Caladan para emprender una nueva vida. Al llegar a Arrakis, el planeta más peligroso del Universo Conocido, Paul se enfrentará a sus miedos más profundos para hacer realidad su verdadero destino.


El actor Timothée Chalamet es el encargado de llevar a Paul en este viaje definitivo del héroe, y está encantado de que le hayan dado el papel. "Fue una oportunidad increíble poder interpretar a alguien tan perdido, alguien tan conflictivo, pero con tanta responsabilidad a una edad tan temprana", dice Chalamet.

"Me pareció una dicotomía hermosa y rara de ver como protagonista de una película. Paul no es el protagonista romántico común y me encantó la idea de que fuera un personaje con el que pudiera jugar de verdad."

Chalamet ve felizmente a Paul no como un salvador o un mesías, sino como un héroe reacio con un poder que se le impone en un momento en el que todavía está aprendiendo quién o qué está destinado a ser. Rodeado de adultos, Paul es el único niño entre ellos. "Nos lo presentan cuando sólo tiene 15 años", dice, "y tiene que embarcarse en un viaje para salvar a su pueblo del genocidio. Proviene de un pueblo moral y digno, conocido por su honor y su valor. Es una cultura guerrera orgullosa, en contraste con la codicia y el engaño de los Harkonnen".

Sin haber leído el libro antes de leer el guion, Chalamet estaba, sin embargo, muy al tanto de la sustancial obra. El guion le atrajo por completo, y dice: "Me impresionó mucho cómo se las arreglaron para condensarlo. No parecía el guion de una gran película, sino una historia humana con los pies en la tierra, que integraba de forma muy sutil e inteligente toda la tecnología y los artilugios".


Chalamet admite que una gran ventaja de participar en la película fueron "los excelentes actores y actrices" con los que pudo trabajar, pero el mayor atractivo para él fue el director. Dice Chalamet: "No sé cómo he tenido la suerte de trabajar en algo tan grande pero con una sensibilidad realmente independiente, y eso se debe a Denis. Es un artista. Es un genio. Tiene un conocimiento técnico de cómo rodar este tipo de películas de forma diferente y lo vimos en 'Blade Runner 2049' y también en 'Arrival'. Tiene una conexión en su corazón con este tipo de material de alguna manera".

Denis Villeneuve dice que “el proceso para elegir a Timothée Chalament fue muy sencillo: No hubo proceso. Solo tenía a Timothée en mente, no había un plan B. Es decir, estaba haciendo ‘Duna’ con Timothée Chalament, esto fue todo. Y afortunadamente no fue difícil convencerlo porque le encantó el guion y queríamos trabajar juntos. Es un tremendo e increíble actor. Para llevar sobre tus hombros el peso de una película como esta necesitas ser un actor muy fuerte y Timothée tiene muchas cualidades que me llevaron a ofrecerle el papel. Para empezar, Timothée es una persona muy considerada y eso se refleja en sus ojos. Es algo que sientes. Paul es un intelectual y necesitamos sentir eso a lo largo de la película, que es alguien que tiene dudas, que va a re‒imaginar el mundo que lo rodea y a abrazar una realidad distinta, que se adaptará a una nueva realidad. Eso conlleva mucha inteligencia, la capacidad de adaptación y eso es lo que quería ver en Paul Altreides".


“Paul también debe ser tremendamente carismático”, continúa el director. “Debemos creer que en un futuro él podría convertirse en un líder religioso capaz de dirigir un ejército. Así que necesitaba ese tipo de carisma y Timothée posee esa loca cualidad de ser estrella. Y también luce muy joven. Paul es un alma vieja, pero en el libro tiene 15 o 16 años. Timothée tenía 22 o 23 cuando filmamos la película, de modo que es un poco mayor, pero en cámara luce como un adolescente. Así que esa era la combinación perfecta para Paul Atreides".