• DroideTV

Kristen Wiig platica sobre convertirse en Cheetah en "Mujer Maravilla 1984"


Warner Bros. Pictures

Aunque suele ser reservada, Diana se hace amiga de una nueva colega en el museo, Barbara Minerva, un personaje creado en los cómics por Len Wein y George Perez.


En el filme, Barbara es una socialmente rara geóloga/gemóloga (además de otras varias áreas de dominio) con un sentido del humor autocrítico. También parece realizar un estudio de su nueva colega sofisticada, motivado en parte porque es alguien que se siente no vista y que, a pesar de su obvio intelecto como científica diversa, funciona bajo un velo de invisibilidad en su entorno. Nadie la toma en cuenta, lo que, en su mente, se debe en parte a trabajar con alguien como Diana, que llama la atención a donde va.


Kristen Wiig lleva a Barbara y a la supervillana favorita de los fans de DC, Cheetah—del creador de Mujer Maravilla, William Moulton Marston—a la gran pantalla por primera vez. “Barbara Minerva es una mujer que pasas de largo, pero siempre ha querido ser algo más, tener amigos, amor…” señala. “Aunque es inteligente, es muy insegura y no se agrada mucho, así que se esfuerza demasiado, lo que empeora las cosas. Cuando ve a Diana y todo lo que parece ser Diana—hermosa y con estilo, confiada y fuerte—quiere eso. Quiere ser eso”.


Al principio, es mutuo. Wiig afirma, “Creo que Diana ve algo en Barbara que le falta en su vida: la franqueza de Barbara y el deseo de ser parte de la sociedad, porque Diana también está muy sola. Creo que conectan mucho en eso”.

Wiig y Gadot también conectaron de inmediato. “Nos llevamos muy bien, para descontento del equipo”, bromea Wiig, “porque inventábamos canciones, cantábamos y reíamos todo el tiempo. Tenemos un sentido del humor parecido y formamos un lazo al instante; Gal es una gran compañera, amiga y me encantó trabajar con ella”.


Empiezan a salir las garras de Barbara al pasar lentamente de nueva amiga a formidable enemiga. La particular transformación de Barbara es tanto interna como externa. De más convencionalmente atractiva a ser arriesgada, resultado de los años de furia interna que se ha acumulado en ella, se vuelve inesperadamente ágil y fuerte. En esencia, pasa de ser víctima a sobreviviente, a depredadora.

Wiig dice, “la transformación de Barbara es emocional y física. Inicia siendo desaliñada, pero luego empieza a usar ropa más entallada, su cabello es distinto, usa maquillaje. Ve que la gente la nota y le agrada mucho. Su actitud cambia y comienza a ser la persona que cree que la hará feliz”.


Al encontrar su pie—en tacones—Barbara obtiene una subida de confianza de un nuevo y encantador benefactor del museo con un interés en gemas raras.


Información: Warner Bros. Pictures