top of page
  • Foto del escritorDroideTV

Los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett hablan del nuevo filme de horror "Abigail"

En Abigail después de que un grupo de presuntos delincuentes secuestra a la hija bailarina de una poderosa figura del hampa, lo único que tienen que hacer para cobrar un rescate es vigilarla durante una noche pero ahí los captores descubren que están encerrados con una niña nada normal.


Abigail

Desde que irrumpió en la escena del cine independiente con la antología de metraje encontrado V/H/S de 2012, Radio Silence, el colectivo cinematográfico formado por los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett y el productor Chad Vilella, ha disfrutado de un enorme éxito de taquilla con éxitos como Ready or Not, Scream y Scream VI. Las películas de Radio Silence, que combinan a la perfección la alta tensión, los sustos fuertes y el caos sangriento —con una buena dosis de humor negro— han contribuido a impulsar un renovado interés por el género, ganándose a una nueva generación de fans del terror.


Abigail, la última incorporación a su extraña obra, conserva todas las señas de identidad de sus mejores trabajos, al tiempo que ofrece un nuevo y emocionante giro a la mitología vampírica clásica. Comienza con un atraco de alto riesgo, una peligrosa misión

cantidad de $50 millones de dólares. Reclutado para el trabajo por un misterioso fixer, el equipo está formado por un conductor, un francotirador, un médico, un hombre fuerte, una hacker, y el hombre delgado, alias el jefe de operaciones. Sus verdaderas identidades se mantienen en secreto entre ellos, como una especie de seguro —si uno de ellos es capturado, esa persona no podrá implicar a sus cómplices. Juntos deben infiltrarse en la bien protegida casa de un capo solitario que preside un vasto imperio criminal.


Después de sedar y secuestrar a Abigail, su hija bailarina preadolescente, deben llevarla sana y salva a una remota mansión e instalarse allí para esperar a que salga el sol y aparezca el dinero. Gracias a una combinación de ingenio y la suerte del principiante, la táctica tiene éxito. Pero de lo que los secuestradores no se dan cuenta es de que su cavernoso escondite es, de hecho, el patio de recreo de una pequeña depredadora que está impaciente porque se inviertan los papeles y exigir una represalia violenta.


“Pensamos que era una mezcla muy divertida de diferentes ideas”, dice Bettinelli-Olpin. “Parece una película de atracos realmente íntima y centrada en los personajes, que es secuestrada por una película de vampiros. También pensamos que el personaje de Abigail, esta niña por la que sientes mucha simpatía en la primera mitad de la película, cuando se convierte en la villana, afortunadamente hay algo de catarsis en ello. Quieres verla patear el trasero de todos”.

La bailarina que patea traseros y bebe sangre fue inicialmente una idea del guionista Stephen Shields, un declarado fanático del terror. Shields se dio a conocer rápidamente por su guion de The Hole in the Ground, una película que se presentó en el Festival de cine de Sundance de 2019 sobre una madre que se asusta y sospecha de su hijo pequeño cuando éste regresa misteriosamente cambiado tras una breve desaparición en el bosque que está detrás de su casa rural.


En un vuelo de Dublín a Los Ángeles, Shields estaba mirando las opciones de entretenimiento a bordo cuando se le ocurrió la idea de aquello que se convertiría en Abigail. “Estaba pensando que hacía tiempo que no veía una buena película de atracos”, relata Shields. Reflexionando sobre algunas de sus películas de crimen favoritas incluida la ahora legendaria Reservoir Dogs (1992), de Quentin Tarantino— Shields empezó a reflexionar sobre los conceptos para su propia película y, por diversión, decidió introducir en la mezcla un monstruo de una película de terror.


Abigail

Un vampiro era una elección natural, ya que Shields siempre había tenido una afinidad particular por los demonios con colmillos en películas como Salem’s Lot, The Lost Boys y Fright Night. “La inspiración para mí fue simplemente el amor por los dos géneros que me gustaba ver”, explica Shields.


El guionista presentó por primera vez la idea del atraco unido al terror a Universal en 2019, y el estudio compró un primer borrador del guion al año siguiente. Entusiasmados por su potencial, los ejecutivos se embarcaron en la búsqueda de socios productores que se interesaran por la inusual combinación de géneros del guion y por la viciosa vampira que lo protagoniza. Encabezando la lista estaba William Sherak, cuya empresa Project X Entertainment había producido Ready or Not y las dos películas de Scream, de Radio Silence.


Sherak creía que, con algunos retoques, Abigail sería algo en lo que Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett podrían realmente estar interesados. Quería asegurarse de que los secuestradores parecieran personas con los pies en la tierra y plenamente realizadas que se encuentran por casualidad en una situación verdaderamente inexplicable, un sello distintivo de todas las producciones de Radio Silence.


