• DroideTV

El rey ciervo: una adaptación con un mensaje muy actual

El filme se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy

Este jueves 13 de octubre llega a las salas mexicanas la película El Rey Ciervo, adaptación a la pantalla grande de la saga de libros de Naoko Uehashi. La película está co-dirigida por Masashi Ando, quien previamente ha trabajado en grandes títulos como La princesa Mononoke, Paprika y Your Name, entre otras. La dupla se complementa con Masayuki Miyaji, conocido por Fusé: Memoirs of a Huntress y Xam’d: Lost Memories.


La historia nos transporta al reino de Aquafa, el cual es sometido por el imperio de Zol, quienes avanzaron rápidamente una vez que se erradicó una fiebre letal que los mantenía a raya. Ahora, previo a la visita del emperador, la misteriosa enfermedad amenaza con volver a cobrar las vidas de los habitantes de Zol. En medio de este ambiente conocemos a Van, un esclavo en las minas de sal que sobrevive a un violento brote de esta fiebre junto a Yuna, una niña huérfana. Sin saberlo, este par atraerá la atención de más de uno, quienes buscarán convencerlos de que sus intereses son los correctos.


De acuerdo con Raquel Laforet y su blog La nave invisible, en la tetralogía literaria Uehashi “utiliza la biología del cuerpo humano como una metáfora de las interacciones interculturales, explorando modos en que los humanos pueden coexistir”. Esto es interesante ya que la historia de la película es compleja de origen, pues nos muestra un mundo con altas tensiones políticas donde los soberanos no son totalmente malos ni los rebeldes completamente buenos, sino que hay matices que hacen que Van tenga una decisión difícil de tomar.


La película tiene un ritmo bastante peculiar, ya que hay varios momentos de contemplación y reflexión que nos permiten entender la perspectiva de los diferentes personajes; al igual que la vida misma, en momentos parece no tener un rumbo concreto, pero conforme avanza la trama cada punto se va uniendo hasta su desenlace. Curiosamente, aunque la fantasía y el animismo son vitales para la trama, se trata de una especie de “fantasía dura” con conflictos bastante realistas y culturas ricamente detalladas, más encaminado a lo que hace Dune en la ciencia ficción.


Respecto a la fantasía, hay ciertos tópicos que recuerdan profundamente a la Princesa Mononoke, a fin de cuentas el tratamiento de la relación entre el ser humano y la naturaleza está estrechamente relacionado con la forma en la que la cultura japonesa concibe esta relación. No obstante, sabe marcar muy bien los distintos subtemas que la componen, dando como resultado una película sobre la resiliencia, la familia, el respeto a los demás y la búsqueda de la paz.


La parte gráfica también es muy valiosa, con paisajes maravillosos, un diseño de personajes memorable y un cuidadoso uso de su paleta de colores, dando un aspecto natural y onírico al mismo tiempo. Si bien se trata de una historia llena de subtramas de tal manera que debes prestar atención para no perder los detalles, creo que tiene una propuesta refrescante con una historia madura y un final conmovedor.