• DroideTV

Roxana Ramos platica de su libro “Soy magia, soy valiente”


Este un libro dedicado a todos aquellos que han perdido al amor de su vida, a su alma gemela. A los que han perdido la cordura y la fe y se han sumergido en una depresión inmanejable; un libro que busca normalizar el recibir ayuda profesional cuando sientes que es tu vida la que se te está yendo de las manos.


“Soy magia, soy valiente” explora los vericuetos de un amor que no pudo ser, pero del que se renace más consciente desde la vulnerabilidad. Roxana Ramos nos deshila las múltiples caras del abandono por medio de su delicada prosa, llevándonos de la mano hacia un enfrentamiento contra la realidad para encontrar las respuestas que tanto estamos buscando dentro de nosotros mismos. Platicamos con ella sobre la publicación.


¿Cómo surgió la idea de escribir acerca de este tema?

Nació de la necesidad de contar mi propia historia, fue una depresión de dos años que me llevó a buscar ayuda y hacer visible que la gente rompa tabúes y comience a pedir ayuda y que normalicemos el que pedir y buscar ayuda y recibirla, en el formato en el que sea, ya sea ir con un psiquiatra, un psicólogo, todo está bien, todo está permitido, todo lo que te haga un bien.


Aborda el tema del abandono, de un amor que no pudo ser, pero del que se renace desde la vulnerabilidad. Se nos obliga mucho en estos tiempos a sonreír, con discursos frustrantes, porque no toda la gente puede sonreír, o tiene que obligarse hacerlo para poder encajar en lo que se nos pide el día de hoy tenemos que cumplir. Nos hemos convertido en una sociedad demandante, hace algún tiempo que la gente guardaba silencio y era más discreta con el pedir ayuda y recibirla y el día de hoy creo que el argumento ha cambiado un poco y ahora se utiliza el “es que está loca, por eso va al psiquiatra, es que está loca, por eso la medican” y es delicado porque creo que sí más personas, sobre todo en estos tiempos de pandemia, donde la vida nos cambió a todos de una manera abrumante, creo que si buscáramos la ayuda necesaria y correspondiente por un profesional de la salud estaríamos mucho mejor en muchos sentidos e incluso se reflejaría en una mejor sociedad.


¿Por qué quisiste compartir tu experiencia?

Porque esa experiencia me hizo una mujer muy valiente, me hizo una mujer que no teme a aceptar sus emociones para encajar, para hacer sentir bien a sí mismo, no a nadie más. Obviamente sin perjudicar a nadie, ese siempre ha sido mi lema, que nunca perjudique a nadie y bajo ese argumento comienzo a aprender a alzar la voz. Es un libro que además es un diario con algunas páginas para escribir y está comprobado que si tú escribes tus emociones y luego las vuelves a leer se van comprendiendo un poquito más. Vivimos confundidos la mayoría la mayor parte del tiempo con no saber qué es lo que sentimos, nos llevan a crisis de ansiedad que a veces no logramos conectar y al escribirlas a veces logramos ponerle palabra a todo aquello que sentimos. La escritura es un hábito desde niña que me ayudó a comprenderme y a entender mis emociones y ha sido a mi argumento como escritora desde el primer libro que publiqué.


¿Se puede preparar para el abandono?

Creo que nadie está listo para eso, el abandono por naturaleza es sorpresivo y aunque lo vivas de mil maneras, a lo mejor tu mejor amigo del colegio decide un día no hablarte más, el abandono está presente de mil maneras. A pesar de que lo experimentamos desde muy temprana edad, de alguna u otra manera, nadie está listo para ello, nadie espera que una persona amada o querida te abandone. Pero creo que a través de la terapia podemos encaminarnos a tratar de entenderlo mejor.


¿Es importante dejar a un lado el no pedir ayuda sólo por el qué dirán?

Lo más importante que puedes tener en esta vida no es lo que piensan u opinen los demás, es el trabajo personal que hagas contigo mismo, porque es el reflejo del ser humano que vas ser afuera con el resto de la gente.


¿Se aprende a vivir con esa ausencia?

Hay gente que aprende a vivir con ella, hay gente que la deje en el pasado, no la trae arrastrando y hay personas que al menos como lo digo en mi caso, el amor que siento por esa persona sigue intacto pero ya no lo espero. Ese es un gran avance emocional, el no esperar a alguien y continuar con tu vida a pesar de tus sentimientos.


¿Cómo ha sido tu interacción con los lectores?

Es mágico porque no necesariamente tuvieron que sufrir el abandono del amor de sus vidas o de su alma gemela, como los relato en mi historia, sino que lo llevan a su propio abandono. Nos une un sentimiento y el ejemplo de qué vas a estar bien, si quieres estar bien, pero no es una poción mágica, de que quiero estar mal porque quiero estar mal. La gente se siente mal porque no sabe cómo manejarlo y la gente está bien si tiene la disposición de buscar ayuda. Hay que envalentonar a la gente a que lo haga, a que levante la mano a que diga no estoy bien, para que deje de comprarse un par de zapatos carísimos y mejor pague una consulta con un profesional de la salud mental y emocional.


Para mí es invaluable que a mí la gente me escribe, me diga: “ya busqué ayuda”. Este es un trabajo personal aunado a la ciencia cuando se trata de medicamentos que ayudan también y lo que quiero hacer, que reaccione por todos lados es, que es correcto buscar ayuda del tipo que sea y que la gente se identifique y con ello desde su propio abandono, desde su propio valor, para mí el cometido con este libro está más que cumplido.