• DroideTV

La exploración sonora de Edgar Mondragón

Su sonido único, que mezcla ambient, drone, noise, dream pop y techno, lo ha llevado a grandes escenarios en México, Estados Unidos, Canadá, Colombia y Japón, incluyendo festivales como MUTEK, NRMAL y SXSW.

Foto por Carlos Alberto Oliva

Edgar Mondragón es un productor y compositor de música electrónica con base en la Ciudad de México, con 8 lanzamientos y 2 bandas sonoras para cine, Edgar ha sido considerado como "una de las luces más brillantes de la vanguardia electrónica mexicana" por varios medios internacionales especializados en música. Platicamos con él sobre su proyecto.


¿Cómo surgió tu interés por la música?

El interés por la música que creo que siempre ha estado en mí, yo no vengo de una familia de músicos pero sí estaba muy interesado en ello y sobre todo en el tipo de música electrónica pero que no fuera solamente bailable o de antro. Empecé a tocar instrumentos, tuve una banda de covers y después me encontré con una plataforma para hacer música que me cambió la perspectiva y me abro el panorama, porque puedo hacer muchas cosas sin necesidad de tener una banda o instrumentos reales.


Por ejemplo me gustaban mucho los arreglos de cuerda pero era muy complicado tener un cuarteto tocando, pero ahora podría hacer algo. También al escuchar otras propuestas musicales me di cuenta que la música electrónica no solamente puede servir para bailar sino que se pueden hacer mil cosas, que más que un género en específico, puede ser una manera para experimentar con los sonidos y el lenguaje con los instrumentos tecnológicos que ayudan a llevar el sonido a otros panoramas. Eso fue lo que me hizo llenarme de ese tipo de música.


¿Cómo es tu proceso creativo?

Primero que nada mi formación profesional es de comunicación audiovisual, yo estudié para ser productor audiovisual, creo que el tema visual también ha estado muy arraigado en mí y es algo que me gusta mucho. De hecho yo para componer una pieza o empezar a producir algo me gusta tener el título primero, sé que hay gente que le gusta componer primero y luego poner nombre, pero me gusta poner los nombres por qué de ahí parte un concepto visual, o también tener una pintura, una película, una imagen, una foto y trato de partir de una referencia visual a una sonora.


A partir de ahí comienzo a construir, sobretodo teniendo un hombre ya establecido me ayuda mucho a crear una narrativa y entonces viene la parte técnica. Y sólo me gusta enfocarme a trabajar en un proyecto no es como que haga algo y me detenga y agarró otra canción, sino que empiezo algo hasta que lo acabo, me gusta tomar mi tiempo, retirarme y concentrarme en ello.

¿Qué hubo detrás de la creación de "Perpetuo"?

Es una colaboración que dice con una productora de Costa Rica que se llama Carla Alfaro, después del encierro por la pandemia me puse a trabajar en mi estudio un rato y fue un 2021 aún en pandemia pero ya con un poco de movimiento en todo. Entonces empecé a colaborar con gente de ese tipo de música, qué usualmente en América del Centro, América del Sur, es donde se escucha más. Conocí a Carla, conectamos muy rápido. Empezar a colaborar con alguien te abre la perspectiva, poner a debatir ideas, rebotarlas y eso fue muy gratificante. Después de estar completamente aislado creo que eso también fue muy bueno y la dinámica que hicimos fue lo que quedó.


Sobre el video, Carla es arquitecta y ya fue parte importante de la creación de este video Incluso el tema habla sobre algo perfecto como un edificio que está ahí todo el tiempo entonces lo que hizo fue juntar muchas imágenes de edificios abandonados, edificios brutalistas, esta corriente que estaba muy enfocada al concreto. Con Inteligencia artificial empezó a crear estos edificios que no existen y reunir todas las imágenes y crear lo propio entonces fue visualmente lo que quedó.


¿Puedes platicarnos de tu disco "No hay recuerdo que no se apague"?

Este disco que trabaje en el 2020 es el único que tengo de larga duración, lo estaba trabajando en 2019, llega 2020 llega la pandemia, me topé con toda esta incertidumbre que vivimos y se empezó a filtrar en mi, en la parte creativa. Empecé a cambiarlo todo de nuevo, empecé a restructurar todas esas sensaciones. Por ejemplo hay temas a veces muy largos, muy nostálgicos y esto es justo el concepto de la pérdida de la memoria. Cada canción es como un recuerdo muy personal o autobiográfico. La memoria como si fuera un cuarto que sutilmente está cambiando todo el tiempo, que está transformándose.

¿Cuáles son tus próximos planes?

Toqué en Guadalajara hace unos días, tengo una fecha en la Ciudad de México el 8 de diciembre y otras fechas que ya se están acomodando; y es un poco regresar a tocar en vivo. Voy a sacar a principios de año tres sencillos que son 3 canciones que son interpretaciones de unas pinturas; y para mediados del año espero lanzar otro material que habla sobre cuestiones de Internet, del fin del mundo. El tema de la pandemia ha dado mucho de que aprender. Además seguiré moldeando y perfeccionando mi acto en vivo.