• DroideTV

Carey Mulligan habla sobre “Hermosa Venganza”


De la directora Emerald Fennell (Killing Eve) llega una deliciosa nueva visión sobre la venganza. Todos dicen que Cassie (Carey Mulligan) era una prometedora mujer joven, hasta que un misterioso suceso abruptamente descarrilló su futuro.


Pero nada en la vida de Cassie es lo que aparenta ser: ella es pícaramente inteligente, atormentadoramente astuta y vive una secreta doble vida por la noche. Ahora, un encuentro inesperado está a punto de darle a Cassie la posibilidad de reparar los errores del pasado en esta fascinante y totalmente divertida historia.


Tanto la realizadora como los equipos de producción sabían que la cinta funcionaría solo con la actriz correcta para interpretar a Cassie. “Con protagonistas en thrillers de venganza –o incluso comedias románticas, que sin lugar a dudas también lo es esta película- es muy fácil hacerlas tropos", dice Fennell. “Quería que Cassie se pareciera lo más posible a alguien que conozco. Entonces, Cassie es bastante fría, bastante reservada, increíblemente graciosa, irónica y egoísta. También quería que ella fuera atractiva y resultara deliberadamente atractiva para las personas. Ella sabe, como muchas mujeres, cómo proyectar normalidad y encanto y sensualidad cuando lo necesita. Quería que ella fuera una especie de trampa para moscas.”


Ella sabía desde el principio a quién quería seleccionar en el papel: La nominada al Academy Award® Carey Mulligan, que se ha convertido en una de las actrices más respetadas de su generación desde la innovadora actuación en el drama que alcanza la mayoría de edad de 2009 An Education que le valió elogios internacionales. Conocida por un fascinante trabajo en una serie de películas dramáticas desde Never Let Me Go, Drive y Shame hasta las recientes favoritas como Suffragette, Mudbound y Wildlife, Mulligan incuestionablemente tenía el talento para interpretar a una heroína que es fuerte pero vulnerable, alguien que proyecta apatía y a la vez por dentro está consumida por la emoción y paralizada por el dolor.


Los productores acordaron que Mulligan fue la opción perfecta –y a ellos especialmente les agradó la idea de que el guión mordazmente cómico de Fennell le permitiera a la actriz interpretar contra tipo. “Hay una idea muy icónica de Carey Mulligan y los personajes que ella interpreta, y simplemente nos gustaba la idea de trastocar eso y darle al público algo diferente de lo que esperarían de Carey", afirma McNamara. “Carey también es mucho más divertida de lo que las personas creen. Estamos presentando algo que las personas nunca esperarían de ella."



Por su parte, Mulligan estaba fascinada de interpretar a alguien que sin esfuerzo es brillante pero está profundamente dañada y es salvajemente divertida. “Por lo general, como abordo todo, es si pudiera imaginarme a alguien más interpretando el papel y estaría bien, entonces tiendo a no hacerlo”, comenta Mulligan. "Pero la idea de alguien más interpretando a Cassie me puso tan ansiosa y furiosa. La primera vez que lo leí, me asusté. Al reunirme con Emerald, comencé a entender el matiz que había. Ella se la pasó diciendo que no estaba interesada en hacer una descarnada película indie. Deseaba hacer una película que a las personas les agrade, que fuera bella y visualmente sorprendente y fascinante. Al final de la reunión con ella, yo había firmado para hacer la película.”


Como Cassie, Mulligan hace una actuación distinta a cualquier otra que haya hecho en pantalla. Cuando primero vemos a Cassie, ella se desparrama en una banco de cuero rojo en un club nocturno, con la cabeza colgando, el cabello y la ropa alborotados, en apariencia desorientada, obviamente embriagada. Sin embargo, las apariencias de Cassie nunca son lo que parecen. Se trata de una artimaña diseñada como acto inaugural de una obra de poder de género increíble, que se ha convertido en una especie de obsesión personal para ella.