• DroideTV

Detrás de la filmación de "Atómica"



El escenario para la historia que se convertiría en Atomic Blonde representa un tiempo y lugar singular en la historia: Berlín, justo antes de que el Muro cayera después de estar allí emplazado durante 28 años. Construido en 1961 por el gobierno comunista de Berlín Oriental para separar a los ciudadanos de los sectores estadounidenses, británicos y franceses de la ciudad, que han sido establecidos a través del acuerdo Potsdam Conference 1945 en el final de la Segunda Guerra Mundial, el Muro había engendrado una arena secreta y segregada en la que espías, operativos y actores de la Guerra Fría libraban batallas oficiales y no sancionadas.

“Era una atmósfera del Lejano Oeste”, se maravilla Charlize Theron, que comenzó a desarrollar el guión hace casi cinco años, con la mira puesta en interpretar en el thriller de acción. “Tenías a la KGB soviética y la Stasi de Alemania Oriental contra la CIA estadounidense, el MI6 británico y la DGSE francesa. Chanchullos, sobornos, chantaje, violencia, esta era la dieta diaria de esos agentes por aquella época."

La productora Kelly McCormick señala que la función de la estructura era bastante multifacética: “El Muro de Berlín no solo contenía personas, guardaba secretos que podrían poner en peligro a agentes de inteligencia, arruinar carreras y terminar con vidas.”

El Muro estaba realmente comprendido por dos barreras separadas: el muro exterior en la frontera de Berlín Occidental, y un muro interior muy custodiado aproximadamente 30 yardas hacia adentro. Entremedio, en la “franja de la muerte”, entre las barreras de acero y concreto, soldados fuertemente armados patrullaban con perros mientras las franjas de arena exponían las huellas de cualquiera que se acercara demasiado. El Muro comprendía 70 millas de alambre de púas, 310 torres de guardia, 65 trincheras antivehículos y 40.000 soldados de frontera entrenados por soviéticos.

El equipo de producción desarrolló Atomic Blonde a partir de la serie de novelas gráficas de Oni Press “The Coldest City” escrita por Antony Johnston e ilustrada por Sam Hart. El estilo, sonido y diseño del trabajo refleja una recreación estilística, elevada de Berlín en 1989. El arte, música y expresión social explotó cuando el mundo vio a Berlín como anfitrión del fin de la Guerra Fría.


Johnston se había embarcado en el proyecto en el verano de 2008 como algo personal, en un impulso creativo por explorar su interés de larga data en el espionaje de la Guerra Fría. En esa época, los thrillers de espías eran un género poco común para las novelas gráficas, y tenía pocas expectativas de que la historia fuera publicada, y mucho menos que causara tanta sensación entre los lectores.

El escritor revela su inspiración: “Siempre me gustó el género, ya que leí mucho de John le Carré y disfruté de las películas de James Bond y Harry Palmer como Funeral in Berlin. Nunca olvidé la caída del Muro de Berlín. Recuerdo ver cómo sucedía en televisión en vivo, y sentí que era un momento único, algo que podría llevar a la paz mundial y a un futuro mejor. Me imaginé que la anticipación de esto podría resultar un sorprendente telón de fondo para una historia de espías.”

En el corazón de la serie se encuentra Lorraine Broughton, una mujer que sobrevive a toda costa. Como una agente secreta de MI6, Broughton es la última guerrera sin arrepentimiento. Es una súper espía habilidosa, sensual y salvaje que no es solo una superheroína de fantasía tonta. Las posibilidades de éxito para ella son casi nulas en Coldest City, y ni bien llega a Berlín, queda sola librada a su suerte. Es una misión distinta a todo lo que ha experimentado para la que MI6 no podría haberla preparado. Debe confiar en sus agallas, recursos y resiliencia...recurrir a cada aspecto de su capacitación, intelecto, encanto e instinto para salir con vida.

El productor Eric Gitter, a través de su participación en Oni Press, vio tempranamente “The Coldest City” y se enamoró con la creación mundial. Él y su socio de producción, Peter Schwerin, tenían experiencia en adaptar novelas gráficas en películas y programas de televisión. Así, Gitter admite: “Nunca habíamos visto uno que se leyera como un guión de cine como lo hacía “The Coldest City”. Era maravillosamente compleja y repleta de capas, con un personaje principal lleno de fantásticos matices. La historia ahonda en cómo esta ciudad vibraba con una escena de club próspero, una comunidad punk subterránea y sexualidad fluida. Antony es una estrella de rock en su mundo, y este trabajo era ideal para la pantalla grande."

“Lo que era tan sorprendente de la novela gráfica era que a pesar de su aspecto monocromático, dejaba atrás años de descripciones de la ciudad como aburrida y seca", agrega Schwerin. “Sentimos que una versión cinematográfica podría describir una interpretación colorida y vibrante de un tiempo y lugar que tan a menudo es considerado deprimente y gris. No se ve la habitual estética cubierta de niebla londinense aquí; este es otro mundo, con una sensibilidad ecléctica y una explosión de acción e intensidad."

El guionista Kurt Johnstad, cuando abordó la escritura del guión como una adaptación de la novela gráfica inicial en la serie, estaba ansioso de formar parte del proyecto. Eso surgió de sus conexiones personales con Berlín. El escritor de 300 recuerda: “Mi padre había sido piloto de Pan Am y residía en Berlín Occidental durante la década de 1960, y luego nuevamente en la década de 1980. Así que pasé mucho tiempo allí antes de la caída del Muro. Mi hermana aún vive allí con su familia.”

El equipo de Oni Press descubrió a una entusiasta defensora en Theron, que se unió como productora con su compañía de producción, Denver & Delilah, A.J. Dix y Beth Kono al optar por el provocativo material. El equipo de Theron vio la oportunidad de tomar una historia que es implacable y comprometida, así como fuerte, divertida y sexy, y explorarla sin temor en pantalla.


#atomica #atomicblonde