top of page
  • Foto del escritorDroideTV

Venganza silenciosa: John Woo regresa a Hollywood con un thriller sin diálogos

La cinta se enfoca en la imagen, la actuación y la música para contar su historia

Venganza silenciosa

Esta semana se estrena Venganza Silenciosa, película de acción que marca el regreso de John Woo a Hollywood después de 20 años. Woo es conocido por películas como Amenaza final (1986), El asesino (1989) y Contracara (1997). En esta ocasión, lo acompaña Robert Archer Lynn (Deadbox) en el guión y Basil Iwanyk (Sicario, John Wick) como productor.


La historia nos muestra a un padre de familia (Joel Kinnaman) cuya vida cambia después de un fuego cruzado entre pandillas justo en Nochebuena. Sumido en una depresión severa y resentido con el detective encargado del caso (Kid Cudi), este hombre arma un plan para ir por todos aquellos que le arrebataron la vida que conocía y su voz, comenzando por su líder (Harold Torres).


Una de las principales características del filme es que no posee ningún diálogo, incluso entre los personajes más cercanos, de manera que se vale de mensajes de texto y elementos visuales para explicar la historia, un experimento que recuerda al cine silente mientras lleva el show, don’t tell al máximo.


La cinta tiene grandes momentos y también sus tropiezos. Por una parte, las escenas de acción son alucinantes, incluso la película abre con bastante fuerza en un momento que nos genera muchas dudas que van encontrando respuestas conforme avanza la historia. No obstante, hay que tener en cuenta que la premisa es en gran medida un cliché: un hombre ordinario que después de una gran pérdida se entrena para convertirse en un asesino letal.


Algunas escenas logran un peso dramático que le añaden profundidad a la trama y permiten que empaticemos con la causa, pero también es cierto que el ritmo de la película no es muy favorecedor, ya que dedica una buena parte de la película a la preparación más que a la ejecución de su plan en sí, el momento más esperado. Además, en algunos momentos la película se siente un poco incongruente acerca de las habilidades de su protagonista.



Dicho lo anterior, también vale decir que la película logra atrapar a tal punto que no se siente la ausencia del diálogo, por el contrario, funciona bastante bien. La música ayuda para ambientar y amplificar las emociones de los personajes, con algunos momentos realmente conmovedores o explosivos según el caso, sin mencionar que el foley resulta bastante acertado, especialmente en las escenas de peleas.


La dirección de las escenas de pelea tiene mucho del estilo de Woo. Así pues, resulta una película entretenida para quien busque una mezcla entre acción y fiestas decembrinas, siempre que se vea como una película de acción al estilo de Rápidos y furiosos sin entrar demasiado en los temas que maneja.


Andrea Rodriguez

Comments


bottom of page