• DroideTV

El director y sus protagonistas hablas sobre la filmación de "Aquaman"



Mitad hombre, mitad atlante, Aquaman es un guerrero colosal que se entera de su legítimo derecho al trono del reino submarino de Atlantis, pero también es un auto-descrito paria, arriba y bajo la superficie del océano. Él vive su vida como Arthur Curry, un hombre criado por su padre humano, Tom, a pesar de ser el primogénito de la reina Atlanna. Su misma existencia ofrece el potencial de un puente entre los habitantes del océano y los de la superficie, pero de él dependerá que un día pueda unirlos.

En “Aquaman,” ese día ha llegado.

Trabajando de forma conjunta, James Wan y Jason Momoa buscaron ofrecer una interpretación para la pantalla grande del icónico Súper Héroe de DC que honrara sus raíces de los cómics, pero que también fuese una reinvención para el público actual que vive en el mundo actual.

Desde el inicio, sugiere el director, ambos compartieron un singular entendimiento del propio dilema de Arthur. “Creo que la razón por la que Jason conectó con el personaje es porque el mismo proviene de dos mundos”, dice Wan, quién también creció dividido entre dos culturas distintas. “Jason es un hawaiano que creció en la región central conservadora de Estados Unidos. Él jamás se sintió del todo integrado en ninguno de ambos mundos. Y eso es algo que comprendo, siendo un asiático nacido en Malasia que se crio en Australia. Aunque tuve una fuerte crianza australiana, también retuve mi linaje chino/malasio”.

Si se decretó que el personaje de Arthur Curry debía gobernar el reino submarino de Atlantis, de igual forma, Momoa debe haber tenido en su destino interpretar el papel principal. Además de su diverso origen, varios elementos de su vida como isleño ayudaron a Momoa a conectar al personaje de forma más profunda. “Como Arthur, soy un mestizo, dividido entre Iowa y Hawái, así que definitivamente pude identificarme con ese elemento. Y de las Filipinas a Hawái, a Tahití y Fiji… Muchas islas tienen a sus celebrados dioses acuáticos. Esa parte resonó conmigo de forma instantánea”, recuerda.

Y eso no es todo. “Estudié biología marina en Iowa”, añade Momoa, sacando aún más comparaciones entre él mismo y el personaje al que interpreta. “Sorprendentemente, había este campus en medio de Des Moines, y era todo sobre la vida acuática—tiburones, anguilas, etcétera. Siendo isleño, realmente amo el océano. Es algo que me aterra por completo y al mismo tiempo, me atrae. Es relajante. Evolucionando siempre. En constante movimiento. Como el fuego, puedes perderte mirándolo. La mente se mantiene entretenida con él. Puedes perderte en él”.


Momoa, quien regularmente surfeó en las olas del Pacífico Sur en las afueras de su casa rentada en la Costa Dorada de Australia durante la filmación, añade que “en la Polinesia, el tiburón es el protector de nuestra familia. Le llaman el mana, el poder sobrenatural. Tuve un sueño en el que yo surfeaba y veía un gran tiburón. Le decía, ‘Oye hermano, ¡soy uno de ustedes!’ Desearía poder hablar con los peces, con los tiburones. Claro, ahora que soy Aquaman...”, reflexiona.

Protagonista al lado de Momoa, Amber Heard comenta: “Los realizadores permitieron integrar la personalidad de Jason para informar nuestra versión de Aquaman, y Jason en verdad recreó al personaje. Creo que es una versión de Aquaman muy fresca, moderna, cool, y totalmente distinta, que va más allá de lo que esperaríamos de los cómics, pero que se mantiene fiel a ellos al mismo tiempo”.

Extendiéndose más sobre la dualidad de la naturaleza de Arthur, Momoa agrega, “Es muy bravucón, pero también siente compasión e incluso miedos. Es un buen hombre, pero lo que lo hace realmente grandioso es que sólo él puede unir a dos sociedades distintas porque es un atlante y el elegido. Y sin embargo, lo que lo hace humano, e incluso humilde bajo toda esa fanfarronería, es que sabe que no se siente listo para eso”.

Desafortunadamente para Arthur, el tiempo no está de su lado. Su medio hermano, Orm, se ha asegurado de ello y su plan para incitar a la guerra, permitió a los realizadores incluir un mensaje vital sobre la salud de nuestro planeta en la historia.

“Orm ha decidido unir a todos los reinos del océano y atacar el mundo de la superficie, en gran parte por todas las cosas que hacemos para contaminar nuestros océanos”, explica Momoa. “A Arthur no le importa si es rey, no quiere que Orm dañe a la superficie. Lo único que quiere Orm es unir a los siete reinos y en apoderarse del mundo. Finalmente, Arthur se da cuenta que debe detenerlo y la única forma de hacer eso es embarcarse en esta enorme cruzada, esta travesía épica. Esa es la parte más cool porque tiene un tono similar al de ‘Romancing the Stone’, que me encanta”.

Dirigiendo esta búsqueda se encuentra Mera, hija del rey Nereus y princesa del reino submarino de Xebel. Además de su estatus real—que incluye su obediente compromiso con Orm—ella tiene el don de la hidroquinesis, una habilidad extraordinariamente poderosa para manipular el agua.

