• DroideTV

El estudiante se convierte en maestro: "Kung Fu Panda 3", 11 de marzo en cines



Po no tiene aficionados más grandes que los realizadores que le han dado vida. La directora Jennifer Yuh Nelson, quien ha estado con Po desde el mero principio, indica: “La característica que más me gusta de Po es su entusiasmo ilimitado. Es un placer pasar tiempo con Po, porque es muy apasionado en todo lo que hace”.

En esencia, dice su directora jennifer Yuh Nelson, Po es un “geek que hace el bien” —una virtud con la que se puede identificar. “Me identifico con su condición de geek porque yo no fui exactamente la porrista atractiva de la preparatoria”, dice entre risas. “La humildad y entusiasmo de Po tienen una vibra de nerdo, y me parece que para mucha gente es inspirador y edificante.

“El hecho de que descubra lo que lo hace especial y lo use para convertirse en la mejor versión de sí mismo, es algo con lo que todos nos podemos identificar”, continúa Yuh Nelson. “Todos quieren saber qué es lo que los hace únicos y usar esa información para convertirse en mejor persona. Me parece que es maravilloso que niños y adultos le presten atención a eso —y es importante para nosotros, los realizadores, ¡porque es verdad que no embonamos en casi ningún molde!”.

Claramente, Yuh Nelson se identifica con Po y su viaje, que en ciertas maneras es un reflejo del suyo. Así como Po hace la transición de estudiante a maestro, Yuh Nelson hizo una gran transición con KUNG FU PANDA 2, donde tomó las riendas de la dirección después de haber fungido como jefa de historia en la primera película, y como artista de historia en otros filmes de DreamWorks Animation.

El entusiasmo de Po es contagioso. El director Alessandro Carloni, otro veterano de la trilogía, comenta: “En este filme, Po deberá ayudar a otros que alcancen el mismo tipo de epifanía, y a que acepten y aprecien sus atributos únicos para que se empoderen de verdad”.

En ciertas instancias, Carloni admite haber “seguido el ejemplo del viaje y personalidad de Po, en especial del entusiasmo del personaje. Puede ser una fuerza muy positiva”, explica. Por ejemplo, “si uno de los miembros de nuestro equipo me mostraba algo que me gustaba, no sólo lo aprobaba y seguía trabajando. Saltaba, emocionado, lleno de arrebato. A ese lado de ‘Po’ le di la bienvenida”.

Sin importar cuáles sean los obstáculos, Po nunca se da por vencido. “Tiene una gran actitud”, comenta el guionista Glenn Berger. “Po es muy positivo e implacable, y no importa cuántas veces caiga, nunca deja de levantarse”.

Esa misma característica, tan admirada y querida por las audiencias, presenta retos intimidantes al momento de inventar nuevas historias para Po. Después de todo, se ha enfrentado a todo tipo de obstáculos y amenazas, “De tal forma, ¿cómo renuevas eso en esta historia y la haces todavía creíble para que Po pueda perder la fe en sí mismo?”, continúa Berger. “A final de cuentas, los retos tienen que ser cada vez más emocionales e internos”.


El primero de esos nuevos desafíos para Po es hacer una transición profesional abrumadora, por no decir insuperable. Ha estado viviendo a sus anchas como el Guerrero Dragón, hasta que su amado profesor Shifu le presenta a Po el siguiente paso en su evolución como Kung Fu Panda: Po deberá convertirse en maestro.

Esta es una tarea que Po no está listo para asumir, al menos no de entrada. Para su primer ejercicio en su preparación como maestro, le dicen a Po que entrene a los Cinco Furiosos —la “crema y nata” de guerreros del kung fu de toda China. Resulta ser un fracaso.

Mientras Po intenta instruir a sus ídolos —Tigresa, Mono, Víbora, Grulla y Mantis— en los puntos más sutiles del kung fu, el caos reina en la sala de entrenamiento, un lugar de disciplina, honor y práctica sagrada. “Los Cinco son positivos y optimistas con respecto a su amigo Po, pero tienen serias dudas acerca de sus habilidades como maestro. ¡Y por una buena razón!”, dice Lucy Liu.

“Es la sesión de entrenamiento del infierno — ¡un desastre!”, comenta Carloni. “En cinco minutos como maestro, Po logra hacer más daño a la sala y a sus compañeros guerreros, que lo que provocó en años como estudiante”.

