• DroideTV

Review: Rocketman


Una cinta tan fascinante como la personalidad de Elton, donde la trama fluye caminando ligeramente entre algunos de sus temas, potenciado por musicales y un vestuario espectacular.


La película sigue el viaje en el que el tímido prodigio del piano Reginald Dwight, se convirtió en la superestrella internacional Elton John. Esta inspiradora historia, ambientada en las canciones más queridas de Elton John e interpretada por Taron Egerton, cuenta cómo un chico de un pequeño pueblo se convirtió en una de las figuras más icónicas de la cultura pop.


En esta ocasión Dexter Fletcher, quien trabajo anteriormente con Egerton en **Eddie Eagle, y que se trata de su segunda biografía musical después de la exitosa **Bohemian Rhapsody de la cual no fue acreditado, ahora tiene completa libertad para crear una cinta tan mágica como el homenajeado.


Se nota que esta vez pudo aplicar su firma y supo encontrar el lenguaje correcto para contar la historia, con la mezcla esperada de melodrama, los momentos climáticos que te deja un buen sabor de boca al salir.


Egerton hace un buen papel al no solo transformarse físicamente sino al bailar y cantar borrando la línea y haciendo un trabajo que nos adentra sin problema a la piel de Elton. El cantante, sobre todo en sus primeras etapas, presentaba atuendos estrafalarios que se convirtieron en su firma y esa fantasía se traslada a la manera en como esta cinta se narra también. Ya que vemos las transiciones temporales enlazarse casi siempre con momentos musicales, perfectamente coreografiados. En realidad no nos describen una fecha en sus diferentes etapas, simplemente se muestran, lo que funciona para no convertirse en una biografía estricta que ayuda a mantener más el aspecto personal y cercano que esperan suceda.


Los vestuarios son excelentes, no solo los que usa Elton, sino la ambientación de la época, una herramienta usada eficazmente. Aunque evidentemente la atención va para el músico, replicados de aquellos que le conocemos pero ahora a detalle vistos en pantalla grande lo hacen aun más espectacular. Las canciones además en muchos momentos se convierten en parte de la narrativa.


Las relaciones personales son muy importantes, su amistad con el compositor Bernie Taupin es el eje de la historia, y lo muestra como una de sus rocas en la vida, alguien que siempre estuvo a su lado. No hay censura sobre su vida amorosa incluyendo una escena de sexo. Lo curioso aquí sería que alguien no sepa nada sobre Elton John y se sorprenda al saber que es gay, sería algo muy curioso.


De principio a fin la cinta juega con la magia que en la vida real transmite este talento, otorgando un espectáculo donde el drama, la música, la fantasía se equilibran sin problema.

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W