• DroideTV

Mitos y realidades sobre la nutrición de los gatos

Cada vez hay mayor consciencia en torno a este tema; sin embargo, existen ciertos mitos o dudas recurrentes que giran en torno a la nutrición de nuestros amigos.

Especialistas en salud animal involucrados en el “Primer Consenso para Promover la Nutrición y la Salud de las Mascotas en México” - gremio del grupo Amascota de CONAFAB que busca impulsar una correcta alimentación en perros y gatos-, en esta ocasión te comparten cuatro populares mitos en torno a la nutrición de tu felino amigo.


Es posibe alimentarlos con puro pescado. El pescado le aporta al gato proteínas magras, un nutriente esencial para su organismo. En el caso del pescado azul –atún, sardina, caballa, bonito o cazón--, es una excelente vía para aportar ácidos grasos esenciales como el omega-3, que entre otras virtudes, ayudarán a su salud cardiovascular y a que luzca un pelaje tanto brillante como fuerte.


No obstante, debes tener en cuenta que algunos pescados interfieren en la absorción de las vitaminas del complejo B y no aporta algunas otras muy importantes como la K, nutriente fundamental para la coagulación sanguínea. Con base en lo anterior, si bien tu michi puede consumir pescado, este no debe ser la base de su alimentación ya que no estaríamos consiguiendo una nutrición completa.


En ese sentido, el alimento seco de tu mascota adiciona estos nutrientes para proveerle a tu gato de los aminoácidos esenciales que requiere para para el buen funcionamiento de su organismo. Sus croquetas pueden contener harinas de atún o de algas marinas e incluso algunos adicionan aceites de pescado, siempre revisa la lista de ingredientes del alimento que compras para nutrirlo.


Pueden ingerir el mismo alimento que el perro. Los requerimientos nutricionales de ambas especies son completamente diferentes y por ello, la formulación en sus alimentos no es la misma. Por ejemplo, los gatos necesitan un alimento que sea rico tanto en proteínas como en grasas y más bajo en fibra. Es crucial para la dieta felina que sus croquetas contengan taurina, aminoácido que el felino no puede producir, así que debe ser proporcionado en la comida.


Por su parte, el alimento para perro debe contener altas concentraciones de betacaroteno, que el animalito necesita para convertirlo en vitamina A, crucial para su correcto desarrollo. También se caracteriza por ser rico en vitaminas, fibra y más bajo en proteínas y grasas que el alimento seco para gatos, puesto que los canes tienden a aumentar de peso con facilidad. Además el alimento para perritos se formula de acuerdo a talla, edad, etapa de vida, entre otros factores.


Si tienes ambos animalitos en casa, no es grave si de repente tu michi ingiere la comida del perro; sin embargo, no debe ser un comportamiento habitual, pues de esta forma sus necesidades nutricionales no serán satisfechas.


Les encanta beber leche. La lactosa dificulta la digestión y provoca diarrea en algunos felinos y en grandes cantidades puede provocar obesidad. Aunque algunos michis pueden tolerar una pequeña dosis de leche, el agua es el mejor líquido que podemos darles para beber.


No necesitan consumir mucha agua. Los michis tienen fama de “poco bebedores”, pero es una mala práctica pues al no consumirla puede aumentar el riesgo de formación de cálculos. Por sus orígenes y hábitos naturales, el gato es una especie que no necesita gran cantidad de este líquido, pero eso no significa que no deba beberlo; siempre debe tener a su disposición agua limpia y fresca ya que también ayuda a la regulación de su temperatura corporal.


Para tu felino tiene grandes beneficios beber agua, al hacerlo está favoreciendo significativamente la circulación, la digestión y la eliminación de desechos. Además, debe consumirse con regularidad para compensar la pérdida de humedad a través de la respiración y la piel. Es un elemento fundamental que apoya a las funciones fisiológicas de su organismo.


Recuerda que cualquier otra duda que tengas la mejor orientación te la dará el médico veterinario. Informándote correctamente y atendiendo las necesidades nutricionales de tu mascota, le garantizarás una larga y buena calidad de vida.