La total falta de conocimiento de Po como maestro nos recuerda al personaje que conocimos y del que nos enamoramos en KUNG FU PANDA. “Vemos a Po ir de un extremo al otro en cuanto a su confianza”, comenta Carloni. “Cuando provoca semejante alboroto en la sala de entrenamiento, hace que regrese a cuando se sintió tan poco preparado para convertirse en guerrero del kung fu en la primera película. Yuh Nelson añade: “Ese efímero trabajo como maestro lo vuelve a convertir en esa gran bola de inseguridad que conocimos en KUNG FU PANDA. Po batalla con la idea de convertirse en maestro”.

Según Jack Black, quien una vez más presta su voz al icónico papel, esa escena apunta al hecho de que “Po no es Shifu, para ser honestos. Está aterrado y no cree que esté a la altura de estas nuevas responsabilidades, que le pesan incluso más que las incontables empanadas que consume”.


Black hace un placentero regreso al papel, y como lo ha hecho antes, le aporta mucho al corazón de la película. “Jack siempre es divertido y agradable, y transmite a cabalidad el entusiasmo, amabilidad e ímpetu de Po —todas las cosas buenas que han caracterizado los múltiples personajes cinematográficos que ha interpretado Black. Tanto Jack como Po nos recuerdan que si seguimos nuestro corazón, cualquier cosa es posible”, comenta Yuh Nelson.

“Jack tiene una dulzura innata”, añade Carloni. “Es un alma gentil, de buen corazón, que siempre es divertida y encantadora”.

Black apreció la oportunidad de volver a interpretar a uno de sus personajes de cine más valorados, y le pareció fácil retomar su Guerrero Dragón interno. “Así es como veo a Po —como un amante joven del kung fu. Mis amores fueron el rock and roll y la actuación, pero Po y yo compartimos esa pasión absoluta. Yo también fui un Guerrero Dragón joven”, bromea.

Es Shifu quien reconoció y canalizó por primera vez la pasión de Po por el kung fu, y, ahora, una vez que vuelve a alentar a Po a que suba de nivel, insiste en que se convierta en maestro. “Shifu sabe que Po debe enfrentarse al reto de convertirse en maestro, pero también sabe que no va a ser fácil”, comenta la productora Melissa Cobb.

Corto de estatura y, en ocasiones, de paciencia, Shifu es un personaje divertido y complejo. El ganador del Oscar® Dustin Hoffman regresa para darle voz al papel, al que le aporta cuatro décadas de experiencia al ser uno de los grandes actores del mundo, además de contar con un talento de talla mundial para la comedia.

A diferencia de Shifu, los Cinco Furiosos tienen serias dudas de la habilidad de Po para enseñar kung fu. Estos protectores del Valle de la Paz toman su arte marcial de manera muy seria y siempre han tenido al más grande instructor —Shifu— para que les brinde un especial cuidado. Ahora, deben de tomar instrucciones… ¿de Po?

Las víctimas de las lecciones de Po son Mono (su voz corre a cargo del legendario Jackie Chan), cuya naturaleza traviesa y juguetona esconde una habilidad aguda para las artes marciales; Grulla (David Cross), el pragmático del grupo; Mantis (Seth Rogen), el más pequeño y temperamental de los Cinco; Víbora (Lucy Liu), la “mamá gallina” del equipo; y Tigresa, la más fuerte y audaz de los Cinco Furiosos.

La ganadora del Oscar® Angelina Jolie Pitt, cuyo espíritu y talento le infunden a la Tigresa poder, franqueza, honestidad y compasión, regresa para darle voz de nueva cuenta. Jolie Pitt continúa encontrando facetas nuevas dentro del personaje, que la han inspirado desde que tomó el papel. “La Tigresa es un personaje muy puro y bello, además de ser una figura femenina fuerte”, dice la actriz. “Es muy cool, alivianada; ¡desearía hacer la mitad de lo que hace Tigresa!”.

El tema de KUNG FU PANDA de ser la mejor versión de ti, lo mejor que puedas ser, resuena de manera clara en Jolie. “Nos está diciendo que no necesitamos emular a otros; debemos enfocarnos en quiénes somos y en nuestro crecimiento personal”, explica. “Todo mundo se puede relacionar con eso. Siempre estamos intentando encontrar nuestro mejor yo y nuestro eje”.

Tigresa, de Jolie Pitt, y Víbora, de Lucy Liu, así como un nuevo personaje panda, Mei Mei (cuya voz corre a cargo de Kate Hudson) apuntan a la orgullosa tradición de la trilogía de mostrar personajes femeninos férreos. Ese legado también está detrás de cámaras: la fuerza motora detrás de estos personajes, Jennifer Yuh Nelson, es una de las directoras más exitosas de la historia, después de haber dirigido el mega-éxito KUNG FU PANDA 2.

#kungfupanda3 #foxmexico #detrasdecamaras #jenniferyuhnelson

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W