• DroideTV

Edgar Nito estrena "Huachicolero" en Prime Video


"Huachicolero", ópera prima del director mexicano Edgar Nito, se estrena en México a través de la plataforma de streaming Prime Video. La película fue premiada en el reconocido Festival de Cine de Tribeca en 2019 y nominada a 4 Premios Ariel en 2020.


Huachicolero es un coming of age que se filmó en 2017 en Irapuato, Guanajuato, ciudad natal del director, cuando el robo de combustible no era un problema de la agenda nacional, pero ya era un tema que aparecía en los titulares de la prensa regional. La película narra la historia de “Lalo”, un niño de 14 años enamorado que busca impresionar a una joven y quien sin dinero para comprar un regalo, se involucra con un grupo de delincuentes que se dedica al robo de combustible.


Huachicolero es una coproducción entre México, España, Estados Unidos y Reino Unido. A nivel actoral, la cinta cuanta con la participación de tres jóvenes actores: el protagonista Eduardo Banda, actor natural que fue nominado a Mejor Revelación Actoral en los Premio Ariel 2020, y los noveles Regina Reynoso y Pedro Joaquín; respaldados por la trayectoria del primer actor Fernando Becerril y los experimentados Pascacio López y Leonardo Alonso.

El soundtrack de la película cuenta con la música original del reconocido hiphopero mexicano de origen guanajuatense Santa Fe Klan, quien compuso el tema “Mi Guanajuato” para la cinta, el video también está dirigido por Edgar Nito. Además, incluye otros temas de su autoría como “Descontrol”, “Alebrestados” y “Cumbia Pandillera”. Platicamos con Edgar sobre su cinta:


¿Cómo se llevó a cabo el trabajo visual de la película?

Fue un trabajo serio de bastante tiempo de preparación, pero que se basa mucho en el esquema de producción que teníamos. Al ser mi ópera prima pasé un rato buscando apoyos para una película, que era otro guion, y en algún momento nos dimos cuenta que con recursos limitados podríamos comenzar este otro proyecto.


Esta película es independiente y la tarea de realizarla iba a ser de acuerdo a las cosas que teníamos a nuestro alcance. Por ejemplo la ciudad de Irapuato es donde yo crecí, conocemos varias personas, la gente de producción y teníamos bastantes apoyos en ese sentido. A partir de ahí se empieza a construir este universo, sabíamos que nuestras limitantes a nivel de presupuesto tenían que ser nuestras ventajas.


Las locaciones fueran lugares reales que funcionarían sin necesidad de nosotros construir o decorar de una manera. Creo que por una parte hubiera sido muy difícil lograrlo si hubiéramos tenido más dinero, porque llegar a ese nivel de realismo implica mucho tratamiento sobre las cosas y nunca se hubiera visto igual. Adquirimos la decisión de iluminar en su mayoría de manera natural, con la luz de día o atardeceres, amaneceres, utilizar las fuentes de luz y los lugares de manera realista. El fotógrafo de esta película Juan Pablo Ramírez es uno de los mejores que hay ahorita y de los que se va a escuchar mucho en los próximos años y su ojo es intocable.

La cinta es un contraste entre el mundo turbio al que el protagonista, alguien inocente se adentra, ¿cómo surgió esa idea?

Sabíamos que queríamos contar una historia con personajes complejos y para eso necesitas ambos lados, no nada más tener personajes muy malos o muy buenos sino ver los dos lados de cada uno. Quien lleva la trama, justo su inocencia es su gran virtud, pero también lo que lo lleva a vivir las experiencias que le tocan. Lo que decide llevar a cabo no lo hace con malicia y queríamos justo que te enamorarás primero de nuestros personajes, pero también sufrieras con ellos.


¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Eduardo Banda como el protagonista?

Es un gran tipo, un gran ser humano, en ese momento un niño, ya es mayor de edad. Tiene mucha chispa, es muy divertido, que siempre está jugando pero creo que eso ayuda mucho a poder trabajar juntos y en esta película. Muchas veces aportó a la historia cosas que no estaban escritas, sobre todo en diálogos, que de pronto eran de una manera y el imponía todas sus localismos, lo que el personaje era iba cobrando vida.

Trabajamos con él sin que se aprendiera el guion, inclusive sabía de qué iba a la historia por lo que le contaban sus papás, porque ya la conocía, pero yo les pedí que no le contarán todo para que fuera descubriendo a la par del personaje.


¿Cómo sucedió la participación de Santa Fe Klan en la banda sonora?

Mientras hacíamos casting en la zona donde filmamos, hay un lugar qué es como una tienda, que inclusive sale la en una película, donde están tomándose una cerveza. Ahí convivimos también con la comunidad por mucho tiempo, ahí escuché por primera vez a Santa Fe Klan en una de las bocinas, era por el 2016 y entonces no era tan famoso como es hoy.


Me llamó mucho la atención que alguien de Guanajuato estuviera haciendo ese tipo de música, y ya después fui fan. En el proceso de edición me preguntaron en esa escena ¿que estarían escuchando los chavos? y yo dije lo que escuchan en realidad y le presente las canciones que me gustaban de Santa Fe, ya que estaba montado decidimos que sonaba muy bien. Buscamos a Ángel Quezada, nos comunicamos con la gente que lo movía en esos momentos, les presentamos la película, comimos unas pizzas. Les presentamos la película sin terminar para que vieran un poco de que iba y a él le gustó mucho, se emocionó, se identificó con los personajes y nos empezó a contar varias anécdotas. Nos dijo que está bien, que podíamos usar la canción, no dijo que si no queríamos una canción original y de ahí surgió “Guanajuato”. Decidimos hacer un video que yo dirigí. A partir de ahí se abre una buena relación de amistad y ahorita estamos colaborando en otro proyecto juntos, en un nuevo disco de cumbias y el concepto de los vídeos oficiales lo hemos hecho nosotros.


Disfruta película en Prime Video aquí.