“En lo que son maravillosos es en permitir que en la primera parte de la película se desarrollen personajes que realmente te gusten, los conozcas y creas que son reales”, afirma Sherak. “Entonces, cuando los pones en esta situación extraordinaria —tomas a personas reales con problemas reales en la vida y les lanzas una vampira adolescente— encontramos la diversión en la observación de cómo eso se desarrolla”.

Para el público, la diversión realmente comienza una vez que los secuestradores llegan a la casa conocida como mansión Wilhelm, donde se encuentran con su contacto, Lambert, quien recoge sus teléfonos celulares para que no se pueda rastrear su ubicación. También bautiza a los miembros del equipo con nombres en clave inspirados en el Rat Pack, la banda de artistas de los años cincuenta que incluía a Joey Bishop, Frank Sinatra, Sammy Davis Jr., Dean Martin, Peter Lawford y el comediante Don Rickles, amigo íntimo de Sinatra.


A medida que el grupo de nerviosos paranoicos discute y bromea, sus razones para participar en el atraco se van revelando poco a poco, pero eso no ayuda a resolver su

profunda (y bien fundada) desconfianza mutua. Sólo después de que Abigail abandona su fachada inocente comienzan a unirse, para no estar muertos al amanecer.


A partir de los borradores de Shields, el guionista Guy Busick hizo los cambios necesarios para que la película pareciera una auténtica producción de Radio Silence. Tras haber escrito los tres mayores éxitos del equipo, Busick estaba encantado de volver a reunirse con el colectivo. “Matt, Tyler y Chad son unos maravillosos cineastas y seres humanos”, afirma Busick. “Tenemos una conexión creativa que vuelve nuestros trabajos mucho más fácil a todos. Compartimos la misma sensibilidad y el mismo amor por las películas extravagantes y extrañas que no deberían funcionar, pero de alguna manera, funcionan”.


Inmediatamente enganchado por el concepto central de una película de crímenes que choca con una película de monstruos, Busick dice que “vi todas las películas de vampiros que se me ocurrieron”. Esa lista incluía hitos como Drácula de 1931 de Universal, dirigida por Tod Browning y protagonizada por Bela Lugosi; y Bram Stoker´s Dracula de 1992, del director Francis Ford Coppola, que protagonizó Gary Oldman. La película de Tarantino de 1996 titulada From Dusk Till Dawn también fue fuente de inspiración, ya que pasa de ser un apasionante thriller criminal a un extravagante jolgorio de vampiros. “Siempre recordaré haber visto esa película sin conocimiento alguno de ella y quedarme sorprendido y completamente fascinado con ese giro”, dice Busick.


Después de refrescar sus conocimientos sobre vampiros, Busick, junto con los demás cineastas, se propusieron crear una nueva y atrevida encarnación de una película de

monstruos, con un villano fresco y aterrador, diferente a todo lo que el público había visto hasta entonces.


“Nuestro objetivo era hacer a Abigail lo más fuerte y específica posible, y luego añadir el aderezo monstruoso”, señala Busick. “Los productores, Radio Silence y yo nos divertimos mucho descubriendo qué poderes y debilidades vampíricas ‘tradicionales’ debía tener. ¿Puede convertirse en murciélago? No, pero puede volar. ¿Le afecta el ajo? No, pero la luz del sol, sí. Queríamos que fuera aterradora, intimidante y manipuladora, mostrando o no los colmillos”. Gillett añade: “Nuestro objetivo desde el principio era contar una historia en el linaje de nuestras películas de vampiros favoritas, pero dándole un giro que pareciera increíblemente contemporáneo”.



Tras reunir un elenco de primer nivel para la película, Radio Silence se dirigió a Irlanda para rodar Abigail a finales de la primavera y principios del verano de 2023. Durante la producción, recayó en Bettinelli-Olpin y Gillett equilibrar la tensión que surge del choque de personalidades de los secuestradores con el terror puro que Abigail desata en ellos. A menudo, el dúo de directores hacían una valoración honesta de sí mismos para asegurarse de que Abigail fuera precisa en cuanto al tono; era especialmente importante asegurarse de que la comedia nunca sobrepasara al terror.


Su misión, siempre, fue ofrecer una experiencia cinematográfica inolvidable a los aficionados al género, incluidos ellos mismos. “Nuestra intención siempre es divertirnos”, afirma Bettinelli-Olpin. “Intentamos asegurarnos de que cada escena no sólo funcione a nivel argumental, sino que también presione los botones que queremos presionar en términos de entretenimiento. Queremos asegurarnos de que siempre sea divertido, emocionante, aterrador, emotivo, para que cuando llegues al final, tengas la abrumadora sensación de haber pasado por algo divertido y emocionante, aterrador y emotivo, todo en un solo paquete”.


Gillett añade: “Es realmente a través de las películas de terror que consigues hacer

todas esas cosas en una sola historia. No hay nada como la experiencia de estar en un cine lleno de gente, compartir una catarsis, asustarse juntos, reír juntos. Lo que queremos es que la gente se vaya del cine habiéndola pasado muy bien”.

Comments


bottom of page