“Lo que me encanta de nuestra película es que James, los guionistas, los productores …ninguno de ellos quería crear otra damisela en apuros para Mera”, dice Heard sobre su intensa heroína. “Y al menos yo, me sentí muy agradecida de que abordaran así a la protagonista femenina. Por derecho propio, Mera es una individualista que es una fuerza proactiva e impulsora. Creo que es el deseo del público ver a las mujeres ocupando papeles fuertes y ella, en todos aspectos, es totalmente igual a Aquaman y una y otra vez, ella lo salva tanto como él a ella”.

Ciertamente, Mera demuestra ser una heroína formidable y se convierte en la compañera de Arthur en un intento por salvar al mundo. “Ella emerge del agua a la mitad de la noche, como último recurso, para arrastrar de las solapas a un terco y reticente Arthur fuera del mundo de la superficie, fuera de su descuidada, ebria, melancólica e ignorante zona de confort para hacer que se le una en la misión de detener el peligro del rey Orm”, continúa Heard. “Ella es la única que realmente puede persuadir a Arthur a que vaya a Atlantis y salve al mundo”.

“En el mundo de los cómics, Mera es de hecho más poderosa que Arthur, de muchas formas”, apunta Wan. “Ella tiene poder que ni siquiera Arthur tiene, lo cual me parece fascinante. Sé que eso fue lo atrajo a Amber al papel. Pero Amber también juega con su vulnerabilidad, que me parece es lo que necesita el papel. En la película, Mera también está tratando de descubrir su lugar en el mundo. Nuestros dos personajes principales se embarcan en este loco viaje, este rito de iniciación, y ambos sabrán quiénes son y qué es lo que deben hacer.

“Cuando conocí a Amber, lo que más me impactó fue lo carismática y encantadora que es. Las jovencitas también pueden identificarse con Mera, que es un personaje inteligente y fuerte”.

“Amber es increíble”, dice Momoa. “Tuvimos una gran conexión, nos llevamos extremadamente bien. Básicamente somos los dos yendo a todos lados en esta búsqueda y fue súper divertido. Y los dos personajes son brutales. Con su habilidad con el agua, Mera podría matar a Arthur. En serio. Tiene un poder increíble”.


La fuente de los súper poderes de Arthur como Aquaman, es su madre Atlanna, quien también fue una inspiración para una joven Mera. Wan lanza toda la aventura con una introducción a un guardafaro de Nueva Inglaterra llamado Tom Curry, cuando salva la vida de una criatura marina humanoide. Ella había sido arrastrada a la rocosa playa adyacente a su faro durante un fiero huracán y, al cuidar de ella para sanarla, descubre que es Atlanna, reina de Atlantis, quien había huido de su reino submarino al ser desposada de su odioso rey. Ambos se enamoran y ella da a luz a un hijo, Arthur, llamado así por el legendario rey de Camelot.

Nicole Kidman da vida al monarca atlante, cuya lucha por la libertad activa toda la historia del origen de Aquaman. “Es una reina, pero también es una madre que debe sacrificar el estar con su hijo para salvarlo”, observa Kidman. “Ese es un gran tema, ese sacrificio, lo que eso le cuesta a una persona y lo que le hace a la familia. Me encanta el personaje por su fuerza. James siempre me ha dicho que Atlanna es el palpitar de la historia, lo que me pareció hermoso”.

“Cuando iniciamos el proceso de casting para el papel de Atlanna, sabíamos que necesitábamos a una actriz icónica que le diera vida”, declara Safran. “Sabíamos que debía ser alguien que llevara muchas cosas a la mesa, que le diera dignidad al papel. Habíamos escuchado que Nicole Kidman quería trabajar con James, así que cuando acudimos a ella, eso resultó ser verdad y que también quería encontrar una cinta interesante de superhéroes porque nunca había hecho una”.

El género tenía mucho atractivo para la actriz, quien dice, “Acababa de hacer dos películas muy dramáticas, así que el pisar este mundo fue una oportunidad muy divertida. James me mostró algunos de los storyboards y dijo, ‘Esto te probará que siempre pensé en ti’, porque me había dibujado. ¿Cómo decir no a eso? Y lo adoro, me encanta su energía, su entusiasmo, lo que está ofreciendo al mundo. Es un auteur y lo aplica a sí mismo con tanta pasión y conocimiento. Y es tan amable que fue una decisión sencilla para mí. Además, me dijo que estaría filmando en Australia, que por supuesto, para mí fue como ‘¡Sí, por favor!’”.

“No podíamos imaginar a nadie más que a Nicole interpretando a Atlanna”, agrega Cowan. “Hay veces durante los castings cuando no estás seguro sobre quién estará disponible. Debes pensar más allá de tus elecciones y preguntarte, ‘¿Y si no funciona? Tendremos que buscar en otra parte’. Con Atlanna, nunca pensamos en nadie más y afortunadamente, no tuvimos que hacerlo”.

Cuando Arthur es tan solo un bebé, Atlanna regresa a Atlantis a regañadientes, debido a circunstancias insalvables. Una vez que regrese, se casará con Orvax como fue planeado originalmente y dará a luz a un segundo hijo…

#aquaman