• DroideTV

Tom Hanks, Austin Butler y Baz Luhrmann hablan sobre la nueva cinta "Elvis"

Un espectáculo majestuoso en pantalla grande del visionario cineasta nominado al Oscar, que explora la vida y la música de Elvis Presley.

La historia de Elvis (Butler), un drama completamente cinematográfico, se ve a través de la lente de su complicada relación con su enigmático mánager, el coronel Tom Parker (Hanks). Contada por Parker, la película se adentra en la compleja dinámica entre ambos que abarca más de 20 años, desde el ascenso a la fama de Presley hasta su estrellato sin precedentes, con el telón de fondo de la evolución del panorama cultural y la pérdida de la inocencia en Estados Unidos. En el centro de ese viaje se encuentra una de las personas más significativas e influyentes en la vida de Elvis, Priscilla Presley (Olivia DeJonge).


“Aunque esta historia se llama ‘Elvis’, también es la historia del Coronel Tom Parker, al menos en lo que respecta a su narración; él es nuestra entrada, nuestro narrador, y uno poco fiable”, afirma el guionista, director y productor Baz Luhrmann, cuya extensa investigación sobre el icono de la música Elvis le ayudó a descubrir la extraña asociación que se esconde tras el éxito público y las luchas personales del artista. “Como me gusta decir, el coronel Tom Parker nunca fue un coronel, nunca fue un Tom, nunca fue un Parker, pero es un personaje fascinante de todos modos. Dirigía una feria de paso dedicado a encontrar ese gran acto”.


Y lo encontró en un joven de Tupelo, Mississippi, al que Parker ayudaría a transformar en uno de los mayores actos del mundo de todos los tiempos: Elvis Presley. “A mediados de los años 50, en algunas partes de Estados Unidos, los carnavales hacían la transición hacia la música, principalmente a los géneros country y western”, añade Luhrmann. “Pero Parker siempre buscaba lo extraordinario: el que ganaba más dinero, tenía un gran disfraz, emocionaba al público, tenía un giro extraño... Simplemente algo especial, como Elvis”.


Luhrmann reclutó al ganador del Oscar Tom Hanks para interpretar el papel de Parker, declarando: “Nunca había trabajado con Tom anteriormente, pero simplemente le conté la historia y antes incluso de llegar al video que había llevado para mostrarle lo que tenía en mente, me dijo: ‘Bueno, si me quieres soy tu hombre’. ¡Vaya regalo!”.


Hanks ha dicho del Parker de la vida real: “Era a la vez un genio y un canalla. Era un hombre muy disciplinado, pero también un tipo de quien te conviene revisar tu cartera para asegurarte de que aún tienes todos esos billetes de cinco y diez dentro. Era un hombre de negocios retorcido, un miserable tacaño que exprimió cada centavo de la situación… pero también fue un pionero en la industria de los espectáculos a gran escala que no existían hasta que llegó Elvis. Instantáneamente supo que Elvis era un artista único, detectó el enorme potencial y supo que si él no hacía un montón de dinero con Elvis, alguien más lo haría”.



Como revela Luhrmann en la película, el dinero era un motivador clave y, como tal, posiblemente Parker fue también la primera persona en ver el potencial financiero más allá de la música: el merchandising”. Él nota cómo este chico, Elvis, causa un efecto en el público, un efecto como nunca antes había visto y, desde luego, más allá de todo lo que ha visto en el circuito de la feria rodante”, señala el cineasta. “Para Tom Parker, es el mayor acto de feria que ha presenciado, y debe tenerlo”.


Para dar vida al hombre cuyo arte e imagen electrizantes han impregnado los cuatro rincones del mundo durante más de seis décadas, los cineastas llevaron a cabo una extensa búsqueda antes de dar con Austin Butler. Dice Luhrmann: “Sabía que no podía hacer esta película si el reparto no era absolutamente adecuado, y buscamos a fondo un actor con la capacidad de evocar el singular movimiento natural y las cualidades vocales de esta estrella sin par, pero también la vulnerabilidad interior del artista. Había oído hablar de Austin Butler por su destacado papel junto a Denzel Washington en “The Iceman Cometh” en Broadway, y a través de un travesía de pruebas de pantalla extensas y talleres de música e interpretación, supe inequívocamente que había encontrado a alguien que podía encarnar el espíritu de una de las figuras musicales más icónicas del mundo”.


