• DroideTV

Jake Gyllenhaal, Eiza González y William James Sharp hablan sobre "Ambulancia"

En 2020, una pandemia mundial descarriló y retrasó los estrenos y producciones de películas en toda la industria, pero para el cineasta Michael Bay, despertó un proyecto.

En este trepidante thriller del director y productor Michael Bay, un condecorado veterano de guerra Will Sharp desesperado por conseguir dinero para cubrir las facturas médicas de su esposa, pide ayuda a la única persona que sabe que no debería —su hermano adoptivo Danny, un carismático delincuente de carrera, a cambio le ofrece que den un golpe: el mayor atraco a un banco de la historia de Los Ángeles: $32 millones de dólares.


Yahya Abdul-Mateen II, estrella de Watchmen, Us, Candyman y The Matrix Resurrections, inmediatamente conectó con un hombre que enfrenta una decisión imposible.

“Lo que más me atrajo de este papel fue la oportunidad de interpretar a un buen tipo que tiene un problema”, dice Abdul-Mateen. “Conocemos a Will cuando debe decidir si hace o no lo necesario para salvar a su familia. Cualquiera de los dos caminos tienen un precio alto. Podría ir a la cárcel y perder a su familia, o podría perder su vida en la persecución. Se le acabaron las buenas opciones. Will cuenta con una serie de habilidades donde es capaz de separarse y decir: ‘Ahora que estoy en esta situación, mi trabajo es salir de ella, volver a casa y luego me ocuparé de las repercusiones’”.

Cuando el guionista Chris Fedak empezó a escribir el libreto en el 2015, La historia del departamento de asuntos de los veteranos de guerra estaba en todas las noticias —cómo los soldados que regresaban de Irak y Afganistán no eran atendidos por su propio país. “Me pareció que ese era un lugar para empezar una historia”, dice Fedak. “Si estás en una situación bastante difícil, tu familia tiene problemas y tu esposa necesita una operación, ¿qué harías para ayudarlos?”


A lo largo de la película, Will se verá forzado a tomar decisiones que definirán no solo su propio futuro sino el de su familia, el de su hermano, y el del oficial de policía gravemente herido y la valiente paramédica que se han convertido en rehenes involuntarios de Will y Danny. Abdul-Mateen nunca permite que el público olvide el corazón del hombre detrás de esas decisiones.



Desde que el padre de Danny Sharp trajo a su casa a su hermano adoptivo Will, Danny ha estado pendiente de su hermano pequeño. Cuando Will le pide un préstamo, él quiere ayudarlo de manera genuina, pero también se da cuenta de lo mucho que extraña contar con un compañero en el que pueda confiar. Todo lo que Danny tiene está vinculado con este atraco a un banco, y necesita un hombre más. El único para este trabajo es su hermano, un héroe de guerra.


Furioso contra un sistema que permitió a Will arriesgar su vida por su país solo para ser revocado en un momento de necesidad de su familia, Danny haría cualquier cosa por Will. Ahora, todo lo que pide es que Will haga esta pequeña cosa por él. Brillante, carismático y peligroso, Danny es un fascinante caldero de lealtades, planes y ambiciones contrapuestas. Y nadie era más adecuado para darle vida que Jake Gyllenhaal.


El papel intrigó a Gyllenhaal en múltiples niveles. “Cuando estaba leyendo el guion, yo me preguntaba: ‘¿Hay una relación real en medio de esto? ¿Hay intereses emocionales en juego?’”, dice Jake Gyllenhaal. “También me encantaba Danny porque parecía un personaje divertido. Me gusta transitar por esa línea en la que el público se preocupa por alguien y a la vez le tiene un poco de miedo”. En Bay, Gyllenhaal descubrió a un cineasta que es un maestro filmando acción y sacando emociones profundas. “En mis conversaciones con Michael, ambos queríamos crear una relación que se sintiera como una verdadera dinámica de hermanos, llena de todo el desorden y el amor que tienen esas relaciones”, apunta Gyllenhaal.

Puesto que los hermanos están atrapados con la paramédica Cam Thompson y un oficial de policía herido de gravedad la mayor parte de la historia, se ven obligados a confrontar quiénes son en su mejor momento... y en el peor de ellos. “Cada uno de estos personajes se encuentra en la ambulancia con algo que aprender y contra lo que ha luchado”, indica Gyllenhaal. “Este viaje a lo largo del día saca a la luz todos sus secretos”.



La paramédica del condado de Los Ángeles Camille “Cam” Thompson se maneja mucho mejor con los pacientes inconscientes que con los amigos que quieren tener una conversación más personal. Como oficial líder de entrenamiento de campo de la ambulancia Nº 3 de la Compañía Falck, Cam está a cargo de capacitar a su nuevo compañero, el técnico de emergencias médicas Scott Dawkins al inicio de lo que se convertirá en el día más difícil y peligroso de su vida.


A Cam la interpreta Eiza González, ella se sintió atraída por la carga emocional y el impacto que los acontecimientos de la película tienen en su personaje.

“Cam está en constante movimiento y no se muestra vulnerable”, dice González. “Vive en la euforia, y va tras eso; eventualmente, la vida real la alcanza. Presenciar ese momento de ruptura fue muy interesante. En las historias filmadas, a menudo vemos el lado bonito de los paramédicos, pero nunca vemos el otro lado de la moneda... o la parte emocional de sus vidas que los hace perderse a sí mismos”.

González también valoró que Cam fuera un personaje plenamente realizado por derecho propio. Ella no es un dispositivo argumental para apuntalar a un protagonista masculino. “Rara vez vemos a un personaje femenino que tenga que tomar la decisión entre su propia vida y la de los demás”, afirma González. “Por lo general, es una historia inducida por el amor o algo como ‘no tienes otra opción porque eres mujer’. Esto es más honorable, y Cam se elige a sí misma y a su paciente”.


El rodaje fue diferente a todo lo que González había experimentado antes. “Estás cubierta de mugre, sudor y sangre, y se siente tan real”, observa González. “Es difícil pensar en la actuación y en las líneas mientras tu cuerpo va a mil por hora. Llovía, el aire nos daba en la cara y teníamos miedo. Se hacía difícil pensar en las intenciones de la escena, pero por esa razón, fue la mejor experiencia para mí. Espero que la gente lo disfrute porque hemos puesto nuestro corazón, sangre, sudor y lágrimas en esto. Todo el mundo se esforzó al máximo, desde el equipo de producción y el de dobles de acción, hasta el elenco. Ha habido mucha dedicación y amor”.