• DroideTV

Review: Una buena receta



Aunque ingredientes como las actuaciones y dirección dan buen sazón, al final un guión que sigue una receta convencional al pie de la letra tiene como resultado una película que no quedó en su punto.

Tras perder el prestigio por culpa de su carácter y sus problemas personales, el chef Adam Jones (Bradley Cooper), pasado un tiempo, abre con su antiguo equipo un nuevo restaurante con el objetivo de alcanzar la perfección y conseguir las tres estrellas michelin.

Bradley Cooper demuestra sus dotes de actuación al sacar el mejor provecho de un personaje cliché y antipático que en poco conecta con la audiencia. No es sencillo, pero tampoco imposible hacer que los espectadores logren empatía con un personaje detestable, en esta ocasión esa proeza no fue lograda, en realidad al paso de la historia, aunque es tan predecible el momento de redención, con muchas frases de cajón, no hay una conexion y eso provocará indiferencia en las problemáticas que el personaje presenta.

El protagonista es un chef rebelde, esos que se vuelven cada vez más comunes en los reality shows, que siguen sus propias reglas pero que tienen mucho talento. Este supone ser un caso más extremo, este chef ha pasado por drogas como deudas con la mafia. Pero la cinta no vive ante su rebeldía, nos muestra clichés de redención básicos, que en realidad nunca llegan a lo profundo, todo es superficial y por ello no emociona como deberia.

Hay varios momentos en la cinta en que los dilemas se resuelven de manera fácil y placentera, incluso el conflicto climax se acerca más a una resolución de comedia romántica, lo cual mina con el tono que la película pretende.

Visualmente tiene buenos momentos, hay que tener lente especial para capturar los platillos, el proceso, y hacer agua a la boca al verlos en pantalla grande y aquí lo logra. Parece ser un recorrido interesante entre estrellas del cine de Hollywood, alternativo y extranjero que le da buen toque al mostrar personajes que llegan a ser más interesantes que el protagonista.

Los dilemas del chef podrían convertirse en universales al equipararlos con situaciones fuera de la cocina que muchos entenderian, sin embargo todo se siente local y a pesar del aparente peligro, incluso físico, que se muestra a la mitad para el protagonista, en realidad no tiene mucho que perder, tiene una red de ayuda demasiado fuerte, como lo confirman dos de los personajes más cercanos y por ello sus logros no tienen impacto.

Escenas visualmente atractivas donde los platillos se vuelven estrellas por momentos, la película no es tan arriesgada como su protagonista y todo quedará en una experiencia pasajera.

Calificación: 65 puntos

Por Luis

#unabuenareceta #burnt #moviereview