top of page
  • Foto del escritorDroideTV

Saw X: el regreso de Tobin Bell como Jigsaw en una faceta diferente

Ubicada en México, esta nueva entrega Saw X se enfoca en el icónico asesino que comenzó el juego.

Saw X: el regreso de Tobin Bell

¿Qué harías si tuvieras una mínima esperanza para estar bien? ¿qué pasaría si utilizaran esa esperanza en tu contra? Dos años después del spin off Espiral: el juego del miedo continúa con una pobre recepción y el rumor de que sería el final para una de las sagas modernas de terror, Saw X redobla las apuestas con varios conocidos dentro y fuera de la pantalla, como su director Kevin Greutert (Saw VI, Saw 3D, Visiones) junto a Josh Stolberg y Pere Goldfinger (Saw VIII, Espiral) como guionistas.


La décima entrega de la saga se ubica entre los sucesos de Saw y Saw II, de manera que se enfoca en John Kramer (Tobin Bell) durante sus últimos meses de vida, cuando parece resignarse ante su enfermedad, aparece un tratamiento experimental que podría salvar su vida, por lo que no duda en viajar a México para recibir dicho tratamiento. Kramer se siente renovado hasta que se da cuenta de que lo han engañado y ahora le dará una lección a todos los involucrados.


Este nuevo episodio trae caras nuevas, incluyendo algunos talentos nacionales: Synnøve Macody Lund, Steven Brand, Paulette Hernández, Renata Vaca, Octavio Hinojosa, Joshua Okamoto, entre otros, sin mencionar el regreso de Shawnee Smith. La película tiene la cualidad de mostrarnos una faceta intermedia de los personajes antes de los sucesos de Saw II y Saw III sin alterar significativamente el resto de la historia, un acierto tomando en cuenta las críticas a ciertas decisiones de Jigsaw. Tanto los fanáticos de antaño como el público nuevo pueden disfrutarla, aunque sin duda lo ideal es ver al menos las primeras películas primero.


Esta vez la historia le da un mayor protagonismo a Kramer, a quien usualmente se le ve detrás del juego o en algunos flashbacks, por lo que esta entrega nos muestra un lado más vulnerable del polémico asesino, al hombre con una enfermedad terminal que lucha por aferrarse a la vida. Esto le da un matiz que va de la víctima a algo cercano a un antihéroe, lo cual puede o no gustar al público.


Ciertamente, en esta cinta encontraremos algunos de los tropos clásicos de esta saga como lo son la música, las escenas aceleradas y, por supuesto, las trampas elaboradas; pero también algunos ligeros cambios, como tratar de involucrar más la locación, teniendo en cuenta que una parte de la película fue filmada en Ciudad de México. Esto también significa que la exposición se toma su tiempo antes de llegar a las trampas, por lo que es mejor estar consciente de que se toma su tiempo antes de que llegue la carnicería.


Hablando de las trampas, tienen su nivel de brutalidad y realmente te hacen emocionarte o retorcerte en el asiento mientras observas a las nuevas víctimas de Jigsaw siendo llevadas a los límites para salvar sus vidas, sin importar qué tan doloroso sea el desafío. También hay que tomar en cuenta que se trata de un espacio nuevo para Kramer, por lo que el azar también forma parte del juego.


Personalmente, considero que hay momentos en los que la exposición y explicación hacen que se pierda un poco la adrenalina y la tensión a la que nos tiene acostumbrados esta saga. El sentido de urgencia viene en oleadas, pero con descansos entre sí, de manera que es innecesariamente larga. Tiene sus buenos momentos y definitivamente querrás quedarte a ver la escena postcréditos. El público decidirá si el juego puede continuar o es hora de terminar con las trampas.


Andrea Rodriguez

Commentaires


bottom of page