• DroideTV

De la nada viene un rey, la filmación de "El Rey Arturo: la leyenda de la espada"



Todo el mundo conoce la leyenda artúrica... o al menos todos piensan que la conocen. Pero en manos del director Guy Ritchie, la historia adquiere una arista decididamente cruda y moderna y, Arturo mismo, quien aún no es rey, es en cambio un rufián, un héroe completamente reacio que se ve obligado a descubrir su verdadero destino incluso cuando lucha contra la misma monarquía que él está destinado a gobernar.

“Creo que las mejores narrativas llevan a un hombre en un viaje que trasciende sus limitaciones y le permite evolucionar desde su naturaleza más básica a alguien digno de una vida más grande”, dice Ritchie, quien también co-escribió y produjo la película. “En nuestra versión de la historia, la vida de Arturo empieza pequeña: un erizo en un burdel, corriendo por las calles, aprendiendo a luchar y esquivar la ley con sus compañeros. Entonces, las acciones de otros -buenas, o no tanto- le obligan a ampliar su visión de quién podría ser”.

Charlie Hunnam, que protagoniza el papel titular, dice: “Guy ha tomado el viaje del héroe clásico y creado una historia de origen con un Arturo muy accesible para una nueva generación. Nuestro Arturo ha crecido defendiéndose por sí mismo, áspero y listo, tallando un pequeño mundo donde es un príncipe entre los ladrones. Pero no es un alma noble buscando una causa”.

Sin embargo, lo está buscando, y tan pronto como Arturo entra en contacto con Excalibur, ese extraordinario trozo de hierro firmemente incrustado en granito, su vida cambiará para siempre ... lo quiera o no.

“Este no es el Rey Arturo de tu padre”, repite el productor Akiva Goldsman. “Este no es un hombre que, a estar a punto de sacar la espada de la piedra, esté pensando ansiosamente, ‘¿Podría ser yo? ¿Seré yo?’ Este es un hombre que está pensando, ‘¿Qué diablos estoy haciendo aquí? No dejes que esto sea yo’. De hecho, no tiene ni idea del significado de lograr tal hazaña, pero sospecha que tendrá un resultado positivo. Y tiene toda la razón”.


Mientras que la presencia del afamado Camelot era una necesidad, fue el productor y co-escritor Lionel Wigram que sugirió el ajuste de la mayor parte de esta gran acción lejos del castillo, en un ambiente más urbano, y ambos hombres fueron atraídos a una versión antigua de la capital de Inglaterra: la Londres romana, que en ese momento se llamaba Londinium.

Wigram afirma: “Ha habido muchas versiones separadas y distintas de la historia del rey Arturo, en la que ha sido todo, desde un guerrero celta hasta un centurión romano. El mito ha soportado el tiempo y se ha adaptado a las necesidades de cada período de tiempo diferente en el que se ha contado. Teniendo en cuenta esta rica tradición de interpretación, sentíamos que mientras conserváramos sus elementos temáticos esenciales, teníamos licencia para presentar nuestra propia iteración de la historia divirtiéndonos con los detalles de una manera que esperamos que hablemos con las audiencias de hoy”.

Por supuesto, ninguna historia del Rey Arturo estaría completa sin un poco de magia. Sin embargo, en lugar de dragones, los cineastas querían crear un nuevo y único mundo mítico, con “elefantes más grandes que un campo de fútbol y serpientes tan grandes como los trenes del metro”, revela el co-escritor y productor Joby Harold.

Sintiéndose libre de faltar en torno a la precisión histórica -la historia se basa en una leyenda, después de todo- Harold prevé una forma distintiva de compensar los elementos conectados a tierra. “Esta no es tu película de fantasía típica. La fantasía es generalmente más lírica, mientras que ésta es mucho más texturizada, mucho más gruesa, y para mí eso es lo que la hace interesante como paisaje de la fantasía. Exploramos lo que sería crecer de una manera sólo para descubrir que su herencia es otra cosa completamente. Le damos al público el tiempo de meterse realmente bajo la piel de Arturo, pero contrarrestamos ese sentido de la realidad con componentes fantásticos masivos”. Wigram dice: “Joby fue a por la yugular, rociando con magia, espectáculo y criaturas inmensas y todo ese tipo de diversión con el fin de dar al público una emocionante e inesperada aventura visual para seguir adelante junto con Arturo”.

