• DroideTV

Colibríes: lo que debes y no debes hacer con sus bebederos

Puedes utilizar los espacios exteriores para crear un jardín ideal para ellos.

Los jardines en las zonas urbanas pueden ser pequeños oasis para las aves que transitan por la ciudad y sin duda una de las más apreciadas es el colibrí, a quien se le ha relacionado como portador de buenas noticias y felicidad. Si bien existen varios debates en relación a si alimentarlos afecta o no su comportamiento e incluso su salud, también existen distintos especialistas que brindan consejos acerca de cómo convertir tu jardín o tu balcón en un espacio agradable para estas aves.


En primer lugar, puedes optar por ofrecer el alimento más natural para estas aves, es decir, colocar flores que sean atractivas para el colibrí. De manera general, se sienten atraídos por los colores rojo, amarillo, morado y rosa; de manera más concreta, puedes atraerlos con plantas como el mirto, aretillo, toronjil silvestre, lavanda, madreselva, azalea, petunia, entre otras con flores con forma tubular o de trompeta. Quizás pueda parecer más trabajo cuidar de un jardín que de un bebedero, pero ten en cuenta que no tendrás que hacer mayores adaptaciones y tu espacio lucirá espectacular.


Ahora bien, si además de acondicionar tu jardín decides tener un bebedero o sólo puedes contar con esa opción, hay ciertos detalles que debes considerar a fin de cuidar de la salud de tus visitantes. Prefiere los bebederos de vidrio, ya que cuando el plástico es expuesto al sol liberan sustancias tóxicas. Además, es preferible que elabores tu propio néctar, pues está confirmado que las aves no pueden metabolizar el colorante rojo 40 utilizado en estos productos, lo que ocasiona daños a los riñones, infecciones, dificultad para volar y posteriormente la muerte.


Realizar tu propio néctar es muy sencillo

Utiliza azúcar de mesa (también conocida como estándar o blanca) a razón de una medida de azúcar por cuatro de agua y revuelve hasta que se incorpore bien. También puedes hervirla ligeramente, siempre y cuando lo pongas a enfriar antes de pasarlo al bebedero. Puedes guardar el sobrante en el refrigerador para usarlo después. Recuerda que se recomienda limpiar el bebedero cada tercer día o al menos una vez por semana, puedes usar agua caliente, jabón y vinagre.


Adicionalmente, recuerda colocar los bebederos en una zona accesible para las aves, que no esté expuesta directamente al sol y sobre todo donde no sean presa fácil para las mascotas como perros y gatos. Existe la posibilidad de que abejas, hormigas y murciélagos también se sientan atraídos por los bebederos, en tal caso puedes untar vaselina en la base del bebedero y guardarlo durante la noche.