• DroideTV

El director Joe Berlinger habla sobre "Ted Bundy: Durmiendo con el asesino"


La cinta se estrena en cine el 26 de julio


Con solamente el cinco por ciento de la población mundial, Estados Unidos ha sido hogar del sesenta y siete por ciento de los asesinos seriales documentados en el mundo- unos impactantes 2,743 durante el último siglo y medio. Y el FBI estima que en todo momento, existen de 25 a 50 asesinos seriales activos operando en Estados Unidos. No obstante, incluso con tanta matanza, sin duda un asesino serial en particular se ha cernido en la psique colectiva de los americanos Theodore Robert Bundy.


La historia de Ted Bundy es sórdida y dramática. Bundy confiaba en su atractiva apariencia para encantar a sus víctimas y asesinarlas. También era adepto a cambiar su modus operandi para confundir a los investigadores. Escapó de la custodia de la policía dos veces con fugas atrevidas e imaginativas. Entonces, justo días antes de su ejecución el 24 de enero de 1989, Bundy finalmente confesó asesinar más de 30 mujeres entre 1974 y 1978, después de años de negar sus atroces crímenes. Los expertos creen que el verdadero número de víctimas de Bundy es mucho más alto


Pero lo que realmente distingue a Bundy, más allá del número de víctimas y su habilidad al eludir su captura, es que pocos asesinos seriales americanos alcanzaron su nivel de perversa celebridad e incluso admiración de parte de tantas personas que durante años creyeron que era inocente. Bundy brillantemente utilizó el podio de los medios masivos americanos para ganar una gran cantidad de fanáticos adeptos desafiando todas las expectativas del tipo de persona que termina siendo un asesino serial. Poniéndolo de manera sencilla, como un encantador, apuesto y aparentemente recto hombre blanco, sus amantes y muchos amigos y conocidos no podían creer que él fuera capaz de los viles actos que cometió, lo que le permitió no ser detectado por muchos años. E incluso durante su juicio, atrajo simpatizantes los cuales no podían ver más allá de su aspecto y encanto.


Pero ya ha habido otras películas, documentales y libros sobre el infame asesino, ¿por qué retomar el tema de nuevo? "La respuesta se encuentra en el extraordinario guion de Michael Werwie, el cual sitúa la historia desde el punto de vista de su novia por muchos años, Elizabeth Kloepfer. Al estructurar la acción desde la perspectiva de su novia de la vida real, no es la película voyerista común de un asesino serial. No estamos siguiendo a

los investigadores conforme atrapan a Ted, o viajando en sus zapatos conforme obtiene una emoción visceral al cometer estos terribles actor o revisitando los lugares en los que escondió los cuerpos de sus víctimas (como hizo a menudo). En lugar de eso, la audiencia experimenta el desencadenamiento de los eventos conforme Liz los percibe- que Ted está atrapado en una pesadilla kafkiana de coincidencias desafortunadas….", compartió el director. Un hombre inocente atrapado por el sistema. Esto le permitió subvertir el género cinematográfico de asesino serial al otorgar al espectador la tensión de una sentencia injusta mientras que al mismo tiempo y lentamente se les va revelando el significado verdadero de lo que está sucediendo.


"A primera vista, mi perfil como documentalista que ha pasado la mayor parte de su carrera usando el cine y la televisión para enfocar la conversación en la reforma a la justicia criminal y la problemática de aquellas personas que han sido condenados injustamente podría parecer raro al hablar de la historia del asesino serial más icónico de Estados Unidos", compartió.

Obviamente, una persona que ha sido sentenciada injustamente es alguien que es inocente pero que todos creen que es culpable. Este guion le dio la oportunidad de explorar el fenómeno opuesto… una persona culpable pero que todos los que la rodean creen que es inocente. Explorar este fenómeno inverso- una mujer que cree en la inocencia de su pareja culpable- da a la película una introducción cercana y emocionalmente impactante a la historia de Ted Bundy.


"Este tema de la naturaleza de la verdad es la razón por la cual decidí que el título de la película no debería aparecer sino hasta el final de la película. Ciertamente, las personas sabrán el título al comprar los boletos y entrar al cine. Y ese título parecerá de broma para la mayoría; que la película debe estar burlándose de este tema. Pero, en el momento en el que emprendamos este viaje con Bundy, y John Malkovich como el Juez Edward D. Cowart lo sentencie a muerte por sus actos “Extremadamente retorcidos, espantosamente malvados y viles1”, el título tomará un nuevo significado. Vemos el título por lo que es- la descripción de la profanación que un depravado asesino cometió contra seres humanos reales. Ya no parece divertido. Es real y es terrorífico y siempre lo fue así- simplemente no veíamos así el título antes de que comenzara la película. Y esa es la naturaleza de la saga Bundy- la verdad se encontraba ahí para que todos la vieran, pero nadie fue capaz de enfrentar la verdad hasta que fue demasiado tarde" finalizó.