• DroideTV

Lana Wachowski regresa a The Matrix y platica sobre el nuevo filme

Con esta cinta regresamos a un mundo con dos realidades: una, la vida cotidiana; la otra, lo que hay detrás de ella.

De la visionaria directora Lana Wachowski llega Matrix Resurrecciones, la muy esperada cuarta entrega de la innovadora franquicia que redefinió todo un género. La nueva película reúne a las estrellas originales, Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss, interpretando a los icónicos personajes que hicieron famosos: Neo y Trinity.


Lana Wachowski expresa que todo su arte proviene de un lugar emocional. "Pienso en las cosas intelectualmente, pero todo está guiado por una emoción. Por ese deseo de decir algo sobre mi corazón y de llegar al corazón de otras personas. Y eso se hizo cada vez más claro a lo largo de mi carrera. Artísticamente, Cloud Atlas fue un gran descubrimiento para mí y luego Sense8 fue probablemente la cosa más autobiográfica que he hecho, en la que soy realmente yo. Y quise poner ese mismo empeño en la trilogía. La trilogía es un amor realmente hermoso, es la lucha de los seres humanos y el significado de nuestras vidas, todo está ahí. Luchaba con todo eso cuando era joven. Pero quería que este yo mayor, que este corazón mayor, fuera parte de la trilogía de Matrix. Esa es una de las razones por las que quería volver".


Lana agrega que después de que terminaron Sense8, que describe como una gran experiencia, sintieron que habían terminado. "Lily tampoco quería seguir haciendo películas y decidimos que, por el momento, ese sería el final. Luego nuestros padres se enfermaron y mi esposa y yo regresamos a Chicago y nos mudamos con ellos y los cuidamos durante los últimos meses de sus vidas. Una noche, me desperté y tenía mucho dolor y en el duelo que estaba experimentando con la muerte de mis padres, mi cerebro quería imaginar una historia que fuera reconfortante. Y así, una noche, mi cerebro resucitó y dio vida a estos dos personajes que estaban muertos: Neo y Trinity. Inmediatamente mordí el anzuelo de esa idea con la que me desperté, así que bajé las escaleras y comencé a escribirlo".


La directora agrega que es hermoso ver de nuevo a Keanu y Carrie en esto. "Tienen la edad perfecta para hacer esto en este momento, tenemos la edad perfecta. Todo parece estar alineado de alguna manera. Y Keanu está en esta edad ideal, en la que si fuera mucho mayor, no sería posible hacerlo. Y si fuera mucho más joven, no tendría tanto peso ni resonancia. Y cuando dice diálogos como: “Siento que nada de lo que he hecho en mi vida ha importado”, estas son preguntas con las que estamos lidiando, preguntas que nos hacemos nosotros mismos. Llegas a la siguiente parte de tu vida, en la que empiezas a centrarte en “¿Qué es real?” Y lo que importa se vuelve cada vez más sutil. Y ves que ambos lo reflejan y eso es posible solo gracias al paso del tiempo. Carrie le demostró un nivel completamente nuevo. Es decir, ella fue valiente y extrema durante la primera trilogía, pero ahora lo llevó a otro nivel y es simplemente extraordinaria. Y por supuesto, está Keanu, lo amo. Realmente quería volver a experimentar esto y ver cómo era volver a esta narrativa con él".


Lana también reflexiona sobre la evolución de su cine, que va a la par de su evolución como persona y como artista, "y me siento cada vez más cómoda con la incertidumbre; de hecho, empezó a gustarme mucho. Por ejemplo, el sol es la forma más incierta de iluminar una película. Es muy impredecible. Nunca sabes lo que te va a dar el sol. Nunca se sabes cómo se reflejará o qué cosa cuántica mágica aportará a una imagen. Y al principio, me aterrorizaba el sol, porque nunca sabes lo que va a hacer. Luego conocí a John Toll y me enseñó a amar el sol. Y amar el sol fue lo que me llevó a amar la incertidumbre. Cuando un actor aporta algo de magia a un momento, y además está el sol, y junto forman esa cosa que tal vez nunca se te hubiera ocurrido, se produce una energía increíble, y para mí esa es la mayor emoción. Así que siempre estamos buscando, siempre estamos cambiando. El sol está resplandeciente y es perfecto durante 20 minutos, y tratas de filmar una escena de seis páginas de diálogo en solo esos pocos minutos. Es casi en tiempo real, haces un plano general, un plano medio, un primer plano. Filmas todo lo que necesitas de esta manera improvisada. Y eso es a lo que quería aferrarme cuando volviera a Matrix Resurrecciones. En lugar de volver a ser preciso, quería aportar esta energía de improvisación"

Finalmente Lana Wachowski comparte que la energía de Matrix marcó el tono de la carrera de Lily y la suya. "Siempre hemos buscado personas que sientan que pueden intentar hacer cualquier cosa de manera diferente, que no tienen que hacerlo de la manera habitual, personas que buscan algo que sea desafiante y fuera de su zona de confort y ámbito de experiencia. Y ese es el tipo de persona que soy como ser humano y probablemente, como artista: empujo a la gente a probar cosas de las que tal vez no creían que eran capaces. Y quizás tampoco pensé que yo fuera capaz de hacerlo".