• DroideTV

Un vistazo a la realización de "El muñeco diabólico"


El productor Seth Grahame-Smith tenía 12 años cuando se lanzó la cinta original y recuerda estar absolutamente aterrorizado por él. Lo marcó de tal manera que después, la vio una y otra vez: "he sido fan desde entonces".


Cuando MGM y Orion Pictures tuvieron la idea de que querían actualizar la película original, Grahame-Smith y el productor David Katzenberg estaban preocupados. "No queríamos simplemente rehacer la película de 1988, que es un clásico de terror que introdujo al mundo a uno de los mejores villanos de terror de todos los tiempos. Queríamos presentar algo nuevo y relevante para las audiencias de hoy".


Pensaron largo y tendido acerca de lo que podría ser. Hoy en día, la vida del planeta transcurre con cámaras y micrófonos en todas partes y donde nuestros aparatos se comunican entre sí. Todo está interconectado. "Nos emocionamos con lo que significaría para Chucky no ser solo un juguete infantil, sino un producto de inteligencia artificial de gama alta, como algo que verías en Apple o Amazon o Google, un compañero infantil. ¿Qué pasaría si algo con tanta potencia de computación y conectividad fuera mal, cuáles serían las posibilidades?”. Los productores se entusiasmaron con tener algo nuevo que decir, conscientes de la responsabilidad que tenían con los fanáticos desde hace mucho tiempo.


“El Chucky mejorado es mucho más avanzado”, agrega Grahame-Smith. "Tiene más formas de matarte". Ahora tiene la capacidad de acceder a otros dispositivos y mirar a través de ellos, puede tomar el control de termómetros, vehículos y aspiradoras robóticas. "Básicamente, puede usar cualquier cosa a su disposición para aterrorizarte y matarte". Conoce a Chucky 2.0.


Apenas seis semanas después de esa reunión inicial con MGM y Orion, Tyler Burton Smith ya había terminado de escribir el guión. "Después de ver cada película de Chucky, se dio la vuelta y escribió un buen guión en un tiempo muy corto", dice Grahame-Smith.

Fue crucial conseguir el director adecuado y encontraron a la ecuación perfecta en Lars Klevberg. "Alguien que realmente respondió al guión y tuvo todo correcto: las ideas, todas las referencias, toda la energía y el tono. Todo fue adecuado” dice Grahame-Smith.

El agente de Klevberg le dijo que había una nueva versión planeada de El Muñeco Diabólico y le preguntó si estaba interesado en el proyecto. Sin embargo, el agente ya les había mostrado su película anterior, Polaroid, la cual amaron los productores.

Katzenberg recuerda vívidamente su primer encuentro con Lars. "Me detuve a un lado de la carretera después de salir de una reunión en un estudio para hablar con Lars por teléfono. Pensamos que íbamos a tener una conversación de 15 minutos y se convirtió en una llamada telefónica de dos horas". En ella, Lars llegó a tocar música para una posible banda sonora y para establecer el tono de la escena. Su pasión llegó a través del teléfono. "Sabíamos que era nuestro chico".

Klevberg cree que tanto Grahme-Smith como Katzenberg personifican a los productores perfectos.

"Hay una gran diferencia entre las personas que solo quieren producir y los productores que están creativamente involucrados y apoyan al director. La cantidad de apoyo y libertad que me han brindado, al mismo tiempo que me empujan, revisan y equilibran, manteniendo mis pies en el suelo porque puedo escapar rápidamente", dice Klevberg con una sonrisa. "Ha sido extraordinario trabajar con ellos y estoy tan impresionado con su trabajo. Me han dado tanta inspiración y están en la cima del juego, saben exactamente lo que están haciendo y cómo manejar todo cuando las cosas no van tan bien durante la producción - y de hecho, usualmente todo va mal-. No son tímidos para saltar y ayudar. No podría pedir mejores productores".


A diferencia de sus predecesores, en esta versión de Chucky, los espectadores estarán muy conscientes de por qué se convierte en un ser malvado, además de entender su motivación; eso es algo que Klevberg encontró particularmente atemorizante.

“Estamos tratando con un antagonista conocido y realmente entendemos por qué se comporta de la manera que lo hace, tanto que se siente realmente posible y real. La forma en que Chucky cambia está muy bien hecha y es aterradora. Siempre veo este guión como una tragedia griega".

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W