• DroideTV

Jurassic World Dominio: entre la nostalgia y la novedad

El filme retoma algunas fórmulas del pasado sin dejar de lado la historia presente

Sin duda, Jurassic World Dominio es uno de los filmes más esperados para esta temporada al prometer una aventura que reúne al elenco de la primera entrega de Jurassic Park con los personajes de esta nueva etapa. Y ciertamente la premisa suena más ambiciosa que nunca, ya que debido a la destrucción de la Isla Nublar los dinosaurios se han dispersado por todo el mundo, dando pie a muchas dudas sobre la convivencia (y supervivencia) de los humanos.

Personalmente, me parece que está nueva entrega tiene de todo para convertirse en la sensación de la temporada, comenzando por una historia interesante donde hay intriga, suspenso, adrenalina de principio a fin, pero también una reflexión importante que se hermana con grandes temas actuales como el uso de transgénicos, la crisis agrícola y sus implicaciones en una hambruna global; así como la responsabilidad humana al alterar el medioambiente o manipular especies.


La cinta se permite dar algunas luces de reflexión respecto a la ética de la ciencia y la convivencia interespecie, sobre todo de la mano de Ian Malcolm (Jeff Goldblum) a la par que brinda escenas de acción memorables. A lo largo de la cinta veremos tanto a la vieja y nueva guardia arriesgar su vida y enfrentarse tanto a dinosaurios salvajes como a humanos sin escrúpulo. Pocas películas salen bien paradas para adaptarse a una función 4DX, pero Jurassic World Dominio es de esas excepciones en las que te llevarás una gran experiencia, pues la adrenalina está presente a lo largo de toda la historia.


El centro de la historia vuelve a ser un espacio que concentra una buena cantidad de dinosaurios, por lo que cierto punto la idea de dinosaurios conquistando el mundo y emergiendo sorpresivamente se toca casi que por encima, especialmente en el primer y último acto. Pero las escenas en que podemos ver a los dinosaurios en plena naturaleza son por sí mismas impresionantes y bien ejecutadas, incluso nos permite reflexionar acerca de la convivencia que tenemos con otras especies y el manejo que le hemos dado a aquellas cuya vida silvestre hemos alterado.


En cuanto a la convergencia entre los elencos, a nivel narrativo resulta brillante la manera en que cada uno de los equipos tiene un objetivo que poco a poco se van uniendo y entrelazando para llegar al momento de encuentro. Hay gratas referencias a la primera película, como una chispa de nostalgia que recuerda ese asombro de la primera vez que vimos la ida de un parque jurásico en acción. Si bien resultan poco orgánico ciertos paralelismo entre generaciones y algunos diálogos se sienten forzados, también hay momentos brillantes cuando todos trabajan en equipo para sobrevivir.


Así pues, Jurassic World Dominio logra ser una película cargada de emociones que puede disfrutar toda la familia; tanto los fanáticos de antaño, como los jóvenes que han seguido las entregas de Jurassic World. Una apuesta segura para pasar un buen rato en el cine.