top of page
  • Foto del escritorDroideTV

Insidious La noche del demonio: La puerta roja, Wilson debuta a lo grande como director

La quinta entrega de Insidiuos nos muestra las secuelas que dejaron los espectros en la familia Lambert

El próximo 6 de julio se estrena Insidious La noche del demonio: La puerta roja, quinta entrega de una de las sagas de terror más exitosas en los últimos tiempos. En este caso, James Wan produce la película mientras que Patrick Wilson, también protagonista de la saga, debuta como director, con Leigh Whannell de regreso en el guión junto a Scott Teems (Halloween Kills).


Esta es una secuela directa a La noche del demonio: Capítulo 2 donde podremos ver las secuelas que ha vivido la familia Lambert después de una década de lidiar con los eventos del Capítulo 2. Ahora Dalton (Ty Simpkins) está cursando su primer año en la universidad, pero un trabajo escolar lo llevará a internarse en lo más profundo de su inconsciente, despertando a algunos fantasmas del pasado; mientras Josh (Patrick Wilson) trata de averiguar por qué su mente se siente tan difusa.


Tras más de una década de su predecesora directa, esta historia continúa con un enfoque intimista en el que tenemos un poco de todo. Por un lado, el viaje personal de Dalton para encontrarse como adulto y como artista, lo que también lleva el terror al campus, entre fiestas y dormitorios, rosando con el cliché universitario, pero con una ejecución que permite que nos sorprendamos a medida en que avanza la historia.


Algo valioso de esta película es que, aunque utiliza screamers, la película es mucho más que eso: está llena de simbolismos y aborda de una manera interesante la salud mental, en especial desde el punto de vista de Josh, como un hombre mayor intentando tomar las riendas de su vida; pero también desde Dalton y su hermano Foster (Andrew Astor). Hay mucho cuidado en la manera en la que los fantasmas y el otro mundo conviven con el trauma, los problemas familiares y otros dilemas psicológicos, dando la posibilidad a múltiples lecturas.


Personalmente, creo que hay pocas películas de terror actuales que logren inquietarte y mantenerte al borde del asiento de la manera en que esta cinta lo logra, la edición y el ritmo en las escenas de suspenso están muy bien llevadas para poder dar ese factor sorpresa incluso cuando creemos que ya sabemos el momento en que tratará de asustarnos.



Otro punto interesante es la relación padre-hijo que maneja la película, ya que es un tema cardinal que se va desarrollando a la par que se nos revela el misterio alrededor de los espectros que acechan a la familia Lambert en esta ocasión. Esta relación evoluciona y cambia a lo largo de la película hasta llegar a escenas bastante emotivas. Así pues, la película combina el drama familia y los sucesos paranormales de una manera espectacular.


En resumidas cuentas, la película toma todos los tropos que podemos esperar de una película de terror (sustos, familias disfuncionales, momentos de cambio, espectros acechando, etc.) pero sabe llevarlos a una dirección que no se siente ni viciada ni predecible. Incluso los elementos de la propia saga que están ahí casi obligatoriamente, se insertan de un modo orgánico, es una película que sabe contar más de la misma familia sin tratar de repetir la fórmula y en su lugar buscar una que está consciente del paso del tiempo y que crece junto a su audiencia.


Sin duda una de las cintas de terror que vale la pena ver esta temporada, incluso si no se está inmerso en el universo de La noche del demonio.

Andrea Rodriguez

Comments


bottom of page