• DroideTV

Downton Abbey: Una nueva era, el director Simon Curtis habla de la cinta

La cinta es protagonizada por Hugh Bonneville, Michelle Dockery, Imelda Staunton, Maggie Smith, Dominic West y Hugh Dancy

Lord y Lady Grantham anuncian que están encantados de volver a contar con la grata compañía de los amantes del cine en su mansión de Yorkshire en esta secuela de la adaptación cinematográfica de la popular serie.


El director Simon Curtis platicó sobre "Downton Abbey: Una nueva era"

¿Cómo llegaste a involucrarte como director en la película?

He tenido el privilegio de trabajar con tantos miembros del elenco y del equipo en ambos lados de la cámara en el pasado. Gareth Neame y yo habíamos trabajado juntos en un proyecto; y Liz Trubridge y yo trabajamos juntos en un filme que hice con Julie Walters. Creo que el hecho de que conocía tan bien el programa y a todos los personajes, además del hecho de que lo había seguido muy de cerca desde el primer episodio, todo aterrizó a mi favor.


¿Qué te gusta de la serie y de la primera película?

Había leído el guión del primer episodio muy pronto y me encantó. Luego, cuando la vi, realmente pensé que era extraordinaria, vi cada episodio de la serie de televisión y me encantó. Mi mayor admiración está reservada para los actores y Julian Fellowes. Julian es un genio al brindarles a todos una historia llena de esos momentos reveladores de humor y emoción que caracterizan el programa, al igual que lo hizo Chéjov con sus historias. Eso fue muy gratificante de resolver cada vez que establecimos una escena; para encontrar el ritmo emocional. Creo que la razón por la que Downton Abbey resuena con su audiencia es porque es un momento específico en el tiempo que es universal porque trata a todos con respeto. No importa su edad o su clase o su papel, Julian les da a todos una humanidad y una cierta dignidad.


Conociendo tan bien la serie como tú, ¿te sorprendió este guión cinematográfico?

Pensé que era un guión muy satisfactorio que brindó resolución a muchas de las historias, incluso más que la primera película. Le dio a los personajes clave historias realmente geniales con las que trabajar. Aprovechando la historia de la realización de películas en el Reino Unido con la película dentro de una historia cinematográfica y un viaje al sur de Francia.



¿Dónde dejó la última película a los personajes y dónde los volvemos a encontrar al comienzo de esta película?

Al final de la última película había la sensación de que Tom y Lucy se iban a casar y nueve meses después aquí estamos en la boda. Violet, que sabíamos que estaba enferma, ahora se mudó de regreso a Downton Abbey para estar más cerca de la familia. Cuando todos regresan a Downton de la boda, son recibidos con una bomba. Violet ha recibido una carta y revela que, de la nada, le han dejado una hermosa villa en el sur de Francia y eso inicia un misterio que implica un viaje a Francia para descubrir la verdadera historia detrás de eso.


¿Cuál es el trasfondo de la película que se filma dentro de la propia película?

Un director, Jack Barber, interpretado por Hugh Dancy, llama a Downton Abbey para

solicitar el uso de la casa como locación para su próxima película, The Gambler. Curiosamente, al igual que la famosa El chantaje de Hitchcock, que fue una película muda hecha en los años 20, justo cuando apareció el sonido en el cine. Hitchcock tuvo que revolverse y convertirlo en un cine sonoro y eso es lo que le sucede a la película de Barber. Inevitablemente, nuestros personajes se involucran en la realización de esa película y su transformación de una película muda a una sonora con mucha hilaridad y consecuencias para todos.


¿Cómo reaccionan la familia y el personal ante la llegada de estas estrellas de cine a Downton Abbey?

Como era de esperar, reaccionan con una mezcla de horror de los tradicionalistas como Robert y Carson y entusiasmo de algunos de los miembros más jóvenes de la casa, por ejemplo, Daisy está fuera de sí ante la perspectiva de conocer estrellas de cine.



Habiendo trabajado previamente con muchos de los actores, ¿cómo fue dirigir un conjunto tan grande?

He tenido mucha suerte en que algunas de las cosas que hice en televisión, como David Copperfield y Cranford, significaron que tenía experiencia trabajando con un gran elenco. Lo que es intimidante de dirigir Downton (que estoy seguro de que todos los directores anteriores también han sentido), es que no existe una escena fácil en Downton. Puede haber hasta cuatro miniescenas dentro de una escena más grande y cuatro grupos diferentes de conversaciones que requieren cobertura desde varios ángulos diferentes y que toman tiempo. En esta película teníamos el conjunto habitual de actores, luego añadimos el equipo y los actores de la película dentro de la película, además de nuestro propio equipo, y eso ascendió a más de 50 montajes para una escena de cena en particular durante tres días. Fue un alivio llegar al final de esa escena.


¿Cuál crees que es el atractivo perdurable de Downton Abbey para el público de todo el mundo?

Lo que Julian hace tan bien es darles a todos una dignidad y una humanidad, ya sean jóvenes o viejos o cualquiera que sea su trabajo o clase, y creo que la gente de todo el mundo responde a eso. La criada de la cocina y la señora de la casa son igualmente importantes en la mezcla de la historia y es un ejemplo de sociedad trabajando unida. No es que todo en 1929 fuera grandioso para la gente que vivía en ese momento, pero había cosas y elementos de esa vida que parecen envidiables ahora, donde la gente trabajaba en conjunto. La primera película salió en un momento en medio del Brexit y Trump, donde la gente tenía nostalgia durante años cuando se sentaba en sus sofás a ver la serie y ser feliz un domingo por la noche con su familia. Espero que esta película llegue en un momento en el que, en particular, al salir de la pandemia y de unos años que han sido tan difíciles para tantas personas en todo el mundo, brinde la familiaridad y el entretenimiento que tanto necesita. Espero que esto sea un regalo para el mundo de una montaña rusa divertida, emocional y entretenida, justo cuando se necesita.