Butler afirma: “Lo que siempre me fascina de cualquier icono es el hecho de que, ante todo, son humanos. Elvis fue el primero de su clase, en cierto modo: un chico que sale de la nada y se convierte en el hombre más famoso del planeta. Es el sueño americano. Además, encarnó tantas épocas que parece que vivió 100 años; es increíble que sólo estuviera aquí 42”.

El equipo de producción de Luhrmann en “Elvis” estaba formado por su antigua colaboradora Catherine Martin, quien, como ha hecho desde que se asociaron para el primer largometraje del director, “Strictly Ballroom”, también dirigió los diseños de producción y vestuario, así como la veterana productora Gail Berman, del Jackal Group, Patrick McCormick y Schuyler Weiss.


Martin cuenta: “A Baz siempre le ha interesado Elvis, por lo que este tema se ha ido gestando en el fondo, mucho antes de que nos interesara realmente hace unos años. Creo que siempre he admirado el modo en que Elvis daba sentido a las canciones a través de la calidad de su voz. Comprendía su importancia cultural, pero una vez que Baz me expuso su visión de la película, me di cuenta de que el ascenso a la fama de Elvis era como el vuelo de Ícaro hacia el sol, una historia de advertencia extremadamente conmovedora y operística que muestra la explotación de la fama a toda costa”.



Berman afirma: “Esta película es mucho más que un filme biográfico; se lo debemos a la profunda comprensión y apreciación que Baz tiene de Elvis, no sólo como persona, sino también como una figura cautivadora y épica a través de la cual se puede contar la historia de América. El propio Baz es el único capaz de contar una historia que es apasionante en su superficie mientras explora verdades más profundas y resonantes. La historia de Elvis está repleta de mucho más de lo que mucha gente conoce, y Baz, con su estilo inconfundible y su dominio tanto del cine como de la música, es realmente el único artista que conozco que podría llevar esta vida a la pantalla”.


Rodada íntegramente en la Australia natal de Luhrmann, los realizadores recurrieron a la riqueza de talentos de la región para completar los papeles principales del reparto. “Trajimos a la brillante Helen Thomson, un pilar del teatro en Sydney y Melbourne, para interpretar a la madre de Elvis, Gladys, además de actores con los que he trabajado durante años, como Richard Roxburgh, que interpreta al padre de Elvis, Vernon, y David Wenham, que interpreta a Hank Snow. Eso es algo que me encanta de este trabajo, continuar con esas colaboraciones a largo plazo”, dice Luhrmann.


Para representar a una de las personas más importantes en la vida de Elvis, los cineastas eligieron a Olivia DeJonge, que nació en Melbourne y vivió gran parte de su juventud en Perth.


“Creo que hubo un gran romance entre Elvis y Priscilla”, conjetura Luhrmann. “Pero ella también estaba ahí al final como una amiga, una verdadera amiga, y creo que esa conexión y apoyo estuvo ahí durante toda su vida. Así que tenía que encontrar a alguien que, como Austin, fuera maduro más allá de su edad y pudiera interpretar a este personaje durante mucho tiempo. Olivia es precisamente eso; es muy inteligente y tiene un gran dominio de sí misma”.


Por supuesto, ninguna película de Baz Luhrmann estaría completa sin la singular experiencia auditiva que el público espera: una mezcla de música y artistas de la época y contemporáneos de la manera en la que solamente él puede imaginar. Con el compositor/productor musical ejecutivo Elliott Wheeler y el supervisor musical Anton Monsted —con quien ha trabajado incluso antes de Romeo + Julietala película no sólo cuenta con las voces de Butler, Elvis y una mezcla de ambos cantando los propios éxitos de Elvis a lo largo de las décadas, sino también con varios de los artistas de éxito actuales, como Yola, Shonka Dukureh y Gary Clark Jr., como las leyendas de Beale Street Sister Rosetta Tharpe, Big Mama Thornton y Arthur Crudup. En la banda sonora también aparecen artistas tan potentes como Doja Cat, Kacey Musgraves, Jazmine Sullivan, Jack White, Måneskin y otros.