Añadido a lo poco convencional es el hecho de que el mago más famoso de la época, Merlín, aparece sólo brevemente. La productora Tory Tunnell explica cómo el personaje influye en la historia a pesar de su ausencia: “Merlin siempre ha traído la magia a la leyenda de Arturo, pero queríamos pintar un cuadro más amplio del concepto de magia de una manera que no hemos visto antes. Imagina una historia de fondo para el mundo más grande que Merlín, cómo los magos podrían haber interactuado dentro de la esfera mortal, incluyendo el lado amenazador de sus esfuerzos. Esto es, después de todo, el período medieval a través del lente de Guy Ritchie, por lo que puedes esperar ser sorprendido, y eso es siempre emocionante.

Uno de los entusiastas de la historia para las artes más oscuras es Vortigern, el tío de Arturo y el Rey en el trono que se empeña en mantener su lugar en el mismo sin importar el costo. Para llevar la cantidad correcta de gravitas al villano final, Ritchie se volvió a su estrella de “Sherlock Holmes”, Jude Law, quien había interpretado al afable Dr. Watson.


“Tuvimos una gran colaboración en ambas películas de ‘Sherlock’”, recuerda Law,

“así que cuando Guy se acercó a mí con el fin de interpretar a Vortigern, tenía curiosidad. Él describió la historia como una manera de mirar el folklore británico en comparación con la historia, y a este personaje como un hombre que está luchando contra sus circunstancias, su propio ego, un demonio dentro de sí mismo. Me pareció realmente intrigante y de inmediato esperaba con ansias el proceso y trabajar con Guy de nueva cuenta”.

El productor Steve Clark-Hall, que ha trabajado con Ritchie en las últimas cinco películas del director, dice que una de las cosas que más le interesa es la manera en que Ritchie se acerca al personaje. “Guy es muy consistente en asegurarse de que los personajes de sus películas tienen un atractivo real, ya sean buenos o villanos. Era tan importante para él que el público pudiera identificarse tanto con Vortigern como con Arturo, porque en el centro de toda la acción épica y de los monstruos gigantes, es realmente la dinámica subyacente entre estos dos y las longitudes a las cuales cualquiera está dispuesto a ir para derrotar al otro que determinará su destino y el de todos los demás. Eso es lo que hace que la historia sea tan convincente”.

Irónicamente, Vortigern ni siquiera estaría en este apuro si su ego y su inextinguible ambición no lo hubieran llevado a buscar al “Rey Nacido”. Si simplemente hubiera dejado todo sin mover una piedra, ¿se hubiera enterado su sobrino de quién es realmente? Como Arturo lo atestigua fácilmente, nunca tuvo ningún poder, ni ningún deseo por el mismo. Así que cuando le dice a su tío, “Estoy aquí, ahora, por ti- tú me creaste”, Arturo no puede saber lo que el actual rey hará, ni Vortiger puede confiar en que Arturo dejará las cosas están como están, a pesar de sus reclamos. “Este es un Arturo que no aspira a la grandeza; el destino lo lanza contra él”, dice Ritchie, “y lo pelea, y casi todos a su alrededor, a cada paso del camino”.

Y vaya que lucha en las secuencias de acción visceral, que incluyen exhibiciones espectaculares de arcos y flechas, batallas llenas de afiladas espadas, travesuras locas por los callejones sucios de la ciudad y una mezcla de artes marciales y peleas a puño. Todo fue capturado en impresionantes locaciones en el Reino Unido en todo el País de Gales y Escocia y en los cavernosos estudios de Warner Bros. Leavesden, y musicalizado con una partitura pulsante

Todo se suma a “El Rey Arturo: La Leyenda de la Espada” de Ritchie, en la que Excalibur se revela a sí misma, y la verdadera vocación de un hombre junto con ella.

#elreyarturo #detrasdecamaras

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W