• DroideTV

Isabel Allende presenta su nueva novela "Violeta"

La escritora platicó con la prensa mundial sobre su más reciente obra literaria que ya se encuentra en librerías

Foto: Lori Barra

La novela narra la historia de una mujer cuya vida abarca los momentos históricos más relevantes de siglo XX, desde 1920 -con la llamada «gripe española»- hasta la pandemia de 2020.


En conferencia de prensa con medios de todo el mundo, Isabel Allende comento que en la novela, de su madre está la inspiración, "mi madre murió poco antes de que comenzara la pandemia y mucha gente que la conocía me dijo, tienes que escribir la historia de tu madre. En parte porque éramos tan unidas y yo tengo toda la vida entera de mi madre en cartas, que me escribía todos los días. Entonces había material de sobra para una novel,a pero cuando trate de escribirla me encontraba demasiado cerca emocionalmente del personaje. Por otra parte mamá, que fue una mujer extraordinaria, no tuvo una vida extraordinaria porque nunca pudo mantenerse sola, vivió sometida: primero a su padre, después a su marido y finalmente fui yo la que pagó las cuentas. Entonces ella nunca tuvo esa libertad económica y eso es lo que le di a Violeta"


Violeta es un personaje parecido a sumadre "en el sentido de que es interesante, fuerte, irónica, atrevida y con una gran visión respecto al futuro". La diferencia es que la protagonista de la novela "puede ser una mujer independiente, y no hay feminismo sin Independencia económica. De mi, el personaje sin duda algunas anécdotas que me han pasado a mí se las di a Violeta y yo creo que todos los autores hacen eso, sacan de la memoria de la experiencia personal, es el material que uno usa para las historias. De Paula hay poco excepto la muerte de un personaje que se parece mucho a la muerte de mi hija".


Isabel Allende añade que su madre ya no pudo leer sus ultimas novelas debido a su avanzada edad, "pero si yo se la hubiera contado seguramente le había gustado y se habría identificado y habría dicho ¿por qué no pude hacer todo eso? Pienso también que si Violeta hubiera vivido poco más habría visto cambios radicales en Chile, había visto muchas cosas de ahora, cómo pegó el covid globalmente y creo que para ella habría sido interesante también como personaje, pero habría que matarla en algún momento, hay que matar al personaje, ya más de 100 años es mucho".


Foto: Lori Barra

Isabel que si bien el amor mueve al mundo, también el poder, la ambición, la codicia lo hacen, "y lo mueven en una orientación que a veces el amor logra corregir un poco, pero no completamente bien. Todas mis novelas lo que importa son las relaciones humanas, por supuesto los hechos, los acontecimientos, cuándo y dónde ocurren las cosas, pero lo que más me interesa contar son las relaciones humanas las emociones y de todas ellas la más poderosa es el amor, por lo menos para las mujeres. Y en mi propia vida lo que más me ha movilizado a hacerlas brutalidades más grandes y los hechos más heroicos ha sido al amor"


La novela la empezó a escribir poco antes de la pandemia, en enero del 2020, tuvo la idea de que debería colocar la novela entre esas dos pandemias, entre la influenza y la más reciente "y me resultaba casi poética esa unión y ese círculo vital, de manera que la pandemia fue la anécdota, fue lo que me sirvió para darle la estructura, la forma a la novela".


Sobre su proceso creativo compartió que algo que no sabe es "ni lo que es ni para dónde va, van apareciendo personajes, que a veces yo preciso ir a buscar a alguien que me sirva de modelo para que el personaje no me quedé como una caricatura, de manera que el trabajo de empezar un libro es siempre como lanzarse con una vela en un lugar oscuro, uno poco a poco va iluminando el lugar y de ahí van saliendo los personajes, la historia se va formando casi sola. Aprendí en estos 40 años de escritura a tener confianza, a no tratar de meter la historia en una camisa de fuerza no gano nada con escribir un guion porque no me va a servir, tengo que tener la flexibilidad, y la confianza de que lo puedo hacer para dejar que la historia se vaya desarrollando de una manera orgánica sin un plan previo".


Foto: Lori Barra

Para Isabel Allende, su visión del romance permanece intacta, "yo sigo siendo Igualmente apasionada y romántica que cuando tenía 20, 40 o 60 años, eso no cambia. Las relaciones cambian porque la edad por supuesto pesa, las parejas que yo tenía en mis libros anteriores eran todas más o menos jóvenes, ahora me ha dado por tener parejas más bien ancianas. Eso es por lo que me ha tocado vivir a mí, en "Violeta" hay varios amores, el primero es el amor de todas las muchachas jóvenes de aquella época de aquella generación que se casaban para siempre, para tener hijos y ser madres de familia, a ella no le resulta no resulta el marido que era una lata y se enamora apasionadamente de un tipo extraordinariamente seductor pero peligroso".

"Eso es lo que me ha pasado a mí, a los 77 me casé con un señor de origen polaco, que no tenemos nada en común y ahí nos pescó la pandemia y nos quedamos encerrados en una casa chica por dos años y ha sido una eterna luna de miel y está resultando del todo bien".

Isabel reflexiona que aquello que le impulsó a ser escritora es que no pudo ser más periodista tras su exilio de Chile. "Era muy feliz, era una profesión que me encantaba, una sensación, de que pertenecía de que vivía en una comunidad de que sabía todo del país, que podía tocar cualquier puerta y podía entrar, que me iban a contestar la pregunta más impertinente. Eso se terminó por supuesto cuando me fui de Chile, por muchos años vivi en una especie de silencio forzado, que fue no poder expresarme en el periodismo Hasta que por una casualidad terminé escribiendo "La casa de los espíritus" y esa fue la novela que pavimentó el camino a las otras que vinieron, después me dio una voz como artista, como escritora, como mujer también y cambio mi vida completamente, pero no creo que eso me habría pasado en Chile".