• DroideTV

Las mentes detrás de la memorable "Boda sangrienta"


El trío de realizadores conocido de manera colectiva como Radio Silence (SOUTHBOUND, DEVIL’S DUE V/H/S), compuesto por los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, y por el productor ejecutivo Chad Villella, son reconocidos por su singular mezcla de comedia, aventura y terror, con un buen ojo para los guiones originales que, a su vez, son distintivos.


Para BODA SANGRIENTA, el codirector Gillett habla acerca de tomar una historia convencional y llevarla al extremo: “Nos encantó la idea de que pudieras tomar algo que es tan familiar y relevante, como casarte con una familia, y darle una vuelta al género de una manera juguetona —pero también de una forma peligrosa y extrema”.

La premisa del filme proviene del equipo de guionistas Guy Busick y R. Christopher Murphy, quienes han sido amigos y socios escritores durante décadas. Gillett comenta, “Fue refrescante leer una idea totalmente original”. Villella añade, “Sin lugar a duda, nos llamó la atención”.


Los guionistas apreciaban películas como la clásica ROSEMARY’S BABY, que Mia Farrow protagonizó de manera memorable en el papel de la desconcertada, pero tenaz, Rosemary. Busick recuerda, “Los riesgos son mortales en ROSEMARY’S BABY, y, en gran medida, es impulsada por los personajes. La película es aterradora, pero también hay un dejo de picardía y de lo absurdo”. Él y Murphy se deleitaron ante la idea de un thriller —tanto contemporáneo como atemporal— impulsado por una mujer, que pusiera a la joven en un conflicto a otro nivel con sus suegros nuevos, en una batalla nocturna de supervivencia.


El acceso de la audiencia a los extraños rituales de trastienda de la familia se da a través de la historia de la heroína Grace, un pez fuera del agua, cuyo desafortunado destino es ser parte del “juego” familiar” que determinará su destino. Al reflexionar sobre la naturaleza tormentosa del juego, la productora ejecutiva Tara Farney acota, “Eliges la carta y ese será tu destino, pero la carta también te escoge a ti. Hay un pequeño mensaje subyacente de que el diablo está en busca de personas que son puras de corazón, y Grace es justo eso. No puede esperar a deshacerse de ella”. Pero el diablo no contaba con que Grace contraatacara.


Listos con un primer tratamiento sólido, los guionistas le llevaron el guión a su amigo James Vanderbilt (MURDER MYSTERY, ZODIAC). Un consumado escritor y director, Vanderbilt sumó su compañía productora Mythology Entertainment al proyecto y después se asoció con el productor Tripp Vinson (MURDER MYSTERY, SAN ANDREAS) y su compañía, Vinson Films. El desarrollo del guión continuó de manera rauda, toda vez que Vinson ubicó el encanto de la historia dentro de un espléndido linaje de películas de terror, incluyendo THE MOST DANGEROUS GAME, CABIN IN THE WOODS y YOU’RE NEXT —en las que seres humanos son cazados como deporte.


“BODA SANGRIENTA es un poco sui generis”, comenta Vinson. “Sabía que no íbamos a poder conseguir un presupuesto elevado como el de una película de cómics. Pero eso nos permitió tomar riesgos creativos”.


Cuando se dio el llamado para buscar directores, Radio Silence contestó. Vinson admite, “Cuando escuché que tres personas iban a venir y nos iban a hablar acerca de BODA SANGRIENTA, estaba un poco inquieto”. Pero dado que el colectivo de realizadores —que consiste en los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, y el productor ejecutivo Chad Villella— había comenzado a trabajar en el 2009, su reputación había crecido gracias a sus cortometrajes y largometrajes.


Gillett explica, “Es como estar en una banda. Los tres hemos trabajado juntos para crear un sonido muy específico. Sabemos cómo cada uno ha afinado su instrumento, y todos somos buenos en cosas distintas”.


Bettinelli-Olpin añade, “Los personajes tenían grandes atributos, y eso nos emocionó. El viaje que Grace emprende te mete de lleno [a la historia]”.


Los guionistas estaban fascinados con la decisión que se tomó del equipo de directores. Busick indica, “Sabíamos que Matt, Tyler y Chad no sólo le iban a hacer justicia al guión, sino también que lo iban a mejorar con su estilo propio —que embonaba de manera perfecta con la visión que teníamos de la historia”. Murphy añade, “Desde el primer momento que nos mostraron el arte conceptual de lo que tenían en mente, dije, ‘Lo entendieron’. Nunca hubo duda alguna”. La productora ejecutiva Tara Farney añade, “Entendieron el tono de esta película a cabalidad y supieron cómo balancear la ironía y la comedia con el terror”.


“Elaborar un buen susto es, de hecho, muy similar a elaborar un buen chiste. Lo montas y hay un remate”, comenta Gillett.


Los actores en el set apreciaron el enfoque “atrévete” del equipo para abordar su trabajo en la película. “Llegaban preparados, pero todos trabajaban con nosotros de manera muy constructiva en el set. Como directores, Tyler Gillett es un artesano con la cámara, mientras que Matt Bettinelli-Olpin primero habla con los actores, pero se desconectan; es como una simbiosis”, añade el miembro del reparto Mark O’Brien.

Gillett lo resume, “Nosotros tres —Matt, Chad y yo— no estaríamos haciendo esto si no fuéramos amigos y no amaramos trabajar juntos. ¡No sería tan divertido si sólo fuera una persona!”.