• DroideTV

Anne Hathaway platica sobre tu papel en "Maestras del engaño"


Josephine Chesterfield es sofisticada y en apariencia, una aristócrata. En realidad es una criminal con una mente maestra, cuyo equipo consta de su mayordomo Albert (Nicholas Woodeson) y de la capitana de la policía local, la corrupta Brigitte Desjardins (Ingrid Oliver). Juntos logran ejecutar con gran éxito geniales estafas, siendo Josephine el elemento central, quien representa a diferentes personajes dependiendo del hombre al que esté estafando.

Viene desarrollando esta actividad desde hace algún tiempo y vive cómodamente en su moderna mansión ubicada en Beaumont-sur-Mer.


Para entrar en su papel, Hathaway estudió el guión y desarrolló una historia de fondo para su personaje. “Me encanta cuando los guiones parecen un rompecabezas,” dice Hathaway. “Pienso que Josephine pasó gran parte de su juventud viajando, y por ello era una sobresaliente y natural políglota. Un tema consistente es que ella siempre ha pasado mucho tiempo sola, en esa especie de palacio que ha construido a su alrededor. Me seguí preguntando, ¿por qué, qué le había pasado? Ella no puede confiar en muchas personas. Tiene que ser muy cuidadosa para seleccionar con quién comparte su vida. Tiene muchas máscaras y vive de las grandes estafas, que se han convertido en sus hazañas. Pero solo usando la máscara es que ella puede viajar alrededor del mundo. Pude ponerlo en perspectiva, tomando en cuenta que yo soy una persona que tiene una vida pública y una privada; y he tenido que trabajar muy duro para unir esos dos aspectos de mi vida.”


Hathaway comparte algunas observaciones personales acerca de cómo reconciliar a su ser personal con el público, y cómo ese proceso le sirvió para profundizar en el personaje de Josephine. “Cuando mi carrera recién empezaba, la gente me decía que mi vida pública estaría separada de mi persona, y durante muchos años pensé que mi personalidad pública no tenía nada que ver conmigo, porque no se vestía ni hablaba como yo—algo que volvió difícil descifrar quién era yo en realidad,” nos confiesa. “Así que traje de vuelta todos esos temas a mi cabeza cuando pensaba en Josephine.”


Cuanto más reflexionaba, más se metía Hathaway en la psique de Josephine. “Cuando Josephine está en su casa, ella se comporta exactamente como la persona que quiere ser,” relata Hathaway. “Pero ella no va a exponer a esa persona al mundo exterior para que el mundo haga lo que quiera con ella. A esa persona la protege mucho. Por eso, hacia afuera ella se comporta de manera un tanto intimidante, que la vuelve inaccesible, y muy bien educada. Hacíamos bromas, porque Josephine solo representaba a personas de clase alta, así que me enfoqué en eso. Utiliza el lenguaje de la feminidad proscrita, que en realidad ha sido definido, de muchas maneras, por los hombres. Pienso que quizás esa es una de las razones por las que ella se enfoca en los hombres mayores; ellos parecen tener ideas muy rígidas, incluso limitadas, acerca de lo que es una mujer. Así que me interesé mucho en explorar esas ideas.”

Pero el lado sofisticado de Josephine debía tener un límite. “Había que ser muy cuidadosos con la arrogancia,” dice Hathaway. “Necesitábamos suavizarla un poco, de lo contrario podíamos convertirla en una caricatura—en una clásica británica elegante y altanera.” Aunque ella si tiene una razón para ser arrogante – y es que hace su trabajo en excelencia. “Es una maestra de la estafa, una especie de reina del engaño que ejecuta estas increíbles estafas del más alto nivel a hombres crédulos y muy ricos, a los que les quita grandes sumas de dinero,” relata Chris Addison, director del filme.


Cuando conocemos a Penny, ella está haciendo uno de sus trabajos. “Está en un bar de Nueva York, tratando de estafarle $500 dólares a un tipo,” indica Addison. “Y como la persigue la policía, termina huyendo a Beaumont-sur-Mer y conoce a Josephine en un tren.” Wilson aclara: “Penny está estafando a personas que están buscando pareja en línea, algo que evidentemente es deshonesto. Cuando la descubren y la persigue la ley, decide mudarse a un territorio nuevo y se va para Europa.”


Wilson aceptó su lugar con mucho gusto. “El tema de ser de segunda clase a menudo se asocia conmigo, y Penny es una estafadora,” relata Wilson. “Me gusta que su comicidad provenga de todos los ángulos; ella es bastante vulgar, y hay mucha comedia física asociada con esta implacable estafadora.” Cuando Penny ve lo exitosa que es Josephine, se convierte en su entusiasta estudiante.


Josephine se resiste, y cuando Penny amenaza con exponerla, la refinada británica se ve forzada a educar a su menos elegante contraparte australiana en todo lo relacionado a las estafas de alto riesgo. “Le enseña a vestirse de manera adecuada y a investigar a la víctima para conocer todos sus detalles y atacar sus puntos débiles,” comenta Addison.

“La adiestra en habilidades físicas tales como lanzar cuchillos, a servir champán y a ser tremendamente elegante, algo que es difícil para Penny, porque ella es una caótica bola de energía.”


Hathaway disfrutó del aspecto excéntrico que representó la mentoría que le tocó interpretar a su papel. “Sucedió algo maravilloso; ocurrió algo similar a una transformación al estilo de Mi Bella Dama,” comenta. “De hecho, creo que la película hace un gran trabajo al expresar la idea de que todos queremos transformarnos, pero en realidad, al final del día tenemos que estar contentos con quiénes somos.”

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W