top of page
  • DroideTV

Entrevista: La Corte del Eclipse, Claudia Ramírez presenta el cierre de su saga

Varios seguidores han compartido sus reacciones en línea desde el lanzamiento del libro

En México, los autores de fantasía por lo general atraviesan grandes desafíos para publicadas sus historias, por ello, para Claudia Ramírez Lomelí (conocida por su canal Clau Reads Books) concluir la Saga de Fenrai es todo un suceso “es la primera vez que terminó una trilogía, y es algo de lo que nunca me creí capaz, estoy muy satisfecha por como concluí con toda la historia que creé desde hace ya muchísimos años”.


La escritora originaria de Monterrey estuvo presenta en la Feria Internacional del Libro para presentar La corte del eclipse novela con la que se concluyen los sucesos ocurridos en El príncipe del Sol y posteriormente La ladrona de la Luna. Este nuevo libro continúa después de los sucesos de la noche de la Luna Roja y la batalla en el Castillo de la Luna. El rey, Emil Solerian desea lograr la paz entre Ilardya y Alariel, pero primero tendrá de encargarse de los rebeldes de Lestra e investigar junto con sus amigos el origen de esta rebelión.


De acuerdo con su propia autora, El príncipe del Sol es una historia que comenzó a fraguarse mientras estudiaba en la universidad “empecé a anotar cositas importantes, a imaginarme los dos personajes principales, pero jamás pensé que fuera a llegar a esto, porque incluso cuando comencé a escribir El príncipe del Sol yo no tenía un contrato editorial, solo escribí porque quería escribir”.


Así, lo que comenzó como una historia contada desde la perspectiva de Emil, el príncipe heredero y Elyon, su gran amiga, terminó como una narrativa donde se hilan las perspectivas de diversos personajes que han ido cobrando relevancia para la historia “incluso hubo personajes que yo no esperaba que fueran a ser protagonistas y para el tercer libro ya tenían sus capítulos de su perspectiva. Eso fue algo inesperado, pero a la vez me demostró que yo siento muy reales a mis personajes, ellos tomaban las decisiones y a veces yo planeaba algo para ellos y ellos se iban como por otro camino”.



Ramírez confiesa que este libro es el que más desafíos le ha presentado “cuando estaba escribiendo siempre sentía que era un monstruo que no iba a ser capaz de enfrentar”. Una parte importante de estos retos consistía en cerrar los arcos de los distintos personajes principales sin dejar cabos sueltos “para eso tuve que hacer escaletas, revisar muy bien los otro libros y también la guía que había hecho para que no se me pasará ningún detallito”.


Por otro lado, se trata de un libro que fue sumamente esperado por sus lectores, incluyendo aquellos que siguieron su proceso de escritura a través de su sección Clau Escribe. “Cuando lo empecé a escribir, como las primeras sus partes gustaron mucho, lo primero que me daba miedo era no cumplir con las expectativas… ese fue un reto muy grande, el comprender que al final del día no podemos darle gusto a todo y que lo que escriba principalmente me tiene que gustar a mí, si me gusta a mí hay alta probabilidad de que también le gusten los lectores”.


También expresa que se trata de un libro con una enorme carga emocional debido a las vivencias que atraviesan sus personajes “como que ellos estaban atravesando por temporadas y situaciones muy oscuras y yo me metía tanto en su piel que terminaba muy muy agotada emocionalmente”. Asimismo, la autora descubrió que le cuestan las despedidas, siendo Emil el personaje que más trabajo le dio para despedirse “fue el primero que creé y para mí es como mi hijito chiquito al que vi crecer y al que siento que le di un arco muy completo, con cada libro me tenía más orgullosa. Entonces, cuando le di el cierre a su arco de este libro estaba casi llorando, tenía ganas de decirle mira cómo empezaste y dónde estás ahora”.


Ramírez sabe de primera mano las dificultades para las escritoras de fantasía, especialmente en el trato de colegas y periodistas “me pasó un mucho y me tocó bastante defender la obra, la fantasía y a las mujeres escritoras, especialmente las mujeres escritoras de aquí en México y en América Latina, que siento que no se nos da mucha oportunidad y mucho menos en un género como la Fantasía”.


No obstante, también ha encontrado una comunidad valiosa “me gustan estos espacios de las ferias del libro porque conozco a muchas escritoras, he logrado hacer amistad con varias de ellas y también platicamos mucho de estos temas y nos apoyamos mucho mutuamente: nos leemos, nos recomendamos, es bien bonita la comunidad de escritoreas de fantasía en México, es chiquita, pero está creciendo, entonces ahí nos apoyamos entre todas”



La interacción con los lectores también ha sido esencial para la escritora “me gusta que la comunidad de los libros es muy activa, muy bonita tenemos un fandom que me divierte mucho, hacen muchos fanarts de los personajes, fanfction, teorías, cosplay entonces para mí toda la interacción con los lectores es lo más valioso.





bottom of page